Caseta medidora de la contaminación en Valladolid.
Caseta medidora de la contaminación en Valladolid.

Ayer jueves 5 de octubre se dispararon las concentraciones de dióxido de
nitrógeno (NO2), en el aire de Valladolid, hasta superar el valor límite
horario establecido por la legislación y la Organización Mundial de la
Salud, lo que obliga a activar la Situación de Aviso del Plan de Acción por
contaminación del aire urbano aprobado este año por el Ayuntamiento, denuncia Ecologistas en Acción.

Así, en la estación de control de la contaminación de Arco de Ladrillo se
alcanzaron entre las 7 y a las 8 de la tarde 213 microgramos por metro
cúbico, por encima de los 200 microgramos por metro cúbico que establece el
Plan de Acción municipal para activar la Situación 2 o de Aviso. Ya el
miércoles por la tarde se registraron en la misma estación y a la misma hora
156 microgramos por metro cúbico, anticipando lo que podría ocurrir al día
siguiente.

La activación de la Situación de Aviso debió provocar ayer por la tarde,
además de la difusión de información a la población, la programación del
cierre al tráfico del casco histórico, la limitación de la velocidad en las
vías de acceso a la ciudad y el refuerzo del transporte público y el sistema
municipal de préstamo de bicicletas (Vallabici), entre otras medidas.

No obstante, "el Ayuntamiento de Valladolid no ha activado ninguna de las
medidas previstas y ni siquiera ha informado a la población especialmente
sensible (niños, mayores, mujeres embarazadas y personas con enfermedades
respiratorias y cardiovasculares) del riesgo de la contaminación para su
salud. En una situación similar, en junio de este año, el Ayuntamiento sí
advirtió del problema y limitó la circulación de vehículos durante tres días
consecutivos", denuncia Ecologistas.

La responsabilidad de esta elevada contaminación corresponde, en la actual
situación de gran estabilidad atmosférica, al tráfico urbano que utiliza
combustibles sucios, en especial los vehículos diésel, disparando las
emisiones de dióxido de nitrógeno en la atmósfera ante la pasividad de las
autoridades locales y autonómicas. De hecho, tampoco la Junta de Castilla y
León ha informado a la población sobre el riesgo sanitario de esta
situación.

Ante esta omisión, Ecologistas en Acción pide al Ayuntamiento de Valladolid
que proceda a activar las medidas legalmente previstas en cuanto sea
posible, asegurando una reducción significativa del tráfico que circule hoy
viernes por la tarde y hasta que sea necesario, teniendo en cuenta la
previsión de mantenimiento de la situación anticiclónica durante el fin de
semana y la próxima semana, con tiempo despejado y sin viento.

Asimismo, los ecologistas consideran que debe analizarse el fallo del
protocolo de activación del Plan de Acción, mejorando la coordinación de las
actuaciones de la Alcaldía, las concejalías de Medio Ambiente y de Seguridad
y Movilidad y el Gabinete de Información.

El dióxido de nitrógeno es muy reactivo y al inhalarse afecta a los tramos
más profundos de los pulmones, inhibiendo algunas funciones de los mismos,
como la respuesta inmunológica, produciendo una merma de la resistencia a
las infecciones. Los niños y asmáticos son los más afectados por exposición
a concentraciones agudas como las registradas ayer, aumentando el número de
ingresos hospitalarios por causas respiratorias y cardiovasculares.

La contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno es responsable de
4.300 fallecimientos prematuros anuales en España, según el último informe
sobre la calidad del aire publicado por la Agencia Europea de Medio
Ambiente, en base a las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud
(OMS).

No hay comentarios