El concejal de Urbanismo y una técnico municipal en la presentación del PGOU a los colegios profesionales.
El concejal de Urbanismo y una técnico municipal en la presentación del PGOU a los colegios profesionales.

El mismo día que el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha dado a conocer el nuevo Plan General de Ordenación Urbana a los representantes de los distintos colegios profesionales, la Asociación Cultural Ciudad Sostenible ha solicitado que se habilite un segundo plazo de alegaciones para que el nuevo documento no ‘asuma’ el Plan Rogers y la integración ferroviaria a la vez.

En el escrito de alegaciones presentado hoy por el colectivo al que ha tenido acceso últimoCero, además de la “apertura de un nuevo periodo de información pública”, se pide la “subsanación de deficiencias” con “la derogación del Plan Rogers y el establecimiento de determinaciones de ordenación general totalmente nuevas, vinculantes para el ulterior desarrollo del planeamiento”. Y además, se plantea la “revisión del acuerdo de suspensión de licencias”, que precisamente no opera en el suelo del Plan Rogers y que “se incluyan los aprovechamientos urbanísticos de la nueva ordenación en el sistema de cálculo para la adscripción de Sistemas Generales (compensaciones para la ciudad) a los sectores de suelo urbano no consolidado, participando, en su caso, en la imputación de cargas”.

Según se explica en el escrito de alegaciones de Ciudad Sostenible, “ni en la Memoria ni en la Normativa existe un relato claro de las modificaciones introducidas por la Revisión en el Plan Rogers, pero haberlas las hay, lo que en todo caso y a la vista del artículo 109 RUCYL hace imposible su consideración (la del Plan Rogers) como ‘planeamiento asumido’, con todas las consecuencias”.

Para el colectivo “la Revisión del Plan General contempla el ámbito del Plan Rogers como de ‘regeneración urbana’, lo que directamente implica la modificación del régimen urbanístico vigente en el Plan Rogers (reducción de cargas, ampliación de derechos, disminución al 5% del aprovechamiento municipal, etc.)”.

Además, apuntan que la revisión del PGOU “contempla en su Estudio Económico los costes de los pasos de integración que sustituirán al soterramiento en el Plan Rogers, lo que implica la desaparición de la superposición de calificaciones urbanísticas del pasillo ferroviario, la desaparición del complejo inmobiliario urbanístico que permitía el corredor sostenible equipado municipal por encima de las vías en el Plan Rogers”.

“En la nueva alternativa de ‘integración permeable ferrocarril-ciudad’ que se baraja en el Convenio ratificado por el pleno del pasado septiembre, y se contempla en diferentes documentos de la Revisión del Plan General, desaparece el carácter ‘verde’ del corredor ferroviario, hilo conductor de la anterior propuesta y que lo configuraba como eje articulador a escala urbana, comunicando los polos estratégicos de la ciudad. Desaparece el ‘Corredor sostenible equipado’ municipal, más de 70.000 metros cuadrados estructurantes de sistemas municipales que fuerzan soluciones urbanas sustancialmente diferentes a las previstas en el Plan Rogers”, explica en su escrito Ciudad Sostenible, con la convicción de que “las alteraciones contempladas en la propia revisión del Plan hacen obligada la consideración de la necesidad y obligatoriedad de la suspensión de licencias”.

El resumen que hace Ciudad Sostenible es que “se ha creado una situación que fuerza un segundo período de información pública antes de la aprobación provisional de la revisión del PGOU, que permita conocer en sus reales términos cual es la ordenación que se propone o que se impone”.

“Y lo cierto es que la Revisión del Plan General vigente no admite más demoras”, apostillan.

Noticias relacionadas:

El nuevo PGOU no se esconde

14 ‘apuntes’ para comprender mejor la ciudad que guarda el nuevo PGOU

La Plataforma por la Integración del Ferrocarril denuncia que el nuevo PGOU mantiene las plusvalías del Plan Rogers

No hay comentarios