Concierto en directo en un bar de Valladolid. FOTO: Antonio Macías
Concierto en directo en un bar de Valladolid. FOTO: Antonio Macías

La situación de la música en directo en Valladolid navega en aguas tempestuosas, y en febrero de este mismo año vivió un episodio más, en el que los músicos quedaron de nuevo en medio de un fuego cruzado, cuando parte de la Hostelería de Valladolid emitió una carta en la que se amenazaba con denunciar a la policía cualquier concierto en el que se cobrara entrada. Ahora, según indica el Sindicato de Música de Valladolid, que ha mantenido distintos encuentros a nivel autonómico y municipal, el Ayuntamiento derogará la instrucción que prohibía la venta de localidades para pequeños conciertos en bares de la ciudad.

Principalmente desde que en 2013 la policía irrumpiera en distintos locales de la ciudad para prohibir de facto el arte en vivo, aunque anteriormente se habían producido otros episodios similares, la situación de la música en directo está envuelta en una constante incertidumbre. Cuando el primer día de enero de 2015 el Ayuntamiento del entonces alcalde, León de la Riva, anunció, a bombo y platillo, que con la modificación de la ley de Espectáculos de la Junta de Castilla y León se “permitirá a los bares acoger actuaciones musicales”, hubo una línea que a día de hoy seguía sembrando discordia: “Además, está totalmente prohibida la venta de localidades para el acceso a este tipo de establecimientos”, finalizaba la instrucción municipal. Esto significaba que, si bien se permitía la realización de conciertos en bares, aunque bajo unas condiciones referentes al “ruido” absurdas técnicamente para realizar un espectáculo en directo, se prohibía vender entradas, por lo que los músicos difícilmente podrían cobrar por sus actuaciones ni tener unas condiciones laborales dignas.

ALEX GARBANZO, JOSÉ SÁNCHEZ-SANZ Y DAVID GARCÍA ARISTEGUI, DE LA Unión Estatal de Sindicatos de Músicos. FOTO: J. O.
ALEX GARBANZO, JOSÉ SÁNCHEZ-SANZ Y DAVID GARCÍA ARISTEGUI, DE LA Unión Estatal de Sindicatos de Músicos. FOTO: J. O.

En febrero de este 2017, el Colectivo Laika emitió un comunicado en el que hacían público el contenido de una carta de parte de la Hostelería de Valladolid en la que amenazan con denunciar a la policía cualquier concierto que hagan si se cobra entrada, remitida al local en el que tenía programada la presentación en directo de Kiko Sumillera, “invocando los fantasmas que años atrás ya intentaron convertir nuestra ciudad en un desierto cultural”, según lamentaban en su manifiesto. Ahora, según explican desde el Sindicato de Música de Valladolid: “La instrucción que explicaba la ley de espectáculos, aunque para el propio Ayuntamiento carecía de valor normativo, finalmente se publicará su derogación en el BOP; es en esa instrucción dónde venía recogida la prohibición del cobro de entradas en bares”.

Ésta ha sido una de las conclusiones extraídas de las distintas reunión que desde el colectivo sindical han mantenido con distintas instituciones y representantes políticos: “Les dejamos nuestro 'Manual de buenas practicas para la contratación en el sector musical' tanto al Ayuntamiento como al grupo de Podemos en las Cortes de Castilla y León, quedamos a la espera de que nos contesten a nuestra propuesta para que tanto el Ayuntamiento como la Junta obliguen mediante cláusulas sociales a que todo aquel que reciba subvenciones de las instituciones cumpla con lo contenido en el mismo, que básicamente se reduce a que es el promotor quién debe contratar laboralmente a los músicos, dejando de obligarles a ser falsos autónomos o cobrar en negro”. En su reunión con el Ayuntamiento, a la que asistieron tanto el alcalde, Óscar Puente, como la concejala de Cultura, Ana Redondo, debatieron la legalidad de la forma actual de contratación del consistorio, aludiendo desde el sindicato a que ciudades como Madrid o Barcelona, además de otras entidades, ya han asumido este manual de buenas prácticas.

Reunión de Sí se Puede Valladolid para abordar la situación de la música en Valladolid. FOTO: Sí se Puede Valladolid
Reunión de Sí se Puede Valladolid para abordar la situación de la música en Valladolid. FOTO: Sí se Puede Valladolid

Lo mismo ocurrió en la reunión con los representantes de Podemos en Castilla y León, a la que asistieron Carlos Chávez, diputado en las Cortes, y María José Rodríguez-Tobal, responsable autonómica de cultura, a quienes presentaron también su manual y debatieron distintos aspectos relacionados con la música en directo y sus condiciones laborales. El último encuentro lo han tenido a petición de Sí se Puede Valladolid en el Ayuntamiento, al hilo de la I Jornada sobre Cultura Rock que organizó el grupo municipal, en el que los protagonistas de estas jornadas compartieron impresiones también sobre el Estatuto del Artista en el que se está trabajando a nivel estatal. A este encuentro acudieron, entre otros, el periodista y miembro del Área de Cultura de Podemos, Mariano Muniesa, además de las concejalas Charo Chávez y Gloria Reguero, y el procurador Carlos Chávez, junto a representantes también del sindicato.

El culebrón de la música en directo en Valladolid parece no tener fin. Hace casi un año que se aprobó una moción en el pleno del Ayuntamiento en defensa de la actividad musical en la ciudad, que no ha tenido mayor repercusión que las bonitas palabras que ese día se pronunciaron, además de distintos contactos del Sindicato de Música de Valladolid o la Asociación Musical Pucelana. Incluso en el Ayuntamiento de Medina del Campo se debatió y aprobó otra moción para que se deje de considerar “ruido” a la música en directo, apuntando en todas las ocasiones a la Junta de Castilla y León como responsable de modificar las normativas que condicionan a las entidades locales en la promoción y regulación del arte en vivo.

En un momento en el que desde distintas instituciones estatales y partidos apelan a un respeto y cumplimiento estricto de la Constitución, cabe recordar lo que recoge el artículo 44: “Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho”.

No hay comentarios