Reciente movilización de CGT en el sector de telemarketing. Foto: Gaspar Francés
Reciente movilización de CGT en el sector de telemarketing. Foto: Gaspar Francés

CGT ha conseguido mantener una maratoniana reunión con el Jefe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Valladolid, Miguel Ángel Díez Mediavilla, junto con el Director Territorial de la Inspección de Trabajo de Castilla y León, Javier Calderón Pastor. En el encuentro, el sindicato ha puesto sobre la mesa diferentes actuaciones de la inspección vallisoletana cuyas respuestas han permitido que las empresas denunciadas continuaran con la vulneración de derechos laborales o manteniendo en riesgo laboral a los trabajadores, denunciando que adicionalmente son multinacionales o empresas subcontratadas que trabajan para ellas.

Los contundentes ejemplos denunciados en la reunión llevan al sindicato a plantear que “se puede entender que existe una política administrativa permisiva ante los incumplimientos de estas empresas”. Sin embargo, según reconoce el propio sindicato, tanto el jefe de la inspección de Valladolid como el director regional de la Inspección, han manifestado que “no se puede hablar de connivencia con las empresas, y que en todo caso hay que achacarlo a errores y carga de trabajo, sin ser comparables los medios de inspecciones como las de Castilla y León o el País Vasco, y que en ningún caso se han recibido presiones por parte de estas grandes empresas y se tiene un trato de favor hacia ellas”. “Han aludido a la falta de medios inspectores y a que las sanciones en materia laboral son pequeñas y que en muchos casos la misma sanción cierra la continuidad de acciones. Así mismo que aunque en su criterio algunas respuestas no son adecuadas, la autonomía de cada inspector les impide indicar el sentido de la misma, y que en un futuro se tratará de priorizar estos casos indicados por el tiempo que se están prolongando”, asegura CGT.

Sin embargo, los casos concretos planteados hablan por sí solos:

Es el caso de la empresa Eurotide, subcontrata de Iveco, de la cual también se comentaron varias actuaciones “dudosas” de la inspección , en la que pese a dos informes de la Unidad de Seguridad y Salud Laboral –Unidad técnica especializada de la Junta de Castilla y León- que identificaba 5 aspectos en materia de seguridad y salud para los trabajadores en los que intervenir de forma urgente: exposición a gases por combustión, riesgo de colisión-atropello, almacenamiento de ruedas en condiciones deficientes, condiciones ambientales inadecuadas, y, manipulación manual excesiva y posturas de trabajo forzadas por inadecuación de maquinaria

En el caso descrito, tras más de dos años, y después de dos denuncias reiteradas de este sindicato por hacer caso omiso a los requerimientos de la propia inspección –se ha interpuesto la tercera el pasado viernes- , la empresa continúa incumpliendo tres de los cinco puntos denunciados. El inspector de trabajo se ha limitado a requerir a la empresa su solución, sin tomar medida alguna cuando la misma incumplía los plazos dados, y se ha limitado a aportar más margen temporal requiriendo de nuevo a la empresa, así hasta en cinco ocasiones. En tan solo un aspecto, la manipulación manual de cargas que supone la carga por cada día de trabajo de 14.000 kg manipulados por operario y turno, la inspección ha levantado un acta de infracción pero tras año y medio de los hechos denunciados e identificados como riesgo no tolerable por la USSL.

Más ejemplos. Las denuncias presentadas contra la multinacional FCC -Fomento de Construcciones y Contratas- en relación al servicio de limpieza de Renault, que ante la demora sistemática del pago de los salarios de los trabajadores con contratos a tiempo parcial en torno a dos meses después, y no coincidir sus nóminas con la cantidad pagada, tras 22 meses y tres denuncias –la última se registró el viernes-, los hechos continúan produciéndose. Una actuación inspectora que consistió en acreditar los hechos y asumir la palabra de la empresa de que eran errores informáticos y que se solucionarían en breve, así en las tres denuncias interpuestas y sin requerir siquiera en ningún momento su solución ni dar margen temporal alguno.

Otro de los casos denunciados es “absolutamente claro” para CGT: la expulsión de los representantes de los trabajadores impidiendo el reparto de información sindical en Renault porque no gustaba su contenido, reflejando en la respuesta inspectora afirmaciones contrarias a las indicadas por la empresa y que conllevaría la sanción por los hechos denunciados. La petición de un calendario laboral por los trabajadores de la subcontrata de Renault –Serviseguritas- que se zanjó con la respuesta de que el mismo no viene en su convenio colectivo.

También se analizaron respuestas de la inspección como la dada en relación a la empresa Grupo Norte, en lo relativo al servicio 112 de la Junta de Castilla y León, que ante la prohibición del convenio de cambiar el horario de los trabajadores con menos de 7 días de antelación, el inspector entendió que cambiar los días de trabajo y descanso semanales por parte de la empresa con 72 horas no es una “modificación horaria”.

Por último, se expuso el caso de Michelin, en lo relativo a la contratación en Fraude de ley de la mayoría de los contratos en esta empresa. Mientras que la respuesta de la inspección de Vitoria por los mismos hechos supuso un informe muy elaborado y una sanción económica de 6.000€, la de la inspección de Valladolid tardó en responder 9 meses, sancionó a la empresa con la mitad de la cuantía, y asumió sin más la palabra de la empresa se convertir en contratos indefinidos todos los contratos de obra y servicio. Ante el incumplimiento de la multinacional, y pese a una nueva denuncia por parte del sindicato CGT hace dos meses, la inspección hasta la fecha no ha actuado.

Ante esta situación, CGT insiste en que “es necesaria una respuesta adecuada a estas cuestiones porque en todos estos casos hay varios centenares de trabajadores afectados que sus condiciones de trabajo e inclusive el riesgo a su salud están siendo dañadas por la permisividad de las actuaciones de la inspección de trabajo”. Igualmente el sindicato “valora el interés y la rápida respuesta de ambos”, pero considera que “lo auténticamente relevante son los hechos más allá de las intenciones y que la inspección cumpla su papel a favor del cumplimiento y respeto de los derechos laborales de los trabajadores, dando el margen de estos tres meses de verano para constatar avances”.

 

1 comentario

  1. A mi no me lo cuentan por que lo conozco de primera mano por sufrirlo en carne propia, la inspección de trabajo actua de parte de la empresa y deja tirados a los trabajadores.

Comments are closed.