El concejal de Participación Ciudadana rodeado de representantes del Espacio Joven zona sur y la Asociación Vecinal Rondilla. FOTO: J. O.
El concejal de Participación Ciudadana rodeado de representantes del Espacio Joven zona sur y la Asociación Vecinal Rondilla. FOTO: J. O.

El concejal de Participación Ciudadana Alberto Bustos ha repasado los detalles del proyecto del nuevo Espacio Joven que se construirá en la calle Olmo del barrio de la Rondilla. En la asamblea informativa convocada por la Asociación Vecinal Rondilla ha compartido mesa con representantes del Espacio Joven que lleva diez años funcionando en la zona sur para compartir sus experiencias y explicar su funcionamiento. Entre el público se encontraban el resto de concejales de Valladolid Toma la Palabra, así como representantes de otros grupos como Sí se puede. Los ex directivos de la asociación, disconformes con esta nueva dotación que reclaman explicaciones sobre los detalles urbanísticos y el descarte de la escuela infantil municipal que se planteaba para este inmueble, han asistido en completo silencio al encuentro.

El inmueble de la calle Olmo del barrio de La Rondilla es el emplazamiento elegido para albergar el futuro Espacio Joven, un edificio que será adaptado para albergarlo con unas obras que comenzarán, según ha avanzado el concejal, el próximo mes de julio. “Queremos jóvenes en nuestro barrio”, ha sentenciado Bustos al inicio de su intervención. Entre otros datos que expuso en su presentación, destacó como Valladolid pierde una media de siete jóvenes al día que emigran a otras ciudades incluso países en busca de un futuro que no encuentran en su ciudad, por lo que con esta y otras actuaciones quieren hacer cambiar la imagen de “ciudad gris” y contribuir a evitar este éxodo. Este espacio pretende además dotar a los barrios de nuevos servicios, en este caso a todos lo de la zona norte que engloba además al Barrio España, San Pedro Regalado o el Barrio Belén. Ha destacado también la necesidad de dar opciones de ocio alternativo a la juventud vallisoletana, alejadas del consumismo y el alcohol, promoviendo para ello la cultura y la creatividad.

Alberto Bustos durante su exposición. FOTO: J. O.
Alberto Bustos durante su exposición. FOTO: J. O.

El proyecto sigue la línea del ya existente en la zona sur, y se centra en dar la voz a los propios jóvenes para que sean quienes decidan qué actividades se desarrollen en él, además de las que inicialmente se proponen, haciéndoles “parte activa de la sociedad”, en pos de su participación y responsabilidad. Esta es la clave que han destacado los intervinientes, hacer que sean sus usuarios quienes propongan en vez de imponer los adultos qué deben hacer. Las instalaciones de este nuevo Espacio Joven, según ha indicado Bustos, darán servicio además a las asociaciones, colectivos o personas individuales que lo soliciten, subrayando el incentivo a la dinamización de la zona en beneficio también de la hostelería y el comercio de la zona.

El arquitecto responsable del proyecto ha destacado su trabajo para intervenir sobre un edificio ya existente con el objetivo de “hacer un espacio lo más polivalente posible” dándole aires de “edificio taller”, ya que se pretende albergar todo tipo de actividades en sus dotaciones compuestas por un auditorio para más de cien personas, salas multifuncionales, y adaptables en sus dimensiones según ha detallado el arquitecto, un taller de radio o una terraza que sustituirá el actual tejado. “El proyecto está vivo”, ha recordado concejal, “queremos darle color entre todas y todos en la forma y en el fondo”, abriendo la puerta a que incluso las paredes sean intervenidas con murales por parte de los jóvenes.

Carlos de Miguel en un momento de su intervención. FOTO: J. O.
Carlos de Miguel en un momento de su intervención. FOTO: J. O.

Carlos de Miguel y Tania Herreras, de la cooperativa formada por los empleados del Espacio Joven de la zona sur que actualmente lo gestiona, han dado a conocer cómo funciona su centro en la actualidad tras diez años de actividad. “Somos catalizadores de actividades” ha aclarado de Miguel en su exposición en la que ha detallado su experiencia viendo como ha evolucionado el espacio en estos años adaptándose a lo que sus usuario han demandado: “La programación parte de los propios jóvenes, es lo más divertido y estimulante”. Durante el tiempo que lleva trabajando ha podido ver como jóvenes que pasaron por allí a día de hoy han emprendido sus propios proyectos culturales o asociativos. Tania Herreras ha remarcado esta doble vía de actuación, ofertar y recibir actividades, repasando los ejes que marcan su trabajo: proponer ocio alternativo, la interacción urbana, ser una incubadora cultural y un centro de información juvenil.

Tras la presentación del proyecto y la experiencia del Espacio Joven ya existente, han sido repasadas otras cuestiones a propuesta del público. Todas las intervenciones han visto con muy buenos ojos la iniciativa, queriendo destacar algunos aspectos como el posible ruido que pueda perturbar la tranquilidad del barrio, ante lo que los responsables del de zona sur han aclarado que por su insonorización y horario, hasta las diez de la noche durante el fin de semana, nunca han tenido problemas.

No hay comentarios