Sindicalistas a las puertas de la Estación de Valladolid - Campo Grande. FOTO: Jorge Ovelleiro
Sindicalistas a las puertas de la Estación de Valladolid - Campo Grande. FOTO: Jorge Ovelleiro

Agotadas todas las vías de negociación, los plazos marcados por la Sección Sindical del Sector Ferroviario y la paciencia derivada de la buena voluntad negociadora, dando cumplimiento al mandato de la afiliación, CGT ha convocado una huelga de 23 horas para el día 28 de julio en las empresas Adif y Renfe.

Las razones que les han llevado a la convocatoria de esta huelga no son nuevas y están en la mente de todos los trabajadores, son reivindicaciones colectivas que no encuentran respuesta por parte de las distintas Direcciones de Renfe y Adif, generando mucha incertidumbre dentro del colectivo ferroviario ante la falta de futuro de las propias empresas, poniendo en entredicho la continuidad del ferrocarril como servicio público. Entre otras cuestiones, exigen soluciones en materia de empleo y la calidad del mismo, compromisos que garanticen el servicio público del ferrocarril, frenar las continuas externalizaciones de las cargas de trabajo, plantear “salidas” dignas de las empresas a los trabajadores a través de jubilaciones por contrato de relevo y el reconocimiento de la “penosidad” a aquellos colectivos que no la tienen, y recuperar el poder adquisitivo perdido en los últimos años.

La falta de respuesta por parte de dichas empresas también se refleja en los hechos, como por ejemplo, para el ámbito de Valladolid, el reciente rechazo de Renfe (al dictado de Fomento) de no implantar un servicio ferroviario de Cercanías en la única zona de Castilla y León que aún mantiene un índice de población aceptable: entre Palencia y Medina del Campo, alegando Renfe que los trenes que hay actualmente son suficientes. “A la vez que quien gobierna cuestiona lo que llaman las Obligaciones de Servicio Público (OSP), que no es otro que el ferrocarril publico y social con más de 400 millones de viajeros, podrían ser más, al mantener cerradas líneas, en Castilla y León casi la mitad de las que hay (Ariza, Ruta de la Plata, Directo Madrid-Aranda-Burgos, ...) que por baja población no llenan trenes, pero tienen derecho a disponer de servicio ferroviario si por su localidad pasan vías, además, ya amortizadas, al gobierno no le importa crear ciudadanía de 2a y alentar la despoblación, porque sólo mira al #AVEderroche, del que si se hiciera un estudio serio estaría menos justificado socialmente y hasta económicamente”, denuncian desde CGT-Valladolid.

El personal preparado y con derechos sigue mermando y han aumentando las contratas de empleo precario, buscando economizar a costa de peores condiciones laborales: “Esa precariedad también ha entrado en Renfe y Adif, donde la falta de promoción es patente y las prejubilaciones no se reponen o si se lo hacen, además de insuficiente, incluye rebaja salarial. Al nuevo taller de Renfe en Valladolid, pese a las nuevas incorporaciones, iremos menos que cuando anunciaron las primeras fechas de traslado, pues se han prejubilado bastantes más que las exiguas incorporaciones. No están generando empleo sino aumento de precariedad. La milonga política de un nuevo taller de 1.000 puestos de trabajo es reírse de la gente y crear expectativas que nunca se darán si se mantiene la actual sintonía de las empresas y del gobierno, de no revertir en el empleo y en las condiciones laborales las anunciadas supuestas mejorías económicas”, empresa la sección sindical ferroviaria.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios