El ex concejal de Urbanismo, Manuel Sánchez, abandona los juzgados tras prestar declaración como imputado en el caso comfort letter. Foto: Gaspar Francés
El ex concejal de Urbanismo, Manuel Sánchez, abandona los juzgados tras prestar declaración como imputado en el caso comfort letter. Foto: Gaspar Francés

El que fuera fiel escudero de Javier León, el ex concejal de Urbanismo Manuel Sánchez y quien fuera su asesor en materia ferroviaria, Carlos Baró, han asegurado hoy ante el juez en calidad de imputados (ahora investigados) que se enteraron “por la prensa” en 2015 de la comfort letter (carta de conformidad) que el ex alcalde firmó por su cuenta y sin aval legal alguno para comprometer a los bancos del soterramiento el pago de la deuda correspondiente al Ayuntamiento.

El ex concejal Manuel Sánchez, acompañado por su abogado (José María Tejerina, el mismo que defiende al ex alcalde en este caso) fue el primero en llegar a los juzgados. Saludó a los periodistas y prestó declaración durante poco más de un cuarto de hora. Al término de la declaración, declinó amablemente hacer valoraciones.

Sí que las hizo el letrado que representa los intereses del Ayuntamiento en esta causa para indicar que el ex concejal “tan sólo entendía de asuntos urbanísticos y ferroviarios, sin competencia alguna en materia de hacienda” y que “desconocía por completo la existencia del documento que fue firmado por León de la Riva”, del que, dijo, se enteró “por la prensa”.

Tras el concejal, estaba llamado a declarar el que fue durante años asesor en materia ferroviaria del ex alcalde Javier León de la Riva, el ingeniero Carlos Baró. Al contrario que el concejal, Baró no quiso dar la cara ante la prensa y entró por la puerta lateral de los juzgados.

Carlos Baró se tapa la cara con una carpeta para no ser fotografiado tras prestar declaración como imputado ante el juez. Foto: Gaspar Francés
Carlos Baró se tapa la cara con una carpeta para no ser fotografiado tras prestar declaración como imputado ante el juez. Foto: Gaspar Francés

Declaró por espacio de casi media hora y al finalizar, volvió a utilizar la puerta lateral de los juzgados para evitar a los medios de comunicación. Sólo últimoCero permaneció a la puerta de los juzgados para captar la imagen de Baró tratando de ocultar su rostro nada más prestar declaración.

Según el letrado del Ayuntamiento, Baró, en sintonía con lo declarado por Manuel Sánchez, aseguró que se había enterado “por la prensa” de la firma de la comfort letter por parte del ex alcalde. El ex asesor, que cobró al menos 504.000 euros del Ayuntamiento entre 2002 y 2015 (también asesoró en materia de saneamiento y en los proyectos de los aparcamientos de La Antigua y la Avenida de Palencia, por lo que cobró a parte), desveló que sólo informaba “verbalmente” a Javier León de la Riva en materia ferroviaria y que no fue consultado por el ex alcalde sobre la comfort letter.

Baró, según las mismas fuentes, durante esos 16 años elaboró “únicamente 'informes modelo', emitidos cada tres meses, en los que se limitaba en folio y medio a indicar que había asesorado a León de la Riva en determinados asuntos relacionados con la operación ferroviaria”. Cuando fue preguntado durante el interrogatorio sobre por qué no había ni rastro de ninguno de sus informes en materia ferroviaria, Baró señaló que eso es responsabilidad del propio Ayuntamiento.


Noticias relacionadas:

No hay comentarios