Jesús Ulloa (Facua), Javier Gutiérrez (Ecologistas en Acción), Manuel Ortiz (Asamblea Ciclista), Guillermo Martín (CGT), Susana Ordóñez (Ciudad Sostenible) y Juan Carlos Cáceres (CCOO), en pie, antes del inicio del acto. Foto: úC
Jesús Ulloa (Facua), Javier Gutiérrez (Ecologistas en Acción), Manuel Ortiz (Asamblea Ciclista), Guillermo Martín (CGT), Susana Ordóñez (Ciudad Sostenible) y Juan Carlos Cáceres (CCOO), de la Plataforma por la Integración Ferroviaria. Foto: úC

El debate promovido por seis colectivos (Asamblea Ciclista de Valladolid, la Asociación Cultural Ciudad Sostenible, CGT Valladolid, Ecologistas en Acción de Valladolid, FACUA Consumidores en Acción y la Federación de Servicios a la Ciudadanía FSC-CCOO Castilla y León) para abordar soluciones para la integración del ferrocarril a su paso por la ciudad sin soterramiento, no ha defraudado. Tres meses de trabajo han dado como resultado una exposición realista de los inconvenientes nunca suficientemente contados del sueño que durante años se ha vendido y que los vecinos, a uno y otro lado de la vía, han preferido comprar antes que cuestionar.

El acto público se ha desarrollado en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho, que se ha quedado pequeño para albergar a todo el público que quería escuchar (algunos lo han tenido que hacer de pie, junto a la puerta, por falta de espacio).

El periodista Francisco Alcántara ha sido el encargado de situar un “tema complicado” que supone “abandonar un sueño colectivo” alimentado durante años con la idea de que “el dinero para afrontarlo iba a llegar como el maná, caído del cielo” y que durante todo este tiempo no ha sido contestado. “Es la hora de las ideas y de la valentía para enterrar la demagogia”, ha señalado el moderador de la mesa antes de lanzar una pregunta para suscitar el debate: “¿Quién paga esta ronda?”.

Javier Gutiérrez, portavoz de Ecologistas en Acción, en un momento de su intervención. FOTO: Gaspar Francés
Javier Gutiérrez, portavoz de Ecologistas en Acción, en un momento de su intervención. FOTO: Gaspar Francés

El ex concejal de IU Javier Gutiérrez, como portavoz de Ecologistas en Acción, ha sido el encargado de explicar el trabajo desarrollado por los distintos colectivos partiendo de un diagnóstico claro: “La operación del soterramiento se diseñó -desde sus comienzos- con escasa atención a las necesidades del transporte ferroviario, con poca participación social y con la pretensión de pagar todas las actuaciones ferroviarias y urbanísticas con cargo a las plusvalías que querían obtener con la venta de los terrenos liberados”.

“La decisión de financiar toda la operación con plusvalías es especulativa, conservadora y olvida principios constitucionales que vinculan a las administraciones públicas; en concreto supone la marginación de una política de vivienda favorable a los intereses de vecinos y vecinas. El Plan Rogers supuso la consagración de esa política especulativa ya que fuerza al máximo la edificabilidad, concede en algunas zonas alturas desmesuradas y contempla la construcción de un número de aparcamientos que desborda ampliamente las necesidades ciudadanas. La financiación se ha organizado mediante una sucesión de créditos pedidos a la banca privada. Desde diciembre de 2007 hasta la actualidad se han ido celebrando diversos contratos y, a día de hoy, las obligaciones asociadas a ese crédito superan los 400 millones de euros con un coste financiero cercano a los 110 millones. Mientras tanto el precio de la vivienda nueva en Valladolid capital ha caído significativamente en dicho periodo y el último Informe de TINSA señala a Valladolid como una de las capitales que ‘todavía no ha finalizado el ajuste de precios a la baja’ lo que demuestra la irresponsabilidad con la que han actuado todos los gestores de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

Ante esta situación, los colectivos han presentado, sin entrar en detalle, una catarata de pequeñas actuaciones a lo largo de todo el trazado de la vía que podrían suponer una alternativa a la opción del soterramiento. Y es que sobre esa base, su objetivo es urgir la celebración de un amplio debate social que, teniendo en cuenta los elementos urbanísticos, ambientales, ferroviarios y financieros, permita la reconsideración del soterramiento y, por consiguiente, también del Plan Rogers, como única opción. “Los estudios previos que deben preceder cualquier actuación de este tipo deben considerar dichos elementos, proponer los objetivos que deben presidir cualquier tipo de actuación y permitir la elección entre diversas alternativas. Sin alternativas a considerar nunca habrá una buena elección social”, han sostenido antes de concluir la exposición que ha dado paso al debate con una cita: “Para cambiar las cosas se empieza por no dar las cosas por sentado”.

