Trabajadores de AUVASA a las puertas del Ayuntamiento de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés
Trabajadores de AUVASA a las puertas del Ayuntamiento de Valladolid. FOTO: Gaspar Francés

La cuenta atrás para alcanzar un acuerdo que ponga fin al conflicto laboral que se vive en Auvasa entra en la recta final. Mañana a las 10 de la mañana está convocada la reunión del Consejo de Administración de la sociedad pública en la que está previsto, a falta de la presentación conjunta de una propuesta alternativa de la parte social, partir la jornada a los trabajadores, lo que supondrá un cambio sustancial de las condiciones de trabajo obligado para dar cumplimiento a la sentencia sobre descansos en la empresa pública.

En la reunión decisiva, sobre la que planea la amenaza de movilizaciones de los trabajadores coincidiendo con la semana de ferias en Valladolid, empresa y trabajadores están obligados a entenderse, tras más de un año de infructuosas negociaciones, si no quieren que finalmente sean los condicionantes de la Ley Montoro los que a la postre condicionen la organización laboral en la empresa de transportes municipal.

Esto es lo que pone de manifiesto el demoledor informe de Intervención que, recogiendo otros (internos y externos) se ha puesto sobre la mesa y deja negro sobre blanco el escaso margen de maniobra que les queda a ambas partes. Las conclusiones del citado documento son determinantes: “El cumplimiento de la sentencia de 25 de septiembre de 2014, manteniendo la jornada continua no sería viable legalmente porque supondría el incumplimiento de la tasa de reposición. El incumplimiento de la tasa de reposición supondría un quebranto a la hacienda local, susceptible de exigir responsabilidad contable (a los miembros del Consejo de Administración, de los que forman parte también los trabajadores, además de representantes de partidos políticos)”.

“El agravamiento del incumplimiento de la regla de gasto requiere un Plan Económico-Financiero, que no se podría financiar con nuevas aportaciones municipales. Por lo que el plan solo podría contener medidas dirigidas a incrementar las tarifas de los usuarios y/o disminución de gastos”, concluye el interventor.

Pese a lo contundente del informe y la falta de propuestas unitarias concretas por parte de los sindicatos del comité de empresa de Auvasa, el concejal de Movilidad, Luis Vélez, todavía ve posible un acuerdo entre las partes que ponga fin a la conflictividad que se vive en el seno de la empresa pública de transportes: “Es posible un acuerdo, sería fácil, pero si hay una parte que no quiere….”, ha señalado esta misma mañana el concejal lamentando que “no parece razonable estar en esta situación después de un año y medio de negociaciones. Espero que los sindicatos estén a la altura de las circunstancias y se busque un acuerdo”.

“No me sorprende el anuncio de las movilizaciones. Yo lo que haría sería llamar a la reflexión para que se pongan de acuerdo entre ellos primero y luego con la empresa para permitirnos cumplir la ley y no perjudicar a los ciudadanos, que son quienes les pagan”, ha comentado Vélez antes de recordar que el presupuesto de Auvasa son 30 millones, de los que 14 pone el Ayuntamiento como subvención directa y que menos del 50% de los ingresos se reciben por tarifas”.

Vélez, además, indica un escollo a mayores que sortear. Los conductores de Auvasa ya han presentado reclamaciones individuales para que se les compense con dinero los descansos contemplados en la sentencia y no disfrutados desde que esta fue firme: alrededor de 2 millones de euros que crecen cada día que no se pone una solución definitiva al conflicto.

El concejal ha lamentado que el proceso de negociación interminable en Auvasa no haya seguido los mismos derroteros que abierto y ya cerrado satisfactoriamente con el servicio de Bomberos. “En el caso de los bomberos plantearon una propuesta inasumible que luego se modificó y se alcanzó un acuerdo que permite mejoras en servicio”, indica Vélez, antes de poner en valor el esfuerzo que hace el Ayuntamiento, por ejemplo, con la modernización de la flota de autobuses al comprar nuevos vehículos.

En caso de que no se llegue a un acuerdo, se iniciará un procedimiento legal tasado, con la creación de una comisión negociadora, para dar trámite al artículo 82.3 del Estatuto de los Trabajadores, en relación a la modificación sustancial de las condiciones de trabajo para la inaplicación temporal del convenio colectivo, en lo referente a los turnos con jornada continuada, sustituyéndoles por turnos con jornadas partidas que no excedan de 6 horas.

“No es una solución que de satisfacción a nadie pero es la única viable. Todavía estamos a tiempo de encontrar una salida pero cada vez es más estrecho el camino”, insiste optimista el concejal.

El interrogante a despejar está claro: ¿Habrá jornada partida en Auvasa y huelga de conductores en plenas fiestas de la ciudad? La respuesta, en la próxima parada del camino que recorre este conflicto, la reunión de mañana del Consejo de Administración de Auvasa.


Contenido relacionado:

Informe completo de Intervención sobre AUVASA

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

2 Comentarios

  1. En la red de transporte urbano, se llama Tasa de Cobertura al porcentaje de los costes de explotación que es financiado por las tarifas. El resto es cubierto mediante subvención pública u otros ingresos.
    Se trata de un parámetro fundamental para determinar la eficiencia de un servicio de transporte. En Europa, este valor oscila entre el 40 y 50%. Con los datos que presenta anualmente el Ayuntamiento, la tasa de cobertura de Auvasa esta en la parte alta de la tabla. No hay que olvidar que quien decide en qué medida es deficitaria la empresa, es el Ayuntamiento. Puesto que es una decisión política el establecer el precio de los distintos tipos de billetes, pases y bonos.
    Auvasa se creó, debido a que la antigua concesionaria del transporte urbano de Valladolid (empresa Carrión), se negó a seguir prestando el servicio con las tarifas que le imponía el Ayuntamiento.
    Por otra parte, a la empresa se le han presentado propuestas y alternativas similares a otras empresas del sector, para encajar el descanso de la media hora al que obliga la sentencia judicial, haciendo esta (la empresa) caso omiso de las mismas. No queda pues, más solución que judicializar la decisión del ayuntamiento, y presentar al juez, las diversas propuestas que se han presentado al ayuntamiento, y que este ha rechazado.

  2. Por otra parte, conviene recordar, que la " buena voluntad " tanto de la empresa como del ayuntamiento, pasa por obligar a trabajar en sus días de descanso a los trabajadores, notificándoles esta medida por carta y con 24 horas de antelación. Medida que ha sido recurrida ante la inspección de trabajo y ante la que se está a la espera de una resolución por parte de la misma. No contento con eso, la empresa propone en la negociación del nuevo convenio, la disponibilidad de 12 días al año por parte de todos los trabajadores, para cubrir bajas del servicio, sin contraprestación ninguna. Todo un chollo (para la empresa).

Comments are closed.