María Sánchez, concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad, y Manuel Saravia. concejal de Urbanismo.
María Sánchez, concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad, y Manuel Saravia. concejal de Urbanismo.

La concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Valladolid, María Sánchez, dio a conocer hoy las consecuencias que para los parques y jardines del municipio tiene la Instrucción de la Confederación Hidrográfica del Duero que suspende desde el pasado lunes el riego de las zonas verdes de la ciudad que beben del río Pisuerga y Canal del Duero.

La concejala ha mantenido esta mañana una reunión con el Comisario de Aguas para ampliar la información, durante la que ha recabado el visto bueno de la CHD para que se permita regar, en la zona afectada, de forma excepcional, en caso de riesgo de incendio y por motivos de salubridad,por ejemplo, en los jardines de la Playa de las Moreras durante las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo.

Valladolid capital, explicó Sánchez, tiene 500 hectáreas de zonas verdes, de las que, restando caminos y zonas no regables, quedarían 300. De esas 300, estarán afectadas por la medida adoptada por la Confederación 216, todas las que se riegan con agua del Pisuerga, un ámbito "enorme", dijo.

Exceptuadas, en el mapa que mostró la concejala, están las pequeñas zonas que se riegan con agua potable y las que utilizan agua del Canal. En este sentido, la responsable de Medio Ambiente del Ayuntamiento lamentó que, precisamente Valladolid, que riega el 80% con agua no potable, -más lógico desde el punto de vista medioambiental-, se vea más afectada que otras ciudades que riegan con agua potable, en estos casos de prolongada sequía.

Según señaló la concejala, Valladolid no había sufrido una sequía tan extrema desde finales de los años 80, y deseó que llueva lo antes posible,de modo que la situación se corrija de forma natural, ya que no afecta sólo a los cultivos de la provincia, sino que también empieza a inquietar a los parques y jardines de la ciudad.

No hay comentarios