El público abarrotó el Salón de Grados de la Facultad de Derecho. Foto: úC
Público asistente al Salón de Grados de la Facultad de Derecho. Foto: Gaspar Francés

Debate

Adolfo, de Parados en Movimiento, a título particular, ha abierto fuego con una reflexión: “Este parece un acto para enterrar ilusiones. Lo que se está planteando, para los que vivimos al otro lado de la vía, supone poner una alfombra roja para que el soterramiento finalmente no se haga”, dijo antes de reclamar que, por lo menos, desechar la idea de enterrar las vías “tenga un coste electoral para el PP”.

Su intervención ha obtenido respuesta inmediata por parte de Susana Ordóñez, de la Asociación Cultural Ciudad Sostenible: “La realidad es que el no al soterramiento está sobre la mesa de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad desde hace ya mucho tiempo, lo que pasa es que ningún político se atreve a decir lo que sabe. Nos han engañado todos. A cuenta de este proyecto, durante años, no se ha hecho nada en ningún otro sitio. Es hora de abrir el debate y plantear alternativas. Esto que tenemos es una milonga. No quiero más generaciones viviendo de sueños”.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado, María José Larena, ha defendido la opción del soterramiento. “Estamos solos en la defensa del soterramiento. Nos hemos creído el soterramiento y en otras ciudades ha sido posible ¿por qué los barrios de Valladolid no merecen esa alternativa del soterramiento?”, se ha preguntado antes de apuntar que el entierro de las vías “es un derecho de la ciudadanía” y “un proyecto irrenunciable”. Larena ha dejado claro que “el PP es responsable del principal engaño que ha sufrido la ciudadanía”. “Lo desmesurado no es el soterramiento, sino los años de engaños que llevamos”, ha sentenciado.

Un vecino de Pajarillos ha intervenido para declararse contrario al soterramiento –“molestan más los coches que los trenes”, ha dicho- y apuntar que “la gente de izquierdas tiene que centrarse en debatir alternativas y no en forzar que el PP de la cara” en debates como el celebrado esta tarde en la Facultad de Derecho de Valladolid.

Diego, arquitecto de profesión, ha abundado en las mentiras que esconde el Plan Rogers (excesos de edificabilidad), mientras que José Luis Alcalde, de la asociación de vecinos de Pilarica ha planteado que la barrera del tren no es solo física sino también social. Alcalde ha señalado que curiosamente buena parte de los procesos de exclusión social que hay en la ciudad se localizan siempre al mismo lado de las vías y que la permeabilidad de las vías garantizaría el fin de esos procesos de degradación social (antiguo poblado de La Esperanza, 29 de Octubre, colegios gueto…).

Jesús Vázquez, de la Plataforma Palentina en Defensa del Ferrocarril, ha incidido en la idea de que el soterramiento “está planteado en función de un pelotazo urbanístico”, apuntando como clave “el mantenimiento de los trenes de cercanías”.

Aspecto del Salón de Grados. FOTO: Gaspar Francés
Aspecto del Salón de Grados. FOTO: Gaspar Francés

Margarita, de Pilarica, ha indicado que “no tiene porqué ser excluyente el soterramiento con el mantenimiento de las líneas convencionales (no de alta velocidad)” y que “el Plan Rogers no es la única forma de afrontar el soterramiento de las vías”.

En la parte final del debate, Teresa del Cura ha planteado la necesidad de volver a retomar la idea de una consulta sobre el soterramiento y desde la mesa se ha apuntado como necesaria una Buena definición de la pregunta a formular: “La cuestión es quién lo paga y cuánto cuesta”.

Los colectivos implicados en la organización de esta charla, que ya ponen sobre la mesa, con distinto grado de concreción, alternativas de permeabilidad, consideran que debe ser el Ayuntamiento de Valladolid el que abra, con carácter inmediato, este debate en el que están dispuestos a participar con sus ideas y alternativas.

Un intenso debate sobre una cuestión trascendente que ha puesto de manifiesto las distintas sensibilidades que desde un mismo posicionamiento ideológico existen actualmente con respecto a la que todos coinciden en calificar como la operación urbanística más trascendente para la ciudad del siglo XXI.

Al acto han asistido los concejales del equipo de Gobierno Antonio Gato, Rosario Fernández y Pedro Herrero (PSOE), Rosalba Fonteriz y María Sánchez (Valladolid Toma la Palabra) y Charo Chávez y Héctor Gallego de (Sí se Puede), además del diputado del PP Guzmán Gómez y destacados integrantes del movimiento vecinal, sindical y asociativo de la ciudad.

El público abarrotó el Salón de Grados de la Facultad de Derecho. Foto: úC
El público abarrotó el Salón de Grados de la Facultad de Derecho. Foto: Gaspar Francés

No hay comentarios