Participantes del foro Occupy Gender al finalizar el encuentro. FOTO: Algo Diferente Gestión Cultural
Participantes del foro Occupy Gender al finalizar el encuentro. FOTO: Algo Diferente Gestión Cultural

El pasado jueves 29 de junio tuvo lugar, por tercer año consecutivo, el foro de iniciativas feministas de Valladolid Occupy Gender, un lugar de encuentro y visibilización de diferentes iniciativas de corte feminista o con perspectiva de género de la ciudad de Valladolid. Este año se pretendió centrar el debate en establecer complicidades desde el punto de vista interseccional, trabajando desde la conciencia de que la clase o la raza son opresiones que se cruzan y solapan con la de género.

Esta tercera edición se desarrolló en el Aula Triste del Palacio de Santa Cruz, paradigmáticamente decorada con retratos exclusivamente de ilustres varones, con una nutrida afluencia de público que en parte asistió a la jornada completa, mientras otra parte simplemente estaba de paso por el museo y decidió detenerse para presenciar el encuentro. Organizado por el Museo de Arte Africano de la Universidad de Valladolid y coordinado por Oliva Cachafeiro y Marta Álvarez, pretende ser un espacio para generar sinergias y colaboraciones para que, por medio de la cultura, se alcen propuestas que reivindiquen la igualdad de género y a través del que denunciar situaciones de opresión e injusticias.

En esta edición han participado, además de la Fundación Mujeres por África y la concejala de Educación, Infancia e Igualdad del Ayuntamiento de Valladolid, Vicky Soto, una representación de buena parte de los movimientos feministas locales: la Cátedra de Estudios de Género de la Uva, el Foro Feminista Castilla y León, Dialogasex, La hora del té (Accem), Moscas de Compañía (ilustradoras de últimoCero), la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad, el Proyecto GRRRRL y la Asamblea por la Casa Feminista de las Mujeres.

Conclusiones del equipo de coordinación del III Foro #OccupyGender:

Es precisa una alianza en los feminismos tanto locales como fuera del ámbito local: no sólo en términos ideológicos, sino también afectivos. Para ello se impone la necesidad del trabajo en red y del reconocimiento mutuo sea cual sea el camino escogido dentro del feminismo. Hay una verdadera intención de trazar un diálogo entre los diversos feminismos del ámbito local que deje a un lado las discusiones y debates que en ocasiones generan rechazos y producen barreras entre activistas con objetivos similares o comunes. Se valora este encuentro como una ocasión especial para tejer esas redes de colaboración entre instituciones, colectivos y personas en lo local.

El feminismo local debe reconocer a la mujer migrante y no blanca como personas en las que se cruzan diversas opresiones, reconociendo especialmente su autonomía y capacidad de habla y favoreciendo entornos de confianza en los que ellas se sientan incluidas o que sientan como propios. Es una tarea pendiente visibilizar su situación y romper con los estereotipos a los que se ven sometidas, así como con cualquier tipo de paternalismo que ejerza la mujer blanca.

Destaca el momento actual del feminismo local por ser uno especialmente vivo, rico y diverso que pone de manifiesto un necesario relevo generacional que, si bien acostumbra a hacer activismo de nuevos modos, tiene mucho que aprender de otros tiempos y experiencias pero no deja de ser activo y comprometido. El proyecto colectivo de la Casa feminista de las Mujeres así lo demuestra.

Las leyes están para cumplirlas. Los feminismos locales tanto como los nacionales deben velar por el cumplimiento de la legislación, en lo que a paridad u otras medidas tendentes a la igualdad se refiere.

Los nuevos feminismos, las nuevas generaciones mencionadas y las otras maneras de decir el feminismo implican una visión holística e integral del feminismo, así como una apertura de miras que requiere tomar conciencia sobre el hecho de que cualquier herramienta es válida para hacer feminismo. Así las artes se perfilan como nuevos lenguajes del activismo que, aliadas al movimiento, potencian su lucha y la manifiestan de otro modo, llegando a otros receptores.

No hay comentarios