Vista general del centro de IKEA en Arroyo de la Encomienda.
Vista general del centro de IKEA en Arroyo de la Encomienda.

Comisiones Obreras de Valladolid, a través del Sindicato Provincial de Servicios, ha denunciado la discriminación por razones de sexo que las madres trabajadoras vienen sufriendo en el centro comercial que la multinacional sueca IKEA tiene en la localidad de Arroyo de la Encomienda, en las proximidades de Valladolid.

Desde CCOO se pone de manifiesto que en esta empresa “a partir del momento en que seas papá o mamá e intentes hacer uso de tu derecho de reducción de jornada y concreción horaria, IKEA hará que pases un verdadero infierno: cambios de criterio, cambios de horarios, obligaciones a realizar turnos… por lo que acabarás haciendo horarios y turnos que te imposibilitarán la atención y cuidado de tus hijos e hijas”.

El sindicato recuerda que “esta situación es aún peor si eres mujer y ostentas un cargo de responsabilidad”. “IKEA pretenderá que renuncies a dicho cargo pues te intentará convencer que para desempeñar tu trabajo ya no eres válida y te pondrá excusas de todo tipo. Por ejemplo, que estás obligada a realizar turnos cuando por otro lado ves que compañeros con los mismos cargos que tu, siendo hombres, no tienen tales impedimentos”, señala Raúl N. García Agudo, secretario general, de Acción Sindical y de Comunicación del Sindicato Provincial de CCOO Servicios de Valladolid.

Por otro lado, CCOO denuncia no sólo la discriminación por razones de sexo dentro de IKEA, sino la poca sensibilidad en la conciliación de la vida familiar y laboral. Por ejemplo, la apertura al público hasta las 22:30 horas que hace que muchas trabajadoras salgan más tarde de las 23:00 horas. Y no solo eso, sino que no se cubra con puestos fijos los domingos y festivos hace que la plantilla de IKEA cada vez tenga más difícil poder conciliar la vida laboral con la familiar.

“Así de duro suena pero es la cruda realidad. IKEA, que se vende a efectos mediáticos como una empresa socialmente responsable, a la hora de la verdad no sabe lo que son las medidas de conciliación y discrimina por razones de sexo a sus trabajadoras”, remarca este dirigente de CCOO.

Predicar y dar trigo

En el centro de IKEA Arroyo hay cerca de 300 trabajadores, de los cuales 200 son mujeres. “A la hora de valorar su conducta, sus directivos predican muchas bondades y procedimientos responsables, sostenibles…, pero a la hora de la verdad su proceder deja mucho que desear. Y lo que hoy denunciamos no es nuevo en este centro y en otros de la geografía española. La verdad, seguro que en su país de origen no tienen este mismo tipo de praxis laboral, pero esto es España y estamos en el sur de Europa, donde vale casi todo”, ahonda Raúl N. García Agudo.

“En cuanto a precedentes de discriminación por razón de sexo entre integrantes de la plantilla, ya hubo otro caso similar en el centro de Arroyo. Pero es que además se constata que es un hecho recurrente en otras tiendas, como así se desprende de una sentencia de la sala del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC): la empresa IKEA incurrió en discriminación por razón de sexo en una de sus tiendas por adjudicar turnos rotativos a las trabajadoras con reducción de jornada por cuidado de hijo, según fijó la Sala de lo Social del TSJC en sentencia de 8/1/2016, con número de recurso 867/2015”, sostiene el comité en la tienda vallisoletana.

En la actualidad el comité de empresa de IKEA Arroyo está compuesto por 13 personas (8 mujeres y 5 hombres), de las cuales 8 son del sindicato corporativo de la empresa (FETICO) y los otros 5 son de CCOO (3 mujeres, 2 hombres). Durante el proceso de elecciones sindicales la lista de CCOO sufrió innumerables contratiempos, que finalmente fueron denunciadas con sentencias favorables a los intereses de los trabajadores. “De ahí la inquina que sus responsables tienen hacia nuestros representantes sindicales. Y ahora con este nuevo toque de atención por discriminación seguro que no les va hacer ninguna gracia”, subraya la gente de CCOO en el comité.

Precariedad en la contratación

Otro gran problema en esta empresa es el de la precariedad en la contratación, según CCOO. “Nos encontramos con que más de un 80% de los contratos son a tiempo parcial. En IKEA lo habitual son contratos de 12, 16 o 20 horas, siendo los contratos por más de 25 horas excepcionales. Esto genera una gran precariedad salarial, con sueldos por debajo de los 300 €”.

“Ellos lo venden con que de esta forma atiende otras necesidades, pero la realidad es que estos contratos se mantienen durante años así. Resultado, que los/as compañeros/as afectados/as están obligados a pluriemplearse en otros sectores o actividades para poder tener un sueldo razonable que les permita vivir. Este proceder genera a su vez gran tensión entre los trabajadores, pero la Dirección no hace nada para corregirlo”, denuncian los delegados de CCOO en el comité de Ikea.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

1 comentario

  1. Bueno, no solo en Ikea. En Auvasa, los sindicatos (incluido CCOO ), pidieron a la empresa que dificultara o anulara las conciliaciones concedidas y por conceder ( con los criterios que había ), varios trabajadores tuvieron que ir a los tribunales a que les restituyesen sus derechos. Lo sorprendente, es que la empresa no ponía dificultades para conceder las conciliaciones, y eran los sindicatos quienes las dificultaban.