La Jefa de la Policía Municipal, Julia González y el concejal de Seguridad, Luis Vélez, en la presentación de la memoria.
La Jefa de la Policía Municipal, Julia González y el concejal de Seguridad, Luis Vélez, en la presentación de la memoria.

El descontento en el seno de la Policía Municipal de Valladolid está a punto de convertirse en movilización. El sindicato Profesional de Policías Municipales de Castilla y León, a través de un comunicado público, manifiesta su indignación por “la falta de consideración del gobierno encabezado por el PSOE en el ayuntamiento de Valladolid hacia su policía municipal”. “Han transcurrido más de dos años de mandato desde que “ganaran” las últimas elecciones municipales y el balance respecto a la policía, sigue siendo el mismo que cuando gobernaba el anterior alcalde Francisco Javier León de la Riva: negativo”, resumen.

Como exponente de esta indiferencia señalan “la denuncia que el pasado enero de 2016 expresaron 73 agentes de las unidades de motoristas y patrullas en los medios de comunicación, en la que se quejaban de los cuadrantes penosos de trabajo que sufrían, incompatibles con la conciliación familiar, a lo que el alcalde Óscar Puente respondía con que se le concediera un poco más de tiempo para resolver el problema, ofreciéndose finalmente como solución una variación que ha supuesto una mejoría insignificante, que sigue siendo insatisfactoria para la mayoría, manteniéndose el problema y el agravio con respecto al resto de unidades del Cuerpo”.

“Pero estas diferencias internas se acrecientan si se comparan con el resto de servicios municipales como bomberos y conductores de Auvasa, gozando éstos de cuadrantes que contienen muchos más descansos y retribuciones muy superiores, cuando nuestra labor diaria como agentes de la autoridad exige una mayor responsabilidad y, en los momentos actuales, una mayor exposición de riesgo”, añaden.

Esta situación laboral de los policías municipales de Valladolid “contrasta también con las policías locales del alfoz y el resto de las policías de Castilla y León y de toda España, tanto en cuadrantes como en retribuciones teniendo un complemento de destino, nivel 15, el más bajo de la nación. Este agravio también se constata con los funcionarios administrativos del mismo Ayuntamiento que perteneciendo igualmente al grupo C1, éstos tienen el nivel 18”, indican.

El sindicato policial también considera necesario “resaltar el incremento de actuaciones policiales tanto por la falta de 50 vacantes por jubilación no cubiertas y por la evidente escasez de policías del Cuerpo Nacional de Policía en la calle, como por el considerable aumento de llamadas de urgencia por parte de los ciudadanos a través del 112 que han acumulado notablemente la carga de trabajo operativa, asumiendo la Policía Municipal involuntariamente el protagonismo de la seguridad ciudadana en nuestra ciudad”.

Si es verdad que la gravedad de la situación actual es heredada del equipo anterior, no es menos cierto que en el transcurso de estos dos años y medio hemos observado una notoria incapacidad de resolución de los problemas por parte de este ejecutivo, en especial de su responsable Luis Vélez, sin que se haya implementado un plan estratégico de actuación sobre la estructura policial que la haga más eficaz y eficiente, enfocando políticamente su actuación en la simple mejora de medios materiales con la renovación parcial del parque móvil y la dotación incompleta de chalecos de seguridad”, opinan antes de proponer al ejecutivo local “que se adopten las medidas necesarias para eliminar los agravios aludidos, y así lograr la motivación necesaria para que nuestro colectivo se implique más en su trabajo diario, aumentando su rendimiento policial”. “Si no, nos veremos obligados a emprender las medidas de presión necesarias con el fin de dar respuesta al malestar general generado en nuestra plantilla policial”, advierten.

El concejal de Seguridad, Luis Vélez, ha respondido a esta demandas asegurando que este equipò de Gobierno “ha hecho en dos años lo que otros no hicieron en décadas” y ha puesto en valor la compra de nuevos vehículos, la adquisición de chalecos antibalas.

Sobre los aumentos retributivos que se reclaman, Vélez ha apuntado que la mesa de negociación es el lugar adecuado para su abordaje, dejando claro que cualquier actuación municipal está condicionada por la Ley Montoro.

No hay comentarios