Llegada de un AVE a la estación Campo Grande.
Llegada de un AVE a la estación Campo Grande.

El miedo a que un posible administrador concursal de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad propicie que los nuevos talleres de Renfe acaben en manos privadas, se esconde tras el giro dado por Adif en las últimas horas: El administrador de infraestructuras ferroviarias abandona definitivamente la solución del soterramiento integral del Plan Rogers y pone sobre la mesa o bien un soterramiento parcial o bien una integración blanda, con diversas actuaciones a lo largo de las vías que garanticen su permeabilidad.

Un cambio de posición por parte de un ente dependiente del Ministerio de Fomento en manos de PP que descoloca al Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento, que esta misma semana aprovechó la celebración de un pleno extraordinario sobre la operación ferroviaria para dejar clara su apuesta por el soterramiento integral.

Concejales del PP en el último pleno sobre el soterramiento.
Concejales del PP en el último pleno sobre el soterramiento.

Algo que ya no casa con lo anunciado hoy por el presidente de Adif, Juan Bravo, tras haber mantenido una reunión con el alcalde de Valladolid Óscar Puente, en la que ambos han coincidido en la necesidad de evitar, en la medida de lo posible, un concurso de acreedores de la Sociedad a la que los bancos reclaman ya 404 millones de euros.

El interés de Adif porque no se llegue a un concurso de acreedores ha llevado hoy a su presidente a anunciar la disposición del Grupo Fomento (Adif y Renfe) a hacer frente de forma inmediata al importe global de la deuda de la sociedad, aunque posteriormente giraría tanto a la Junta como al Ayuntamiento las cantidades que deberían devolver con un mayor plazo temporal (42 millones el Consistorio y 32 millones la Junta de Castilla y León).

Sobre las nuevas opciones planteadas, mucho más parecidas a las ya expresadas por el Ayuntamiento, el presidente de ADIF ha explicado que una consistiría en una “integración blanda” sin soterramiento, aunque incluyendo elementos de “permeabilidad peatonal”. Esta opción tendría un coste total de 354 millones de euros, de los cuales el Ayuntamiento aportaría 72 millones hasta el año 2024.

La segunda de las opciones puesta sobre la mesa tendría un sobre coste para el Consistorio de 130 millones de euros, con lo que el gasto total a afrontar por el Ayuntamiento superaría los 200 millones de euros. En este “soterramiento parcial”, con un presupuesto de 522 millones de euros, las vías del tren irían bajo tierra en dos tramos desde la estación de autobuses: Uno, de 1,1 kilómetros hacia el Norte y otro, de 1,2 kilómetros hacia el Sur.

El próximo martes se celebrará una reunión en Madrid en la que el Ayuntamiento planteará cuál de las dos opciones le parece mejor. Será el acuerdo previo que se trasladará a la trascendental reunión del jueves de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, donde habrá que adoptar una solución definitiva.

Óscar Puente y Manuel Saravia atienden a los medios tras la reunión con el presidente de Adif.
Óscar Puente y Manuel Saravia atienden a los medios tras la reunión con el presidente de Adif.

El presidente de Adif también ha mantenido una reunión esta mañana con los sindicatos informando de la situación del nuevo taller: la empresa que iba  implantar la cabinas de pintura, ITK, está en concurso de acreedores, se está en comunicación con el administrador concursal y en breve resolverá y se podrá licitar de nuevo esa obra.

Además ha comentado que “hay algunos problemas de homologaciones, de recepción de lotes y medio ambientales”. “Con el Ayuntamiento también han tratado el tema de la posesión de los terrenos, valora como muchos pequeños problemas que se están abordando y aún así esperan y están trabajando para que este año se materialice el traslado al nuevo taller”, informa CGT.

Bravo, según las mismas fuentes, fue “categórico al responder a dudas de los sindicatos sobre la posibilidad que el taller pudiera caer en manos privadas”. “Su intención es evitar a toda costa entrar en concurso de acreedores, dando prioridad a cerrar el tema financiero cuanto antes  y trabajar el traslado”, aseguran. También expresó la intención de “cerrar la variante de mercancías y hacer la terminal de mercancías, así como el traslado del resto de instalaciones ferroviarias (CTV y REDALSA)”.

En cualquier caso, Bravo se ha resistido a dar plazos para todas estas actuaciones, aunque insiste en el compromiso de alcanzar las metas ya expuestas. “Hay diversas interferencias de terceros que le impiden comprometerse en fechas”, aseguró.

CGT ha aprovechado el encuentro con Bravo para la necesidad urgente de dar soluciones de permeabilidad a la ciudad, contemplando las Cercanías Palencia - Medina. También le ha recordado la carta enviada por CGT a su persona, al Presidente de RENFE y al Ministro de Fomento de la necesidad de una auditoría de lo hecho hasta ahora, también mirando al futuro, que es necesario una solución satisfactoria tanto para la ciudad como para los trabajadores/as del taller de RENFE. Al final, según CGT, “se le expuso la situación de abandono que está el taller de ADIF en Valladolid (CTV) y respondió que todo ADIF está en proceso de reorganización y en marzo-abril acometerán una revisión territorial, con cambios profundos (sin exponer cuales)”.

Charo Chávez (Sí se Puede), Pilar Vicente (Ciudadanos), María Sánchez (Valladolid Toma la Palabra) y Pedro Herrero (PSOE), esta mañana tras firmar la petición de Comisión de Investigación.
Charo Chávez (Sí se Puede), Pilar Vicente (Ciudadanos), María Sánchez (Valladolid Toma la Palabra) y Pedro Herrero (PSOE), esta mañana tras firmar la petición de Comisión de Investigación.

Comisión de Investigación

Por otra parte, esta misma mañana, PSOE, Valladolid Toma la Palabra, Sí se Puede y Ciudadanos han firmado una petición de creación de Comisión de Investigación sobre toda la operación ferroviaria, como respuesta a la petición realizada ayer por el PP, pisando una propuesta expresada verbalmente en el último pleno extraordinario por la portavoz de la formación naranja.

Todos los partidos, a excepción del PP y el concejal no adscrito, han acordado que los trabajos de la citada comisión se inicien el 30 de junio y que la presidencia de la citada comisión la ostente la portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez.

En la propuesta registrada ayer por el PP y que a la vista de este nuevo acuerdo no será aprobada, los populares solicitaban que se creara la comisión cuanto antes y que un concejal de su filas fuera el encargado de presidirla.

No hay comentarios