Imagen de la denuncia.
Imagen de la denuncia.

Karima, Arantxa, una amiga y todos sus hijos difícilmente van ha olvidar el día de piscina que un vigilante de seguridad de la empresa Eulen les aguó ayer. Han denunciado su actuación por intentar obligarles a desvestirse y permanecer en traje de baño si querían estar en el césped de la piscina municipal de Rondilla, a pesar de que ninguna normativa ni regional ni local lo exige.

“Os quitáis la ropa u os invito a abandonar el recinto. Y si no, llamo a la policía”, les espetó el vigilante, según consta en la denuncia presentada ante la Fundación Municipal de Deportes y que ya está siendo investigada por la Concejalía de Deportes.

Las denunciantes relatan en las redes sociales cómo se desarrollaron los acontecimientos.

“Nosotras, Karima y Arantxa, junto a otra amiga estábamos con nuestros hijos e hijas en el césped cuando un guarda de seguridad de la empresa Eulen vino a decir que Karima y la otra amiga, también musulmana, no podían estar vestidas: “os quitáis la ropa u os invito a abandonar el recinto. Y si no, llamo a la policía”. En ese momento, como es habitual en esa piscina, había más gente vestida en el césped. Previamente, se había acercado a un grupo cercano a decir a una mujer que se desvistiera ante el estupor de ésta: “pero si vengo todos los días y nunca nadie me ha dicho nada”. La respuesta del vigilante, sabiendo que le estábamos mirando y escuchando: “es igual que si veo a una mora, le digo que no puede estar vestida”; y a continuación vino a por nosotras.

Al rato el susodicho se presentó con dos agentes de la policía municipal, que pidieron la documentación a Karima y a la otra musulmana. Al preguntarles por qué a Arantxa no le pedían la documentación su respuesta fue: “tú no estás vestida”. Estaba vestida, a lo que respondieron: “te has vestido para provocar porque sabíais que íbamos a venir”. Al recriminarles lo que estaba pasando, soportamos argumentos como: “estamos en España”, “esto no es racismo, si yo te dijera lo que es racismo…”

Nadie supo decirnos qué ordenanza o normativa recoge esa norma, y no pudieron echarnos. Nos quedamos hasta que nos dio la gana, vistiéndonos y desvistiéndonos en el césped cuando nos apeteció, y a la salida presentamos una reclamación formal a la Fundación Municipal de Deportes.

Tenemos mucha rabia. Y estos episodios de odio no pueden quedar impunes”.

El concejal de Deportes, Alberto Bustos, que ya ayer anunciaba en sus redes sociales que “si se comprueba que se ha producido un acto racista o un abuso de autoridad, no se va a consentir”, ha pedido esta mañana explicaciones a la empresa Eulen concesionaria del servicio y pedido información al socorrista que en ese momento estaba en la instalación.

“Si todo ha sucedido como se cuenta en esa denuncia, está claro, al menos, que hay una mala interpretación de la normativa municipal y regional. No está prohibido permanecer vestido en la zona de césped de las piscinas municipales. Vamos a recopilar toda la información y, si confirmamos que esta denuncia es cierta, no vamos a consentirlo y tomaríamos todas las medidas necesarias”, ha explicado el concejal.

últimoCero ha contactado con las denunciantes que, por el momento, prefieren no hacer declaraciones, más allá de lo difundido por las redes sociales.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios