María Rosario Fátima Zamora Pérez, profesora del IES Jorge Manrique de Palencia. Foto: úC
María Rosario Fátima Zamora Pérez, profesora del IES Jorge Manrique de Palencia. Foto: úC

El director provincial de Educación en Palencia, Sabino Herrero, protagonizó ayer una inédita visita al IES Jorge Manrique de Palencia para explicar a los profesores del departamento de Matemáticas que ratificaron un suspenso para la hija del ex secretario regional del PSOE, Julio Villarrubia, cómo su decisión no ha sido tenido en cuenta a la hora de ‘fabricar’ “décima a décima” un aprobado para la hija del ex diputado.

La reunión, en la que el director provincial estuvo acompañado por una inspectora y a la que no asistió el director del centro, tuvo lugar a las 14 horas y se prolongó por espacio de una hora, sin que ello sirviera para cambiar la opinión que mantiene sobre el suspenso la profesora María Rosario Fátima Zamora Pérez, que ha llevado al caso a la Fiscalía de Palencia.

Según relata la propia profesora, el director provincial explicó que había sido autorizado por el Delegado territorial de la Junta en Palencia, Luis Domingo González, a trasladarse al IES a dar explicaciones sobre el resultado final de un recurso de alzada interpuesto por el padre de la alumna que cosechó un 2 en el examen extraordinario de septiembre.

Los argumentos puestos sobre la mesa no convencieron a la profesora a la que, por no considerarla parte afectada, se le ha negado el acceso al expediente que ha propiciado una resolución favorable para la alumna en contra de su criterio.

Según la profesora, la Delegación Territorial de la Junta, a la hora de resolver el recurso de alzada, no se ha limitado a analizar el examen de septiembre en el que sacó un dos y ha tenido en cuenta las calificaciones más favorables para la alumna obtenidas a lo largo de todo el curso, a pesar de que la única petición de revisión de examen se registró contra la calificación de septiembre y no la obtenida en junio.

“Nos ha dicho que la nota de septiembre no está incluida porque se han atendido los argumentos jurídicos planteados por el padre en el recurso”, indica la profesora, que recuerda que una vez que alguien decide presentarse a la convocatoria extraordinaria de septiembre, quedan anulados todos los exámenes del curso.

La ‘fabricación’ del aprobado, según relata la profesora atendiendo a las explicaciones dadas por el director provincial de Educación, se ha producido “décima a décima”. “Se han tenido en cuenta los resultados de los exámenes de recuperación de las tres evaluaciones. En la primera consiguió un 4,25, en la segunda, un 4,5 y en la tercera, un 3 sobre 40. Sin embargo, parece ser que un experto se ha encargado de revisarlas y ahora figura un 5,29 en la primera, un 5,5 en la segunda y, lo que es más sorprendente , un 3,08 sobre 10 en la tercera. Que me llamen cerril, pero que me digan cómo se justifica que un 3 sobre 40 equivalga a un 3,08 sobre 10. Eso no sale ni con calculadora”, asegura la profesora antes de sentenciar: “Quizás el suspenso en matemáticas lo merezca más ese experto que la alumna”.

Zamora recuerda que, curiosamente, esa ‘inexplicable’ conversión de notas permite que se haga una media con las notas de todo el curso. “En el departamento teníamos fijada el año pasado una norma para no hacer media en el caso de que un alumno no llegara al tres en una evaluación. Al transformar ese 3 sobre 40 en un 3,08 sobre 10, se ha podido hacer esa media, dando como resultado una nota de 4,65 a la que, además, se ha sumado un punto más por el ‘trabajo desarrollado a lo largo del curso’”, explica sin dar crédito la profesora ‘puenteada’.

“No entiendo cómo puede alguien sostener eso en un informe. Yo tengo todos los exámenes y se puede comprobar que no aprobó ninguno a lo largo de todo el curso y menos aún el de la tercera evaluación” en el que se produce el verdadero ‘inflado’ de notas. “Nos ha venido a explicar las cuentas de 'El Gran Capitán', a hacernos comulgar con ruedas de molino”, expresa indignada la profesora, que asegura que en el transcurso de la reunión llegó a plantear que fuera la propia dirección provincial la que se encargara de poner y corregir según su criterio los exámenes de este curso.

“Hubo profesores que plantearon que a raíz de esto se puede producir una avalancha de reclamaciones este curso y otros que indicaron que si esa era la manera de calificar que había que adoptar, muchos alumnos podrían estar aprobados y cursando estudios en la universidad”, comenta la profesora que, tras presentar una denuncia en la Fiscalía que ha sido admitida a trámite, ha aportado al ministerio público nueva documentación entre la que se encuentran todos los exámenes realizados por la alumna durante el curso, la resolución del departamento de matemáticas que confirma el suspenso, así como distintos escritos en los que la profesora, que no tuvo acceso al expediente del recurso de alzada, trata de defender su criterio profesional y su honor frente al recurso presentado el pasado mes de septiembre.

Este caso, que según confirmaron fuentes oficiales, “está cerrado” para la Consejería de Educación, acabará debatiéndose en las Cortes de Castilla y León, después de que Ciudadanos haya registrado una pregunta para que sea respondida en la Comisión de Educación.


Noticias relacionadas:

Ciudadanos pide explicaciones a la Consejería de Educación por el aprobado de la hija de Villarrubia

Noticias relacionadas:

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

3 Comentarios

  1. Sabino Herrero se implica de pleno en el asunto Villarubia-Domingo-Coria. Por si aún le cabía a alguien alguna duda, esta noticia de “Últimocero” nos muestra a Sabino Herrero como nuncio del mencionado trío ante el departamento de matemáticas del IES Jorge Manrique en un estéril intento de evangelizar a Fátima Zamora sin enseñarle el tan citado informe “porque no es parte interesada en el asunto”. En su “obediente” misión Sabino Herrero no pareció tener el menor rubor en desacreditar la resolución que él mismo había firmado en septiembre de 2016 desestimando en su alzada la reclamación de Julio Villarrubia (como preludio del bochornoso sainete que seguidamente inició Luis Domingo González). El carácter dócil y servil de Sabino Herrero con sus superiores (y no con los ciudadanos, sus verdaderos jefes según el A103 de la Constitución) le ha llevado a hacer el marronazo papelón de “defender” ante los nueve miembros de dicho departamento la prevaricadora conculcación de la OEDU 888/09 (que regula en Castilla y León el procedimiento de reclamación de calificaciones por parte del alumnado) justificando que en septiembre se podría reclamar por lo de junio. Tal fraudulenta mansedumbre en un funcionario público (tan común, lamentablemente, en tantos claustros de profesores) ya se anunció el día de su nombramiento como director provincial de Educación (en substitución de la no más competente que él, Azucena Calvo) cuando Fernando Sánchez-Pascuala dijo, junto a Luis Domingo González, que Sabino Herrero gozaba de la total confianza de la Consejería porque era «buena persona, de un reconocido prestigio, discreto, eficaz y que está acostumbrado a obedecer, lo que es muy bueno para luego saber mandar».
    Fernando Sánchez-Pascuala no tardó en ser cesado por Fernando Rey, el “constitucionalista” consejero que considera administrativamente cerrado el asunto Villarubia-Domingo-Coria-Sabino, lo que sugiere que aquellas palabras sobre Sabino Herrero no se las llevó el aire y que Fernando Rey no manda tanto en su consejería como debería y desearía mandar.
    En fin, Sabino Herrero no se tomó estas molestias conmigo cuando en 2013 le pedí que me explicase el aprobado regalado a la hija de Julia Emperador, la jefa de estudios del colegio Modesto Lafuente. Y no contento con negarse a mostrarme y explicarme el informe (en el que dijo basarse para cometer la arbitrariedad de aprobar a quien no sabía) “porque yo –como Fátima ahora– no era parte interesada en el asunto” promovió, con la complicidad de Jesús Coria y Casilda Hervella principalmente, el prevaricador expediente disciplinario que aún me mantiene extramuros de la función pública.

  2. Hola
    Me quedo con la afirmación que figura en negrilla:
    "muchos alumnos podrían estar aprobados y cursando estudios en la universidad "
    ¿Cómo les va en la universidad a este alumnado que sus profes dicen que se le ha regalado el aprobado?
    He conocido muchos casos de notas injustas, suspensos que han supuesto una losa para la vida académica.
    Con independencia de quien tenga razón en los casos expuestos arriba y en el comentario, considero que se debe regular mejor la forma de calificar, que no sea a criterio de un sólo profesor o profesora y no estoy nada de acuerdo con que quien vaya a septiembre no le valga lo hecho durante el curso. No se puede jugar todo un curso a una sola nota. Si está regulado así que se cambie, es una aberración.