Concentración en recuerdo a Berta Cáceres. FOTO: Gaspar Francés
Concentración en recuerdo a Berta Cáceres. FOTO: Gaspar Francés

La doctrina del terror, de infundir miedo a quienes alzan su voz en contra de los desmanes del poder económico y empresarial, el capitalismo en general, sigue siendo en los días que corren práctica habitual. Hace un año que la noticia del asesinato de Berta Cáceres, líder y activista feminista en defensa de los recursos naturales y de los derechos de las comunidades indígenas en Honduras, recorrió el mundo entero dejando en evidencia hasta qué punto puede llegar la represión que sufren las personas que defienden algo tan básico como los Derechos Humanos y la impunidad de estos asesinatos o agresiones.

Berta era una de estas luchadoras, dirigente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH): “Una organización social y política, de carácter indígena, sin fines de lucro, pluralista, amplia, solidaria y unitaria de la zona sur-occidental de Honduras con incidencia nacional. Es una instancia que facilita la reivindicación y reconocimiento de los derechos políticos, sociales, culturales y económicos, impulsando el mejoramiento de las condiciones de vida de los pueblos y comunidades indígenas Lencas y de Honduras. Es además, un espacio generador de debate y análisis constante de la coyuntura regional y nacional, que impulsa acciones y propuestas de manera permanente”. Pero no es la única desaparecida, ya que hasta diez personas de esta asociación han sido asesinadas desde 2012, hasta el punto de que Honduras ha sido considerado por la ONU como “uno de los países más peligrosos del mundo para quienes defienden los derechos humanos y el medio ambiente, así como la colusión entre gobiernos y empresas para cometer ataques y asesinatos”.

En el acto celebrado en Valladolid, que ha tenido lugar en San Benito promovido por Entrepueblos, se ha realizado un pequeño altar con velas y flores en recuerdo a los que emplean las comunidades indígenas latinoamericanas para sus ceremonias y ha estado presidido por la pancarta que Manolo Sierra ha diseñado para la ocasión, inspirada en un diseño contra el V Centenario del mal llamado descubrimiento de América: “Es un homenaje a Berta y a muchas otras mujeres maltratadas y ninguneadas, relacionándolo con el medio ambiente”, ha explicado Sierra.

Altar con la pancarta de Sierra de fondo. FOTO: Gaspar Francés
Altar con la pancarta de Sierra de fondo. FOTO: Gaspar Francés

Esta concentración se enmarca dentro de un ciclo de conferencias y actos bajo el lema ‘Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semillas’ que tendrán lugar en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho. El viernes 10 de marzo, bajo el título 'Defendiendo el planeta desde la amazonía', Nelly Wampash Tsakimp, lideresa del pueblo Shuar, intervendrá para relatar su experiencia junto al resto de mujeres shuar para la defensa de los territorios frente a la invasión de las actividades mineras y petroleras y el emprendimiento de actividades productivas alternativas. El lunes 13 de marzo contarán con la presencia de Gustavo Castro, que fue tiroteado junto a Berta Cáceres en el momento de su asesinato, expero en la lucha por los Derechos Humanos y la tierra en Latinoamérica con una charla titulada ‘Criminalización de personas defensoras y estrategias de protección’. La programación concluye el martes 4 de abril con el taller ‘Voz y palabra para defender y defendernos’ a cargo del Colectivo de Mujeres Matagalpa, que busca reflexionar sobre diversas experiencias alrededor de las defensoras de derechos humanos a través del teatro espontáneo. Durante estas jornadas podrá adquirirse el grabado que Manolo Sierra ha realizado para contribuir a la financiación del COPINH.

Según ha destacado Entrepueblos en su comunicado: “En la mayoría de casos, los responsables siguen impunes. Estamos ante una estrategia extendida de grandes empresas, inversores y cuerpos represivos para perseguir y reprimir a quienes denuncian el acaparamiento y destrucción de recursos y el desplazamiento de comunidades enteras. Hay que denunciarlo con claridad: no se trata de bandas incontroladas ni de hechos episódicos, sino de actuaciones sistemáticas de los grandes capitales para amenazar y cercar a los movimientos sociales y campesinos que desafían el paradigma económico capitalista, saqueador de pueblos y ecosistemas”. El acto ha finalizado, tras distintas lecturas, con una canción que se popularizó en Honduras en las movilizaciones contra el asesinato de Berta Cáceres y se ha retomado en el aniversario de su muerte: “Berta no se murió, Berta no se murió, Berta se hizo millones, se hizo millones: Berta soy yo”.

Comprometidas con estas luchas exigimos a las autoridades de la Unión Europea y del estado español:

* Cumplimiento de la Directiva de la UE de protección de defensores de derechos humanos.

* En el Acuerdo de Asociación UE-Centroamérica, paralizar su desarrollo con Honduras por violación de derechos humanos.

* Auditoria de todos los recursos de cooperación de España con Honduras, especialmente los fondos para el programa de Eurojusticia para la Fiscalía de Honduras.

* Auditar y revisar los apoyos de España a megaproyectos de infraestructuras en Honduras, a través del Banco Centroamericano de Integración e infraestructura.

* Exigir a las empresas españolas que invierten en otros países el estricto cumplimiento de los derechos humanos, el respeto al entorno natural y a las comunidades locales afectadas.

Como decía Berta Cáceres: no nos queda otro camino más que luchar.

UN AÑO SIN JUSTICIA

¡BERTA VIVE, COPINH SIGUE!

CONTRA LA IMPUNIDAD, PROTEJAMOS A LAS DEFENSORAS DE LA VIDA

AIETI, Amigos de la Tierra, Brujas migrantes, Calala Fondo de Mujeres, Calala Fondo de Mujeres, CCOO, Comisión de Derechos Humanos Hispano, Guatemalteca (CDHHG), Comunidad Hondureña en Madrid, Ecologistas en Acción, Entrepueblos/Entrepobles/Entrepobos/Herriarte, Fundación Abogacía Española, Greenpeace España, ICID, JASS -Asociadas por lo Justo, Madrid Paz y Solidaridad, MUNDUBAT, Paz con Dignidad

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios