Bernardo Martínez, sentado en el centro, junto a otros candidatos de Unidad Popular. Foto: Gaspar Francés
Bernardo Martínez, sentado en el centro, junto a otros candidatos de Unidad Popular. Foto: Gaspar Francés

Bernardo Martínez era duro, muy duro. Había resistido a un infarto que le tumbó en plena Plaza de la Libertad, había salido de dos cánceres... Hubo un momento en que creímos que era invencible pero hoy, esta tarde, no ha podido salir airoso de la última cornada. Desde el pasado martes se encontraba ingresado en el Clínico.

A la vuelta de las vacaciones navideñas, ni sus achaques ni la gripe habían impedido que dejara de acudir puntualmente a la Universidad, de la que era profesor titular de Ingeniería Química desde 1996. El fin de año lo pasó con su compañera Blanca Ortega y sus dos hijos -Adela y Carlos- lejos de Valladolid, en Jordania.

Bernardo Martínez Marcos había nacido  en abril de 1951, en Palencia, donde vivió hasta 1968 en que vino a estudiar a Valladolid, a la que desde entonces estaría vinculado, salvo el periodo en que dio clases en el Colegio Universitario de Burgos, dependiente de la UVA.

Su compromiso político empezó con su entrada en la universidad. Militó en el PCE y en CCOO, organización de la que seguía siendo delegado sindical tras haber presidido la Junta de Personal. En 1987 participó en la fundación de IUCyL y durante 8 años formó parte de su presidencia. Ha sido candidato en algunas elecciones: figuró en la lista de Javier Gutiérrez Hurtado al Congreso de los Diputados. En las elecciones del 20-D de 2015, fue en la candidatura del Senado de Unidad Popular.

"El Senado no es una institución que me apasione pero hay que confeccionar una lista y habrá menos candidatos y candidatas, así que aquí estoy para seguir defendiendo los valores de la izquierda", dijo.

"Creo que participar en política", añadió Bernardo Martínez, "es una obligación y me he presentado a las elecciones siempre que mi organización me lo ha pedido e incluso en esta ocasión que lo hago a título individual".

Fue un ecologista antes de que serlo se pusiera de moda. Su preocupación por el medio ambiente y su convencimiento antinuclear le llevó a participar en la creación de AEDENAT (ahora Ecologistas en Acción) en Burgos, junto a los compañeros de la coordinadora anti-Garoña. Además de su afiliación a Ecologistas en Acción, también era socio de Sodepaz-Balamil y del Ateneo Republicano.

Bernardo me dijo el pasado domingo que había pasado una mala noche. El ruido provocado por el fuerte viento no le había permitido conciliar el sueño. También me dijo que hasta el lunes estaría en el hospital, ya que le tenían que hacerle unas pruebas. "A ver si me pongo ya bien; tengo ganas de irme a casa".

Mañana, sus amigos y compañeros, le despediremos a las 19.00 horas en el Tanatorio de El Salvador.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios