Cabecera de la manifestación a su paso por el túnel de labradores. Foto: Alejandro Romera

'1º de Mayo 2017. Ni un paso atrás. Por la revolución social' decía la pancarta que abrió la manifestación unitaria de CGT, CNT, Parados en Movimiento, TU y Bloque Obrero, a la que se han sumado varios colectivos -feministas, jóvenes, estudiantiles... - todos ellos críticos con las políticas neoliberales y que han sacado los colores a CCOO y UGT, a los que han acusado de 'entreguismo' y 'pactismo' con el poder.

Una traca, como viene siendo habitual, dio el pistoletazo de salida a la manifestación que todos los 1º de Mayo arranca de la plaza de la Libertad, que este año ha sido más numerosa que nunca -más de 2.500 manifestantes- y a la que se han sumado colectivos críticos con el poder; desde el Foro Feminista o Liza, a grupos juveniles como Yesca o universitarios como la Asamblea de la UVa.

La marcha ha partido de la plaza de la Libertad pasadas las 12 del mediodía y ha culminado en el parque de La Paz (Delicias) hora y media después, tras recorrer una parte importante de la ciudad.

En la cebecera de la manifestación, Parados en Movimiento ha recordado al Gobierno: 'Estamos en mayo, seguimos igual". Metros más atrás, CGT, con una pancarta a favor del reparto del trabajo y la riqueza, gritaba: "Unión, Acción, Autogestión" y ' No hay, no hay, otra manera, con la patronal o con la clase obrera'. Y así hasta la cola, que cerraba CNT: 'La fuerza del obrero, la solidaridad'.

Las consignas han ido variando según avanzaba el recorrido. Por ejemplo, a la altura del Santuario de la Gran Promesa se ha escuchado: 'Menos crucifijo y más trabajo fijo'; 'La religión es una perdición'; 'Menos curas y más cultura'; 'No nos da la gana pagar vuestra sotana', 'Al PP la sotana se le ve'...

Nada más pasar el túnel de Labradores, los gritos han sido: 'Delicias escucha, estamos en lucha' y 'Delicias despierta, el paro está en tu puerta'. Y durante todo el recorrido no han cesado: 'Obreros y estudiantes, unidos y adelante'; 'La lucha está en la calle y no en el Parlamento'; 'El oro del banquero, la sangre del obrero'; Nativa o de fuera, la misma clase obrera'; 'Menos limosnas, menos caridad, más apoyo mutuo y solidaridad'; 'Mariano y Cospedal a Soto del Real'; 'Obrero despedido, patrón colgado'; 'Lo llaman accidente y es asesinato';  'PP, PSOE, la misma mierda es'; 'No más corrupción o pasamos a la acción'; 'El próximo parado que sea un diputado';'Vuestra represión no nos amedrenta, la historia se escribe con desobediencia', 'Patriarcado y capital, alianza criminal'; 'Gobierno dimisión, por fascista y por cabrón' o las consignas nacidas al calor del 15M.

No han faltado tampoco las alusiones a la monarquía: 'Los borbones a los tiburones'; 'No hay dos sin tres, república otra vez'; 'Borbones, pendejos, parís como conejos' y los consabidos de Urdangarín ('a trabajar al burger king') y Marichalar ('a trabajar a pizza hut').

Apartado independiente han sido los llamamientos a la necesidad de convocar una Huelga General y los ataques a los sindicatos mayoritarios: 'CCOO y UGT, sindicatos del poder', que se han repetido constantemente, así como los 'Vivas a la Clase Obrera' y a 'La lucha es el único camino'.

En el parque de la Paz, Raquel (CGT), Isabel (CNT), Enrique (Bloque Obrero), Joaquín (TU) y Miguel Luis (Parados en Movimiento) se han dirigido a los concentrados. Todos han resaltado la unidad alcanzada en el día de hoy, a pesar de las diferencias ideológicas. También han coincidido en el diagnóstico de la situación y en señalar a los culpables de la misma, así como los objetivos por los que pelear.

