Miguel Ángel Ceballos, de Ecologistas en Acción. Foto: úC
Miguel Ángel Ceballos, de Ecologistas en Acción. Foto: úC

Con los datos proporcionados por el Ayuntamiento de Valladolid y la Junta de Castilla y León, Ecologistas en Acción ha podido comprobar que sendas estaciones de control de la contaminación atmosférica ubicadas en la aglomeración de Valladolid y en la zona de la Montaña Sur de Castilla y León ya han superado durante 2017 el valor objetivo para la protección de la salud establecido por la normativa española, para el ozono troposférico.

Dicho valor objetivo está fijado en 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, medidos en periodos de 8 horas, y no deberá superarse más de 25 días al año, como media de tres años consecutivos. Por su lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no superar ningún día la concentración octohoraria de 100 microgramos por metro cúbico.

El ozono troposférico, también conocido como ozono “malo” por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.

Por inhalación, provoca un incremento de los riesgos de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares, afectando especialmente a los niños y niñas, las personas mayores, las mujeres embarazadas y las personas que padecen enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

La Agencia Europea de Medio Ambiente estima en 1.800 las muertes prematuras ocasionadas anualmente por el ozono troposférico en España. Dos terceras partes de los cultivos y buena parte de los bosques y espacios naturales soportan niveles de ozono que dañan la vegetación.

A punto de finalizar el verano, el periodo con más riesgo de formación de este contaminante atmosférico, las estaciones de medición de Renault (Valladolid) y Segovia acumulan respectivamente 30 y 28 días al año por encima de objetivo legal, en el periodo 2015-2017. Si atendemos a la recomendación de la OMS, la mala calidad del aire se ha extendido en ambas estaciones a 93 y 104 días en lo que llevamos de año, la mitad de la primavera y el verano.

Además, en la zona Sur y Este de Castilla y León, también se ha incumplido el valor objetivo para la protección de la vegetación establecido por la normativa española para el mismo contaminante, al haberse desbordado en las estaciones de El Maíllo (Salamanca) y Muriel de la Fuente (Soria), en el periodo 2013-2017.

De esta forma, los más de 600.000 habitantes del área metropolitana de Valladolid y el Sur de Castilla y León (con parte de las provincias de Ávila, Salamanca, Segovia y Soria) y una quinta parte del territorio regional, se encuentran expuestos a niveles de contaminación que dañan la salud y el medio ambiente, por encima de lo que admite la legislación. No obstante, la Junta de Castilla y León se sigue negando a elaborar los preceptivos Planes de Mejora de la Calidad del Aire, que diagnostiquen las causas del problema y adopten soluciones al mismo, alegando que es un tema de difícil solución y que en todo caso, debe ser abordado por el Ministerio de Medio Ambiente.

En este sentido, los Ayuntamientos de Laguna de Duero y de Valladolid han solicitado sin éxito al Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, la elaboración de un Plan de Mejora de la Calidad del Aire para toda la aglomeración vallisoletana, que incluye asimismo los municipios de Arroyo de la Encomienda, La Cistérniga, Fuensaldaña. Renedo, Santovenia de Pisuerga y Zaratán.

Por su parte, Ecologistas en Acción ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que obligue a la Junta a cumplir con su obligación legal y moral de proteger la salud de los cientos de miles de castellanos y leoneses afectados por la contaminación atmosférica, en un procedimiento judicial pionero en esta materia en España, visto para sentencia. La semana pasada el Tribunal Supremo holandés ha instado al Gobierno de ese país a adoptar planes y medidas eficaces de calidad del aire, marcando el camino que deberá seguir también España.

La negligencia de las autoridades regionales contrasta con las medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Valladolid, que frente al episodio de elevada contaminación por ozono de mediados del mes de junio restringió la circulación de vehículos por el centro urbano durante tres días consecutivos, hasta que mejoró la situación, y el viernes 22 de septiembre volverá a cortar el tráfico en esta área de la ciudad con motivo del Día Europeo sin Coches. Medidas insuficientes para resolver el problema, pero que demuestran un positivo cambio de actitud.

Sobre la problemática de la calidad del aire en Valladolid y Castilla y León, estos viernes y sábado 15 y 16 de septiembre tendrá lugar una Jornada pública en el Museo Patio Herreriano, dando inicio a la Semana Europea de la Movilidad, con la participación de diversos expertos y responsables políticos de las ciudades de Barcelona, Madrid, Pontevedra y Valladolid, y de la Junta de Castilla y León.

Tras la apertura del encuentro el viernes a las 5 de la tarde por el responsable estatal de la campaña de ozono de Ecologistas en Acción y el Jefe del Servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, exponiendo la situación actual, informará sobre los efectos de la contaminación en la salud Mario Cárdaba, médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, que presentará los resultados de su tesis doctoral sobre la carga de enfermedad por contaminación atmosférica debida a partículas y ozono en la ciudad de Valladolid.

La Jornada del viernes se cerrará con una mesa redonda sobre las posibles soluciones, a la que asistirán el Concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid, el Jefe de Servicio de Prevención Ambiental de la Junta de Castilla y León, la Presidenta de la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid y un representante de Ecologistas en Acción, moderada por el periodista José María Francisco.

La sesión del sábado por la mañana estará dedicada a la contribución de las políticas de movilidad alternativa a la mejora de la calidad del aire en España. Tras evaluar los planes de movilidad urbana desarrollados en nuestro país en la última década, por parte de Pilar Vega, experta de la Universidad Complutense de Madrid, expondrán sus experiencias en movilidad sostenible la Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Pontevedra, la portavoz de la Plataforma por la Calidad del Aire de Barcelona, la Directora General de Sostenibilidad del Ayuntamiento de Madrid y la Concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios