Local municipal de La Cistérniga ocupado por la guardería gestionada por Mis Pollitos S.L. Foto: lacisternigadigital.com
Local municipal de La Cistérniga ocupado por la guardería gestionada por Mis Pollitos S.L. Foto: lacisternigadigital.com

El juez Eloy Velasco considera que el ex presidente de la Comunidad de Madrid ya en prisión por corrupción, Ignacio González, su esposa Lourdes Cavero y su hermano, Pablo González, pusieron en marcha varios negocios con el objetivo de blanquear el dinero de origen ilícito de que disponían, según el auto de la Operación Lezo. Uno de estos negocios, según ha desvelado El Español, sería la guardería Mis Pollitos, empresa que en marzo de 2016, como adelantó últimoCero, fue galardonada con el premio “Castilla y León emprende” que concedió El Norte de Castilla, a pesar de que por esas fechas mantenía deudas con algunas de sus trabajadoras y tenía las cuentas embargadas.

Según explica El Español, en diciembre del año pasado Carmen Pazos Bejarano, la creadora de Mis Pollitos, se asoció con la mujer de Ignacio González para fundar Grupo Empresarial Chickies SL, una sociedad dedicada al "cuidado diurno de niños" constituida en diciembre de 2016 en Madrid y en la que también están presentes las sobrinas de Lourdes Cavero. Además, en la empresa también aparece Alberto Pérez de la Sal, el CEO de la inmobiliaria Seinsa que vendió a los González Cavero el 'chollo' de mansión de 450 metros cuadrados en el barrio de Aravaca (Madrid) a un precio inferior al de mercado y con una rebaja de 200.000 euros. Pérez de la Sal no debía ser desconocido para Ignacio González. También fue consejero de Cofely, una de las empresas investigadas por el juez Eloy Velasco en la trama Púnica, informa El Español.

“El juez Eloy Velasco considera que Ignacio González, su esposa Lourdes Cavero y su hermano, Pablo González, pusieron en marcha varios negocios con el objetivo de blanquear el dinero de origen ilícito de que disponían, según el auto de la Operación Lezo. Precisamente la esposa de Ignacio González unió lazos empresariales el año pasado con una educadora infantil muy bien vista en Castilla-León y Madrid, donde ha ganado varios premios como emprendedora, para poner en marcha su propia red de guarderías. Un proyecto que se ha quedado congelado al salir a la luz todos los negocios ilegales de González e ingresar en prisión”, relata el digital.

Uno de esos premios ha sido el de “Castilla y León emprende”, que concedió en marzo de 2006 el periódico El Norte de Castilla, entre críticas sindicales.

El sindicato USO hizo entonces público un comunicado en el que cuestionó la concesión del premio “Castilla y León emprende” de El Norte de Castilla a la empresa Mis Pollitos S.L. debido a su más que cuestionable política de personal que mantenía a dos de sus trabajadoras despedidas sin cobrar sus indemnizaciones.

USO recordó que en 2014 Mis Pollitos se hizo cargo de la Escuela Infantil del Ayuntamiento de La Cistérniga (Valladolid), y no quiso subrogar a 4 trabajadoras que prestaban servicio con la anterior concesionaria, tres de las cuales obtuvieron sentencias declarando sus despidos como improcedentes.

En esas fechas, según el sindicato, no se habían abonado las indemnizaciones a dos de ellas y que tenían sus cuentas embargadas judicialmente.

En septiembre del año 2014 la gestión de la Escuela Infantil propiedad del Ayuntamiento de La Cistérniga, se adjudicó a Mis Pollitos, cuya gerente es la persona premiada. Del personal que trabajaba en la misma, el Grupo Mis Pollitos SL subrogó en su plantilla a gran parte del mismo, si bien modificándoles las condiciones contractuales, salvo a cuatro trabajadoras (tres con contrato en vigor por ser indefinido y una temporal que había finalizado recientemente) y que sin recibir notificación alguna más que la expresión verbal de la Directora de ese centro nombrada por Doña Carmen Pazos, de que no serían subrogadas. Esto llevó a que la Asesoría Jurídica del Sindicato USO iniciara las correspondientes acciones de Despido frente a dicha entidad empresarial, siendo resueltas en favor de las trabajadoras como Despidos Improcedentes dos de ellos y un tercero se llegara a reconocer en el acto del juicio como tal por la propia empresa”, recuerda el sindicato.

Año y medio después, Grupo Mis Pollitos SL, gestionada por Carmen Pazos, adeudaba a las dos trabajadoras cuya sentencia declaró los despidos improcedentes un montante económico de 4.000 euros más costas e intereses a una, y más de 17.000 euros a la otra, y por orden judicial tenía retenidos todos los saldos de sus cuentas corrientes, así como las matrículas que abonaran los alumnos de todos sus centros, y las cantidades que pudieran percibir de las Administraciones Públicas cuyas Escuelas Infantiles fueran gestionadas en régimen de concesión por el Grupo Mis Pollitos S.L., indicaron las mismas fuentes.

La denuncia pública que hace un año formuló el sindicato USO solo fue publicada por últimoCero. La premiada guardería hoy vuelve a ser hoy actualidad gracias a su aparición en el sumario de la Operación Lezo como una de las claves que ha llevado a prisión al ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.


Noticias relacionadas:

No hay comentarios