Los discursos reivindicativos han dejado paso a las canciones y a la comida popular solidaria, en un marco lleno de pancartas y banderas de todos los colores, sobre todo: rojas, tricolores, comuneras, rojas y negras, arcoiris y feministas.

Manifiesto conjunto

El manifiesto conjunto de las organizaciones que han realizado juntas el recorrido de este Primero de Mayo de 2017, dice:

"El 1º de mayo, día Internacional del Trabajo, se conmemora el asesinato de un grupo de trabajadores a los que condenaron a muerte en EEUU, por reivindicar la jornada laboral de 8 horas. A lo largo de la historia han sido cientos de miles las personas de la clase trabajadora que han pagado con sangre, represión y cárcel su lucha por el reconocimiento y conquista de nuestros derechos: regulación de jornadas, salarios y condiciones dignas de trabajo.

Sin embargo, desde la consecución de cada uno de estos derechos se ha puesto a funcionar la maquinaria del Sistema para destruirlo, llevándonos en la actualidad a situaciones propias del siglo XIX: jornadas de 12/16 horas, trabajo en sábados y festivos, despidos instantáneos, salarios de miseria y abusos de toda índole.

El capitalismo no lograría sus fines si existiera un frente obrero y fuerte, unido en la defensa de los intereses de la clase trabajadora. Si no lo conseguimos, este sistema seguirá fortaleciéndose a base de la explotación y el control de cada uno de nosotros y de nosotras. Creando 'crisis' que arrasan nuestros derechos y libertades, leyes mordaza para que las personas que manifiestan su opinión acaben en la cárcel. Mientras, los corruptos nos roban con total impunidad. Los bancos, rescatados con dinero público, siguen desahuciando a familias enteras.

Vuelven a sacar del siglo XIX el concepto de 'caridad' para cargarnos con la “culpa” de que nuestra situación es producto de nuestros errores, y han de ser las instituciones 'caritativas' las que nos 'salven'. Cuando lo que tiene que haber es un sistema público y solidario, donde el dinero de nuestros impuestos revierta en derechos sociales para todas y todos: sanidad, educación, prestaciones, pensiones.. Todo lo que ocurre está relacionado entre sí y dirigido por los que ostentan el poder. Su mayor éxito… destruir la conciencia de clase, pues cuando la pierdes comienzas a confundirte de enemigo. Lo vemos en la persona inmigrante, en la compañera de trabajo, en el parado, en la pensionista, en el enfermo. Dejas de pensar en el colectivo y crees que sólo tú mereces sobrevivir, pierdes la dignidad y te conviertes en una herramienta del Sistema como los sindicatos pactistas, que son su herramienta más peligrosa, pues trafican con nuestros derechos a cambio de sus privilegios, otorgándose un poder que no les corresponde. La única manera de acabar con esto es recuperar nuestra conciencia de clase, nuestra dignidad como personas dotadas de derechos, y principios tan básicos como la solidaridad.

Desde la unidad y la lucha se puede dar la vuelta a este caos organizado.

• Para acabar con el paro habrá que reducir la jornada, eliminando las horas extras, el trabajo gratuito y en precario.

• Para que los jóvenes adquieran competencias y formación hay que mantener al trabajador y trabajadora mayor en su puesto de trabajo, garantizando una jubilación digna al finalizar su vida laboral.

• Para que la igualdad sea real hay que perseguir la discriminación por género, sexo, edad, procedencia o creencias.

• Para mantener los servicios sociales hay que aumentar los salarios e imponer el pago de impuestos a las clases ricas y sus grupos especulativos. Este 1º de mayo reivindica tu dignidad, únete y lucha. ¡Empieza a construir lo que quieres vivir! • Por el reparto del trabajo y de la riqueza.

• Salarios dignos para todas y todos.

• ¡Renta Básica ya!

• Libertad de expresión y manifestación, derogación de la ley mordaza ".

CCOO y UGT piden “un acuerdo de las fuerzas de izquierda para expulsar a Rajoy del Gobierno”

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios