Casa Consistorial de Medina del Campo. FOTO: JESÚS ANTA ROCA
Casa Consistorial de Medina del Campo. FOTO: JESÚS ANTA ROCA

Con notable urgencia, aprovechando la celebración este lunes 30 de enero del pleno del Ayuntamiento, Gana Medina llevará una moción para defender la música en directo en los locales de la ciudad tras los incidentes que han, por el momento, paralizado la actividad musical en directo tras las llamadas recibidas por los hosteleros que les instaban a no realizar sus actuaciones programadas bajo amenaza de sanción por el incumplimiento de la Ley de Ruido.

En la exposición de motivos de la moción se destaca que “desde hace décadas en Medina del Campo, la figura del pequeño local, café o bar, que organiza actividades culturales ha sido fundamental para mantener la ciudad en una posición de relevancia considerable dentro del panorama cultural nacional”. Y así queda constancia cuando distintos locales de Medina son fijos en las agendas de grupos no solo vallisoletanos, gran parte de la escena independiente pucelana es habitual de la programación medinense, sobre todo en la época en que actuar en Valladolid era una actividad casi imposible, y no solo emergentes, figuras consagradas a nivel nacional como Stanich o el Meister, internacionales como Abstract Artimus o el grupo holandés Black-Bone que este sábado 28 tenía programado cerrar en Medina su gira. Además de ejemplos como el Medina Sonora, un festival por el que han pasado importantes nombres como Vetusta Morla, Sunday Drivers o Cooper.

En el documento que presentan este lunes al pleno ponen en valor la figura de las asociaciones o colectivos que utilizan los conciertos como vía de expresión, visibilización o financiación, para lo cual tienen que pasar por colaborar con establecimientos que alberguen sus propuestas “usan la barra no como fin sino como medio de sostener su actividad cultural”, explican.

Formalmente la moción propone tres puntos: “reconocer el valor cultural y social de la música en vivo así como la labor desarrollada por establecimientos de hostelería de la ciudad que promueven una actividad cultural imprescindible tanto por su apuesta por artistas locales como por su accesibilidad y cercanía a los ciudadanos”; “crear una Mesa de Trabajo con todos los sectores implicados que permita poner en común las distintas posturas existentes y alcanzar un acuerdo de consenso que posibilite desbloquear la situación y garantizar el desarrollo de la actividad cultural en los establecimientos y el derecho al descanso de los vecinos”, “instar a la Junta de Castilla y León a revisar y actualizar la actual Ley 5/2009 de Ruidos de Castilla y León, con la inclusión del músico y la música en directo bajo el amparo del artículo 2º y la Ley 7/2006, de 2 de octubre, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Castilla y León”.

Alberto Arranz, concejal de Participación Ciudadana y Dinamización Social
Alberto Arranz, concejal de Participación Ciudadana y Dinamización Social

Alberto Arranz, concejal de Participación Ciudadana y Dinamización Social por Gana Medina, grupo promotor de la moción, señala lo absurdo de considerar la música como agente contaminante. “Un agente contaminante es el amianto, no la música”, su enfoque se centra en esta consideración por la cual se equipara el ruido emitido por el tráfico o una fábrica al sonido de la música utilizando los decibelios que tanto unas como otras actividades generan. Destaca, además, que en ningún momento se quiere poner en entredicho o alterar la tranquilidad de los vecinos. De hecho, locales con una larguísima trayectoria de años realizando conciertos no han tenido problemas con las viviendas colindantes. “No pretendemos que se puedan hacer conciertos a las tres de la madrugada”, aclara.

Hay precedentes similares en Valladolid, donde recientemente se ha aprobado una moción en el Pleno del Ayuntamiento con acuerdos similares, promovida por Sí se puede Valladolid, aunque en su caso, según aclara María Sánchez concejala de Medio Ambiente, es en la Junta de Castilla y León donde ha de formarse esa mesa de trabajo ya que los ayuntamientos tienen un mínimo margen de maniobra en este sentido y es la norma autonómica la que debe ser modificada. Dicha concejala, junto con la titular de Cultura Ana Redonda y la Asociación Musical Pucelana promovieron una reunión con todos los grupos de las Cortes. Tras ese primer encuentro en el que se expusieron los motivos y posturas, jamás se retomó.

No hay comentarios