Momento de la charla en el Centro Cívico Delicias. FOTO: Jorge Ovelleiro
Momento de la charla en el Centro Cívico Delicias. FOTO: Jorge Ovelleiro

Orosia Castán, del Grupo Verdad y Justicia, respondió a varias preguntas relacionadas con la represión franquista en Valladolid. En su charla -'Valladolid 1936, la infancia robada'- pronunciada en el Centro Cívico Delicias, donde se puede visitar la exposición 'Los Niños de la Guerra cuentan su vida, cuenta tu historia'.

La historiadora Orosia Castán dedicó una parte de su charla a analizar tres instituciones que "imprimieron carácter" en los primeros años del franquismo: El Hospicio, el Auxilio Social y el Colegio Cristo Rey.

"En las tres instituciones se cometieron toda clase de abusos, se robaron niños, se infligieron heridas incurables a la generación de nuestros padres que se han ido sin contar lo que allí sufrieron y sin recibir una reparación", manifestó la historiadora.

"A punto de acabar 2017", añadió Orosia Castán, "seguimos con la laureada en el escudo de la ciudad por culpa del PSOE al que pertenecían la mayoría de las víctimas que están en las cunetas".

No fue la única referencia a la actualidad local [ayer PSOE, PP y Ciudadanos rechazaron retirar la cruz laureada de San Fernando concedida por Franco e incorporada al escudo de Valladolid]. Orosia también habló del cura Mariano Miguel López, cuyo nombre, en una calle lateral a la iglesia de las Delicias, será sustituido por el de Celtas Cortos, según anunció el alcalde Óscar Puente en el Pleno en el que se desestimó la moción de Valladolid Toma la Palabra y Valladolid Sí se Puede para 'limpiar' la sangre del escudo de la ciudad.

"He oído decir que pocos saben quién fue el Mariano Miguel López, que para qué retirar su nombre del callejero, etc. Ese cura fue denunciante directo de muchos vecinos de Delicias, que llegó a quemar la iglesia para inculpar a los rojos del incendio, que iba todos los días al Gobierno civil con la pistola a la cintura y una relación de vecinos... Hasta los guardias decían al verle llegar: 'Otra vez aquí, pero no se cansa nunca...'. Ese cura, que ordenó asesinar a muchos de sus vecinos, tiene todavía hoy una calle en Valladolid", denunció Castán.

Otros religiosos de los que habló la historiadora fueron el Padre Cid y el Padre Pérez del Pulgar, los dos jesuítas. "El primero fue fundador de Cristo Rey, la joya de la corona en le reeducación. Valladolid tendrá que saber cuáles son los orígenes y trayectoria del citado colegio", dijo Orosia Castán.

Orosia Castán en momento de su charla. FOTO: Jorge Ovelleiro
Orosia Castán en momento de su charla. FOTO: Jorge Ovelleiro

"El Padre Cid era el confesor de los condenados a muerte, a los que hacia tragar la doctrina católica, como hizo con Federico Landrove (hijo). Era un cura sádico, el típico piscópata, que iba de paisano por la noche buscando carroña, también con la pistola al cinto. Al acabar la Guerra se dedicó a recoger a los hijos de los asesinados para reeducarlos. Primero logró que le cedieran la Casa Social Católica, donde abrió un colegio. En el año 42 tenía 200 niños. Una señora le donó un chalé en la avenida de Gijón [donde está hoy el Colegio Cristo Rey], que se levantó con mano esclava de la cárcel. Allí se enseñaba el catecismo del Padre Astete y mucha política impartida por falangistas. Los niños, luego, eran utilizados para realizar diferentes tareas, como limpiar las fincas de los ricos de la provincia...", narró Orosia Castán, quien también relató testimonios de ingresados en el Hospicio y usuarios del Auxilio Social, fundado por Mercedes Sanz Bachiller, esposa de Onésimo Redondo.

Orosia Castán comenzó su charla haciendo una descripción de la situación educativa antes de la República y de los logros conseguidos gracias, entre otros, al alcalde Antonio García Quintana, que sería fusilado en las graveras de San Isidro en 1937. En Valladolid, dijo, fueron fusiladas 400 personas y hubo 3.000 asesinatos extrajudiciales.

También la historiadora, en el coloquio, hizo una serie de reflexiones sobre las dificultades a la hora de realizar su profesión, al tiempo qu defendió los testimonios orales, no admitidos en la historiografía.

"Es una coartada más para que no salga la verdad. El Estado español es el gran culpable, con la ayuda de los partidos políticos que todos sabemos. El Estado quiere seguir escaqueándose cuando tiene la obligación de buscar la verdad y nosotros el derecho a conocerla. Lo que está pasando en España no tiene ni pies ni cabeza. Sin verdad no hay justicia, sin justicia como va a haber reparación. El Estado cifra todo en que las generaciones vayan desapareciendo y nadie sepa quién era Mariano Miguel López o el Padre Cid", remató en su charla Orosia Castán.

La historiadora Mirta Núñez Díaz-Balart inauguró el pasado día 2 el ciclo de conferencias organizadas con motivo de la exposición 'Los niños de la guerra cuentan su vida, cuentan tu historia', con una charla en la Casa de las Palabras sobre 'La infancia, terreno abonado para el adoctrinamiento franquista'. Hoy ha sido el turno de Orosia Castán y el  próximo día 11, en Delicias, intervendrá Dolores Cabra, secretaria general de Archivo Guerra y Exilio (AGE).

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios