Javier León de la Riva y Manuel Sánchez, al abandonar los juzgados tras prestar declaración como imputados. Foto: Jorge Ovelleiro
Javier León de la Riva y Manuel Sánchez, al abandonar los juzgados tras prestar declaración como imputados. Foto: Jorge Ovelleiro

El ex alcalde del PP en Valladolid, Javier león de la Riva, que durante 20 años presumió de ser “buen gestor”, ha vuelto a declarar hoy como imputado (ahora investigado) ante el juez para decir ahora que “no sabía” que las tres “comfort letter” que firmó en 2008, 2010 y 2011 eran en realidad avales al grupo de bancos que financian la operación del soterramiento.

De la Riva, a pesar de que en su día compareció ante los medios de comunicación para anunciar estas operaciones refiriéndose a ellas como “garantías y avales”, ha dicho hoy ante el juez que en realidad usó esas expresiones “en sentido coloquial”, ya que él creyó que se trataba de “cartas de recomendación” que no implicaban la trascendencia económica para el consistorio.

Según ha explicado la representación legal del Ayuntamiento, personado como acusación en esta causa, la declaración de los dos concejales que, también han tenido que volver a declarar como imputados, no ha sido menos sorprendente: tampoco ninguno de los dos sabía lo que firmaba y, lo que es peor, lo firmaron sin leerlo y siguiendo ciegamente las instrucciones del ex alcalde.

El aún hoy concejal del PP y por entonces responsable de Hacienda, Alfredo Blanco, acorralado por los correos enviados por las propias entidades financieras, ha asegurado que “no llegó a abrir los correos” y que “votó favorablemente sin saber lo que votaba”. Blanco, ha vuelto a descargar su posible responsabilidad en el que fuera su compañero de grupo y también concejal, Manuel Sánchez, responsable del área de Urbanismo y Movilidad.

Alfredo Blanco y su abogado a su llegada a los juzgados. Foto: Jorge Ovelleiro
Alfredo Blanco y su abogado a su llegada a los juzgados. Foto: Jorge Ovelleiro

Según las mismas fuentes, Blanco tampoco ha sabido dar una respuesta convincente al hecho de que no se llegaran a solicitar informes técnicos que avalaran la firma de las comfort letter ni que esta aprobación fuera sometida a Junta de Gobierno, ya que eso hubiera supuesto solicitar un informe favorable a la Junta de Castilla y león por asumir una deuda por encima del límite permitido.

Más ‘elegante’, al menos con su ex compañero, ha sido Manuel Sánchez, que se ha limitado a señalar que él tampoco sabía lo que se firmaba y que votó favorablemente “lo que le decía el alcalde”. Para descargar su responsabilidad ha apuntado que él no era “competente en temas de dinero”.

Ambas declaraciones sirven para constatar que “los temas ya estaban cocinados al llegar” a la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, en cuyo seno “se votaba lo que decía De la Riva”.

Ninguno de los tres imputados (Javier León de la Riva, Manuel Sánchez y Alfredo Blanco) han querido hacer declaraciones a los medios tras prestar declaración. El primero en abandonar el edificio de los juzgados ha sido Alfredo Blanco en solitario y por la puerta de atrás. Javier León y Manuel Sánchez han salido juntos, por la puerta principal, eludiendo hacer declaraciones pero sin poder evitar que un ciudadano indignado caminara tras ellos pidiendo explicaciones a “los sinvergüenzas” sobre “dónde está el dinero”. El ciudadano, tras recorrer unos cuantos metros detrás de ellos, fue identificado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía.


Noticias relacionadas:

1 comentario

  1. En fin, va a resultar que era tonto.
    Lo mismo hay que ponerle un tutor que supervise sus gestiones, compras, etc, no la vaya a liar en contra de sus intereses.
    Al juez para solicitar la incapacidad ya mismo!!!!, por su bien, señor exalcalde