Alberto Arranz durante el debate de la moción. FOTO: Gaspar Francés
Alberto Arranz durante el debate de la moción. FOTO: Gaspar Francés

En el primer pleno ordinario del año, celebrado en Medina del Campo el lunes 30 de enero, se ha aprobado una moción en defensa de la actividad musical en directo que Gana Medina presentó tras la cancelación de conciertos bajo amenaza de sanción en aplicación de la Ley de Ruido de Castilla y León. “Esta tarde presentamos una moción que pretende no más amparar un derecho básico y fundamental como es la libertad de expresión, concretamente la expresión musical, los conciertos en directo”, así comenzaba su intervención Alberto Arranz, concejal de Participación Ciudadana e impulsor de la propuesta. El principal objetivo de ésta es la modificación de dicha ley de ruido que, en su opinión, es la responsable de que la música en directo haya sido acallada en Medina del Campo. En ella se considera el ruido como agente contaminante en materia de medio ambiente, ante lo cual puntualizó que “un agente contaminante, para nuestro grupo, no es la música, lo es por ejemplo el amianto que recubre los conductos del agua de este país”. El Partido Popular presentó una enmienda en la que pedían que todos los establecimientos recibieran el mismo trato, independientemente de si albergan música en directo o no, “de manera que ningún representante de la hostelería local sufra agravio comparativo”, a lo que Arranz respondió de forma negativa acusándoles de no haber comprendido el sentido de la moción que pretende hacer “un ejercicio de compromiso común para sacar este pueblo adelante”.

El público del pleno estaba integrado mayoritariamente por personas relacionadas con la música o con los locales que promueven este arte en vivo, que ovacionaron la intervención ante lo cual la alcaldesa Teresa López tuvo que recordar a los asistentes que en los plenos no se debe realizar ningún tipo de manifestación ni a favor ni en contra. Finalizó su intervención recordando el dicho popular que dice que “la música amansa a las fieras”, lo que le valió el voto en contra de Fidel Lambás, concejal por Candidatura Independiente - Ciudadanos del Centro Democrático, antes en el Partido Popular, como castigo o reprimenda personal por haber acabado su intervención en estos términos, pese a haber destacado su conformidad con la propuesta y confesar que le considera “el único caballero que hay en su partido”. Tras reconocer su gusto por la música en directo, acusó a la alcaldesa de haber ordenado la inspección de locales por parte de la policía municipal, sustentándose, entre otros razonamientos, en el texto de unos panfletos que circulan por la localidad en los que se denuncia el acoso a los hosteleros donde señalan que “las medidas del ayuntamiento nos harán cerrar nuestros negocios”, en referencia a la aplicación de la normativa que obliga a los bares a instalar limitadores de decibelios.

Fidel Lambás exhibiendo el panfleto de denuncia de los hosteleros. FOTO: Gaspar Francés.
Fidel Lambás exhibiendo el panfleto de denuncia de los hosteleros. FOTO: Gaspar Francés.

Natalia Peinador, concejala por el Partido Popular, que también reseñó su gusto personal por la música, en especial en directo, siguió en la linea de Lambás de apoyo a la hostelería y reconoció su convencimiento de que la música en directo no es ruido sino algo que es bueno para todos los sectores implicados. “Hemos de alegar que no se ha producido ninguna queja de ningún ciudadano en contra de cualquier establecimiento hostelero”, en defensa, además de la música en directo, de los hosteleros que consideran innecesaria la instalación de limitadores. En el punto segundo de la propuesta en el que que se habla de formar una mesa, destacó que en opinión de su grupo los sectores implicados deberían ser “hosteleros asociados y no asociados, asociaciones de vecinos, músicos medinenses y de fuera, policía y ayuntamiento”, argumentando que éste era el sentido de su enmienda para incluir a todos los hosteleros en dicha mesa.

José María Magro del Partido Socialista aseguró que “apoyar esta moción es apoyar el trabajo de músicos, compositores o intérpretes, del hostelero que día a día lucha por dinamizar nuestra villa de Medina, el trabajo de un municipio entero que quiere tener como seña de identidad a la música en vivo se cual sea el estilo, sea el que sea el género y sobre todo también sea cual sea el espectador”. Ante las acusaciones recibidas tanto por los hosteleros como por los grupos de la oposición quiso señalar que los requisitos que se piden desde el ayuntamiento a los establecimientos son textualmente los que establece la Junta de Castilla y León. Terminó solicitando al Grupo Popular que “llamen a sus procuradores en las Cortes para que esta moción no quede en esos cajones que guarda la junta sino que se pongan a trabajar para solventar estos problemas”.

Teresa López, alcaldesa de Medina del Campo. FOTO: Gaspar Francés.
Teresa López, alcaldesa de Medina del Campo. FOTO: Gaspar Francés.

Tras sucesivos reproches, acusaciones y argumentaciones reiterativas, Teresa López como alcaldesa tomó la palabra en el segundo turno que correspondía a su grupo, el socialista, para aclarar la situación en cuanto a la moción presentada y las acusaciones de la oposición y los hosteleros. “Me parece de tanta bajeza que se diga que yo he mandado a la policía a revisar los limitadores en los bares, ¿por qué ahora surge este problema? Porque la ley tenía un periodo transitorio para la entrada en vigor y este periodo transitorio ya ha terminado; este problema no lo he inventado yo”, así de rotunda y tajante arrancaba su intervención que silenció a la sala. Además explicó, sin pelos en la lengua, la situación que se vivía con el anterior equipo de gobierno contrastándola con su actual papel como alcaldesa en este asunto: “Una de las primeras visitas que yo recibo son vecinos de Medina que había recibido un expediente sancionador y me dijeron que cómo me sancionan si a mi el concejal de turno me dio permiso, me dijo que podía hacerlo. Lo que no añadió el concejal de turno es que si le denunciaban la denuncia tenía que prosperar. Y eso es una parte de lo que se quiere que yo haga, ¿cómo le digo a este señor que si viene la policía a su bar le va a caer tres mil, cuatro mil o cinco mil euros de multa?”.

Retomando el asunto clave de la moción que se estaba debatiendo, añadió que “aquí se parte de un problema de base, considerar la música como un elemento contaminante, solo veo una opción, recurrir en los tribunales esa consideración, si no da igual que yo les diga a ustedes hagan los conciertos que no pasa nada porque si va un policía les va a denunciar. Y que les quede claro que jamás, y digo jamás, he dado una orden de que se vaya a vigilar a los bares; lo que tampoco puedo decir, ni diré nunca, es a la policía que no vaya a vigilar a los bares porque estaría cometiendo un delito. Por eso se culpa ahora al ayuntamiento de todo, por eso se dice que el ayuntamiento sí puede cambiarlo, porque antes se decía hazlo que no va a ir nadie a verte, y vamos que lo hacían, y vamos que no iba nadie; eso sí, como fulanito me caiga mal a ti sí que te van a ir a ver. Eso se hacía así”.

Votación de la moción con el único voto en contra de Lambás. FOTO: Gaspar Francés
Votación de la moción con el único voto en contra de Lambás. FOTO: Gaspar Francés

Concluyó subrayando la posible hoja de ruta que consistiría en pedir a la Junta modificar estas leyes “que lo único que hacen es atentar a la cultura más básica e impedir el desarrollo normal de una actividad, y si no lo conseguimos por ahí vayamos al juzgado”. En este sentido, puso el ejemplo de un ayuntamiento que dijo que había que suprimir el ruido de las campanas por contaminante y un juez dictaminó que las campanas no son ruido. Antes de que la moción se votara, unánimemente aprobada salvo por el voto negativo de Lambás como regañina a Arranz, el concejal de Gana Medina anunció que están trabajando en un proyecto para crea mesas de trabajo a nivel nacional, ofreciendo como sede Medina, que aborden los problemas de la música en directo y la cultura.

No hay comentarios