Bermejo en un momento de su intervención. FOTOS: Gaspar Francés
El portavoz del PP, Martínez Bermejo en una intervención en un pleno. FOTOS: Gaspar Francés

El PP ha intentado hoy meter miedo a los jubilados de la ciudad con las nuevas tasas del agua que se congelan, asegurando que la propuesta de Tasa del Agua para 2018, presentada esta mañana en la Sociedad Pública, elimina el derecho a los pensionistas mayores de 65 años de pedir la bonificación del 50% precio del agua. Una interpretación interesada y parcial que nada tiene que ver con la realidad, ya que las nuevas bonificaciones aprobadas, siguiendo los criterios de la propia Intervención municipal, triplican el número de posibles beneficiarios.

El PP, que “anima a todos los jubilados mayores de 65 años que formen parte de una unidad familiar de una o dos personas, que vayan a solicitar la bonificación de la tasa en 50% antes de que el tripartito de Puente la quite para el año 2018”, ha obviado que “hasta el momento, el precio público establecía una bonificación del 50% a la que podían acogerse exclusivamente las personas pensionistas mayores de 65 años, siempre que constituyeran una unidad familiar de una o dos personas y contasen con consumo individualizado”.

Tal y como determina un informe del interventor General del Ayuntamiento elaborado en marzo de 2017, tras la recuperación de la gestión pública del agua por parte del Consistorio y el paso de precio público a tasa, “este criterio dejaría de adecuarse a la legalidad vigente, que establece que las bonificaciones en las tasas de servicios públicos deben responder exclusivamente a criterios de capacidad económica, conforme al principio de redistribución de la renta consagrado en la Constitución”.

La nueva bonificación, además de pasar a obedecer a los principios de equidad y justicia redistributiva, triplica el número de posibles solicitantes y aumenta el porcentaje de bonificación de las cuotas para las unidades familiares con ingresos inferiores al 100 % del IPREM. Así, si en 2016 se registraron 652 solicitantes de la bonificación, se estima que en 2017 puedan acogerse a la misma unas 1956 unidades familiares. El porcentaje de bonificación, anteriormente establecido en el 50 % para pensionistas, pasa a ser del 75 % para las mencionadas unidades familiares.

El importe anual bonificado para solicitantes con ingresos menores al 100 % del IPREM será de 56.039 euros, lo que supondría, en caso de registrarse los 1.956 solicitantes estimados, una bonificación de 28,6 euros/año. El importe anual para familias numerosas, por su parte, será de 20.517 euros, que supondría una bonificación de 27,3 euros para las 750 familias numerosas estimadas. El importe anual bonificado previsto, por tanto, asciende a un total de 76.557 euros.

La concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad y presidenta de la EPEL Agua de Valladolid, María Sánchez, ha señalado: “Con esta tasa pasamos a bonificar a las familias con criterios objetivos de renta, de manera que paguen menos por consumir agua las familias que menos ingresos tienen. Si anteriormente una persona jubilada con altos ingresos podía solicitar esta bonificación por el mero hecho de ser pensionista, la nueva tasa se asegura de que solo puedan beneficiarse de una factura más barata las familias que realmente poseen bajos ingresos, independientemente de su edad o de que cobren o no una pensión, y además triplicamos el número de posibles beneficiarios. La nueva tasa no solo se ajusta a la ley para responder al principio de justicia redistributiva, sino que además supondrá una factura del agua más barata para muchas más familias que realmente lo necesitan”.

Preguntada por la situación en que quedan las personas pensionistas, Sánchez ha aclarado: “En Valladolid hay aproximadamente 87.000 pensionistas, de los cuales 70.000 son mayores de 65 años. De estos posibles beneficiarios de la bonificación, en 2016 solo la pidieron 652, menos del 1 %. Es importante destacar que estas personas se beneficiaron de la bonificación con independencia de sus ingresos. Con la nueva tasa, todas las personas, pensionistas o no, que se ajusten a los criterios de renta (entre ellos, todos los jubilados que no lleguen al 100 % del IPREM, que se estima que será la mayoría de esos 652) podrán beneficiarse de esta bonificación. Por tanto, a los pensionistas que cumplan con los criterios de renta se suman este año cientos de familias con escasos recursos que antes no tenían ningún tipo de bonificación y ahora podrán beneficiarse de un descuento que pasa del 50 % al 75 %. Estamos demostrando que, con unas políticas verdaderamente redistributivas, podemos lograr una factura del agua más barata para el triple de familias y asegurarnos de que se benefician de ella quienes realmente cuentan con menos recursos”.


Contenido relacionado:

Informe del interventor General del Ayuntamiento elaborado en marzo de 2017 sobre las tasas del agua

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios