Círculo de Silencio para denunciar la situación de los refugiados. Foto: Gaspar Francés
Círculo de Silencio para denunciar la situación de los refugiados. Foto: Gaspar Francés

“Hacemos el llamamiento a la acción política y social ante esta realidad. Condenamos con todas nuestras fuerzas la violencia, cualquier violencia. Queremos ser una sociedad humana, solidaria, esperanzada; queremos ser una sociedad de acogida. Por eso nosotros sí queremos tender la mano y decir ‘Venid Ya’”. 

Así concluye el manifiesto que esta tarde ha inspirado el círculo de silencio con el que se ha denunciado “la situación sin salida en la que viven millones de personas migrantes y refugiadas”. En especial, “el incumplimiento de los compromisos de acogida de España y Europa”.

El pasado 26 de septiembre concluyó el plazo en el que España debía acoger a 17.387 refugiados y solo han completado su viaje 1.279. Una “cifra ridícula” y alejada de las  9.322 personas de las que estaba legalmente obligada. “La reubicación de personas refugiadas de Italia, Grecia, Líbano y Jordania fue una medida de emergencia humanitaria que acordó la UE en 2015. Dos años después, estas personas siguen esperando en condiciones infrahumanas. Personas cuyos derechos humanos están siendo reiteradamente vulnerados, primero en sus países de origen y luego cuando llegan al nuestro, a pesar de todas las leyes internacionales y declaraciones universales que obligan a España a ofrecer protección internacional”, denuncia la Comisión Ejecutiva de Círculos de Silencio- Valladolid.

Los convocantes de esta movilización han resumido en 5 puntos sus reivindicaciones:

“Es necesario y urgente que toda la ciudadanía salgamos a la calle para decir alto y claro lo que queremos:

 Salvar vidas: cada día están muriendo al pie de las fronteras, en campamentos improvisados, en las aguas del Mediterráneo. ¿Acaso cada persona no es una vida?

Cumplir con nuevos compromisos de reasentamiento que presentó la Comisión Europea tras finalizar el plazo, y concretar sanciones para aquellos países que las incumplan.

 Abrir vías de acceso legales y seguras para dar alternativas a las personas refugiadas e impedir el lucrativo negocio de las mafias. España debe poner fin inmediatamente a las devoluciones automáticas en Melilla y Ceuta.

Conceder la protección de asilo y refugio. Se necesitan procedimientos individualizados, justos, rápidos y eficientes, sea cual sea el país de origen o de llegada.

 Respetar la dignidad y los derechos de las personas que lleguen. Reforzar la ayuda y brindar soluciones adecuadas para la acogida e integración de las personas migrantes y refugiadas en nuestro país. Fomentar una cultura de la hospitalidad desde las distintas políticas públicas implicadas.

 

No hay comentarios