En el centro, el Secretario General de UnionGC en Castilla y León, Marcelino García Bermúdez.
En el centro, el Secretario General de UnionGC en Castilla y León, Marcelino García Bermúdez.

Podrían haber convocado una rueda de prensa para hablar “de la falta de chalecos antibala de dotación individual, de la antigüedad de los vehículos, de la situación ruinosa de los cuarteles, de la falta de facilidades para conciliar la vida familiar o laboral, y, por supuesto, de la precariedad económica, de su falta de equiparación salarial con otros cuerpos de seguridad, o del Código Penal Militar al que se ven sometidos”, pero en esta ocasión ha tocado denunciar la falta de efectivos.

La Unión de Guardias Civiles ha denunciado hoy la “precariedad” de este cuerpo en Castilla y León y la “preocupante situación de la seguridad” en la Comunidad Autónoma por la falta de agentes. “La media es de menos de 3 guardias civiles por municipio”, advierte el Secretario General de UnionGC en Castilla y León, Marcelino García Bermúdez, al tiempo que pide a los responsables políticos municipales, regionales y autonómicos, “que exijan la presencia de la Guardia Civil en número suficiente para que sus vecinos estén protegidos”.

En un momento en que “la preocupación por la seguridad y la amenaza yihadista es uno de los motivos principales de inquietud para la ciudadanía, parece que a los únicos que no les preocupa, al menos lo suficiente, es al Ministerio de Interior y a la Dirección General de la Guardia Civil”, lamenta García Bermúdez.

Según ha detallado, en base a los propios datos de la Dirección de la Guardia Civil, en enero de 2013 había en Castilla y León cerca de 7.000 efectivos, en enero de este año el número de agentes había descendido a 6.500. “Una cifra que en este momento, con jubilaciones, bajas y, lamentablemente, fallecimientos, será incluso menor”, explica el Secretario de UnionGC, subrayando que “en solo cuatro años se han perdido medio millar de guardias civiles en Castilla y León”.

“Un dato aún más alarmante si se tiene en cuenta que esos 6.500 guardias civiles velan por la seguridad en 2.248 municipios, lo que da una media de menos de tres agentes por municipio. ¿Realmente alguien puede pensar que eso es preocuparse por la seguridad?, en UnionGC pensamos que no”, señalan.

García Bermúdez ha ofrecido más datos que reflejan la preocupante situación de la Benemérita. “En Castilla y León hay 276 puestos de Seguridad Ciudadana, unos pocos cerrados y la inmensa mayoría con menos de la mitad de personal prestando servicio”, lo que para UnionGC no ofrece suficientes garantías de seguridad a la ciudadanía.

El despliegue actual de la Guardia Civil en la Comunidad Autónoma está “obsoleto” y es necesario “reestructurarlo” para optimizar la escasa plantilla. “Hoy en día no es necesario un cuartel cada 15 o 20 kilómetros; en UnionGC vemos necesario un cuartel en la cabecera de la comarca, con personal y medios suficientes que pueda ofrecer un servicio de calidad a los ciudadanos y esté abierto y con patrullas en la calle 24 horas al día”, valora.

“Si algo hemos aprendido en las últimas semanas, y lo hemos hecho a costa de dolor y vidas, es que nadie estamos libres de la amenaza yihadista, que cualquier localidad de España puede ser el objetivo de los terroristas para sembrar el horror”, recuerdan desde UnionGC y se preguntan si con esas cifras se puede decir que Castilla y León está preparada para “prevenir y hacer frente a la amenaza yihadista”. Su respuesta es “no”.

La falta de agentes se traduce en todos los campos. Hace unos días UnionGC denunciaba en Soria que la Dirección General de la Guardia Civil utiliza las denominadas “patrullas combinadas” (formadas por agentes de diferentes puestos, a veces distantes hasta 70 kilómetros) como subterfugio de lo que se acaba convirtiendo en “patrullas unipersonales” (uno de los agentes recorre muchos kilómetros solo desde que deja o recoge a su compañero), no permitidas por el riesgo que suponen. El accidente sufrido por un guardia civil en Soria de madrugada cuando, después de siete horas de servicio, regresaba a su destino tras dejar a su compañero en el puesto, ha activado de nuevo las alarmas sobre esta situación.

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios