Momento de la manifestación a su paso por la Bajada de la Libertad. FOTO: Jorge Ovelleiro
Momento de la manifestación a su paso por la Bajada de la Libertad. FOTO: Jorge Ovelleiro

Más de un centenar de personas han ha recorrido el centro para exigir al Ayuntamiento de Valladolid que derogue la ordenanza vigente y que no se presente ninguna en su lugar al grito de “nuevo gobierno, misma represión”, convocadas por la Plataforma Ciudadana en Defensa de las Libertades, integrada por Anticapitalistas Valladolid, el Ateneo Republicano de Valladolid, Bloque Obrero, CGT Valladolid, CNT Valladolid, Comunistas de Castilla, Ecologistas en Acción de Valladolid, Izquierda Castellana, Parados en Movimiento, Partido SAIN, Podemos Valladolid y Yesca,

Desde esta unión de colectivos sociales vallisoletanos rechazan de plano la nueva ordenanza “basada en el miedo y la coacción que simplemente maquilla la anterior del PP”, en referencia a la que aprobó en 2004 el equipo de gobierno del entonces alcalde León de la Riva, ‘Ordenanza Municipal de Protección de la Convivencia Ciudadana y Prevención de Actuaciones Antisociales’, conocida desde entonces como “ordenanza antisocial”. Sobrenombre que mantienen para esta nueva ‘Ordenanza Municipal de Protección del Medio Urbano’ propuesta por el actual consistorio encabezado por Oscar Puente: “Si el Ayuntamiento de Valladolid entiende la convivencia ciudadana no como producto de la concienciación, educación, debate democrático y expresión de una voluntad colectiva, sino como el resultado de la coacción y el miedo a la sanción, es porque su equipo de gobierno asume como propios los temores típicos, tópicos y atávicos que las élites detentadoras del poder tienen a toda y a cualquier movilización social y laboral que desee expresar libremente sus críticas, rechazos, reivindicaciones y alternativas al modelo social patriarcal, capitalista, desigual e injusto en el que las clases trabajadoras malvivimos”, argumentan desde la plataforma.

Manifestantes portando carteles contra la ordenanza municipal. FOTO: Jorge Ovelleiro
Manifestantes portando carteles contra la ordenanza municipal. FOTO: Jorge Ovelleiro

La manifestación ha discurrido desde Fuente Dorada por la plaza Mayor, calle Cebadería y Bajada de la Libertad, hasta llegar a la plaza de Portugalete, donde han concluido con la lectura del comunicado de rechazo a ambas ordenanzas “no solo por su contenido, de carácter represivo, sino también por la forma y el tono generales en que se contienen las innumerables prohibiciones al tratar a las personas a las que se dirige como sospechosas permanentes de pretender atentar contra el medio urbano, cuando no son tratadas de forma condescendiente u ofensiva despreciando su capacidad de interrelacionarse sin necesidad de tutela, vigilancia y castigo”.

Desde la Plataforma Ciudadana en Defensa de las Libertades tildan la ordenanza de “ineficiente” ya que “sus disposiciones están ya recogidas en otras ordenanzas municipales y normativas varias, algunas como la ‘ley Mordaza’ a la que además este borrador se refiere y adapta”. “Esta ordenanza simplemente maquilla la anterior ordenanza en esta materia, aprobada inicialmente en 2004, y que supuso un paradigma de un ordenamiento municipal contrario a las libertades democráticas más elementales”.

La Plataforma Ciudadana en Defensa de las Libertades señala una extensa relación de sus disposiciones, para entender contra quienes se dirige su espíritu y su letra y como sigue siendo la ordenanza de 2004:

  • Maquilla su nombre pasando de llamarse "Ordenanza Municipal de protección de la convivencia ciudadana y prevención de actuaciones antisociales", como apareció en 2004 con León de la Riva y en las sucesivas modificaciones, a denominarse "Ordenanza municipal de Protección del Medio Urbano", sin que cambie ni una coma de su objeto -prevención de actuaciones perturbadoras de la convivencia ciudadana"- y ámbito de aplicación -cualesquiera bienes públicos y privados: calles, plazas, paredes, muros, túneles, edificios, farolas, papeleras, vehíc