Momento de la performance Women in Black. FOTO: J. O.
Momento de la performance Women in Black. FOTO: J. O.

Cuarta acción de 'las mujeres de negro' en Valladolid. En esta ocasión el lugar elegido ha sido la Plaza Mayor, cuando todavía resuenan los gritos del 8 de Marzo, una treintena de personas -mujeres, niñas y hombres- han formado un círculo, se han cogido de las manos. Después, 18 mujeres -algunas con sus hijos- se han tirado al suelo, mientras otros dibujaban sus siluetas sobre las baldosas, donde han permanecido unos minutos. Poco a poco se han ido incorporándose y se ha roto el silencio, que hasta el reloj del Ayuntamiento había respetado: "Ayer mismo en Barcelona, una mujer en estado avanzado de embarazo, fue apuñalada por su pareja. El bebé murió en el hospital y ella se encuentra en estado crítico...", así comenzaba el manifiesto leído. Un suma y sigue de la crónica negra más insoportable.

En el mes de febrero, según se ha recordado, la violencia machista más visible: los asesinatos de mujeres junto a sus hijos a manos de hombres, ha sido especialmente dolorosa: 5 mujeres asesinadas en dos días. Y en lo que llevamos de año, 31 (incluyendo una menor de menos de dos años y la hija de una de las mujeres asesinadas de 18 años).

Se ha recordado que 8 mujeres empezaron en Madrid una huelga de hambre que han mantenido casi 30 días, pidiendo un pacto de Estado sobre la violencia de género y que fueron multadas por pedir medidas reales contra este terrorismo.

Círculo frente a la Casa Consistorial de Valladolid. FOTO: J. O.
Círculo frente a la Casa Consistorial de Valladolid. FOTO: J. O.

"El día antes del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, los partidos políticos las invitaban a reunirse con ellos para hablar de los 25 puntos sobre la violencia de género que pedían. Aparentemente salían de esa reunión, finalizando la huelga de hambre pues se habían aceptado todos y cada uno de los puntos que pedían. Pasado el 8 de marzo, se votaba en el Senado uno de los puntos, el de la pensión de orfandad a los menores, y el punto fue rechazado. De nuevo nos traicionan y demuestran que no quieren tomar medidas reales", decía el comunicado leído, que señala que en las estadísticas de violencia de género no se contabilizan los intentos de asesinatos a mujeres, ni tampoco los menores que sí han asesinado.

Tras la información de algunos casos, se dijo: "Nos están asesinando. Una y otra vez nos asesinan por ser mujeres, por pensar que nuestras vidas no valen nada, que nuestras vidas les pertenecen. Por eso nos matan. A nosotras y a nuestros hijos, para 'darnos donde más duele' (asi lo dijo el hombre que, este año, se tiró por la ventana con la pequeña niña, delante de su madre. La mató)".

"Los asesinatos", se añadió, "son lo más visible del machismo, que las mujeres lo vivimos en nuestras propias carnes. También nuestras hijas e hijos lo sufren, a veces cansadas de las palizas diarias, deciden acabar con el problema matando a quien desde hace 30 años lleva enmoratonando día sí y día también a su madre. Resuelve un problema que la sociedad y el Estado es cómplice de ello".

Momento de la performance Women in Black con el eslogan "Nos queremos vivas". FOTO: J. O.
Momento de la performance Women in Black con el eslogan "Nos queremos vivas". FOTO: J. O.

El grito de "¡Basta ya!" se repitió. "Basta de asesinarnos, de humillarnos, de golpearnos. Basta de matar a nuestras y nuestros hijos. Ya basta de ser cómplices de esta sociedad machista. Cuando salimos a la calle no queremos ser valientes, queremos ser libres. ¡Nos queremos vivas!".

Como habían llegado, en silencio, 'las mujeres en negro' se dispersaron, siguiendo el ritual de las 'Women in Black'. Sobre el suelo de la Plaza Mayor: 18 siluetas, 18 figuras, 18 mujeres asesinadas... y unas letras: "Ni una menos. Nos queremos vivas".

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios