El concejal de Participación, Alberto Bustos. Foto: Gaspar Francés
El concejal de Participación, Alberto Bustos. Foto: Gaspar Francés

La Concejalía de Juventud, Deportes y Participación Ciudadana que dirige Alberto Bustos ha abierto expediente sancionador como paso previo a la rescisión del contrato que mantiene con la Ozono S.L., la empresa que se encarga de la limpieza de la piscina municipal Ribera de Castilla y que desde el pasado mes de abril no paga a sus trabajadores.

La empresa, que según fuentes municipales se encuentra en concurso de acreedores, arrastraba retrasos en el pago de las nóminas a sus trabajadores, pero desde el pasado mes de abril ha dejado de abonar las nóminas.

“Hemos mantenido varios encuentros con los trabajadores en cuanto hemos tenido conocimiento de su situación y vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que se resuelva su situación, que es lo prioritario. De momento, ya hemos paralizado los pagos a la empresa y hemos retenido varias facturas, que no podemos abonar directamente a los trabajadores a la espera de lo que decida el juez”, explica el concejal Alberto Bustos, lamentado que el proceso administrativo y la actual legislación laboral “acabe siempre perjudicando siempre a la parte más débil, a los trabajadores”.

El concejal anuncia que en breve se resolverá el expediente sancionador abierto a la empresa Ozono S.L., lo que permitirá al Ayuntamiento sacar a licitación un “contrato puente” en el que se va a buscar una empresa “que garantice la subrogación de la actual plantilla que trabaja en la limpieza de la piscina municipal Ribera de Castilla”.

UGT ha sido el sindicato que , a instancias de los trabajadores , ha denunciado los retrasos en la percepción de los salarios que los trabajadores llevan sufriendo desde hace meses; también ha presentado denuncias ante la Inspección de Trabajo por incumplimientos de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, así como por la existencia de instalaciones defectuosas con los riesgos que ello conlleva.

Todas estas actuaciones han llevado consigo las pertinentes multas, por parte de Inspección de Trabajo, tanto hacia la empresa como a la Fundación Municipal de Deportes, cuyos responsables también han mantenido reuniones con el inspector del caso.

Según UGT, Ozono de Contratas y Servicios SL es una empresa que se encuentra en fase concursal y que no solo opera en Valladolid sino que lo hace en otras ciudades “con similares comportamientos”.

UGT considera “vergonzosa la situación en la que se encuentran estos trabajadores e indigno el comportamiento de la empresa Ozono SL que les debe tres nóminas, una paga extraordinaria y no cumple con la normativa sobre prevención”.

El sindicato exige a la Fundación Municipal de Deportes que lleve a cabo la labor de vigilancia que le corresponde como organismo público que decide sobre la licitación del servicio.

“El trabajo estable y de calidad que propugnamos desde UGT nada tiene que ver con esto, por eso denunciamos esta situación en la que se encuentran tres trabajadores, tres personas, tres ciudadanos de Valladolid que cumplen con su trabajo mientras que la empresa que los contrata no cumple con lo establecido en el Convenio Colectivo. Dado que la vía de la negociación parece haberse estancado, desde UGT estamos valorando la posibilidad de iniciar otro tipo de acciones, sin descartar la huelga de carácter indefinido”, advierten los responsables del sindicato.

No hay comentarios