Sindicalistas a las puertas de la Estación de Valladolid - Campo Grande. FOTO: Jorge Ovelleiro
Sindicalistas a las puertas de la Estación de Valladolid - Campo Grande. FOTO: Jorge Ovelleiro

Hasta el próximo domingo 19, tendrá lugar la Semana de Lucha por el Ferrocarril. Siete días en los que se organizarán movilizaciones y acciones por todo el territorio español para reclamar la defensa y la mejora de la red ferroviaria.

En Castilla y León, como acción general se ha convocado una concentración el 15 de noviembre en la estación del tren de Palencia a las 18 horas. Además, en Salamanca se hará reparto de octavillas el viernes 17 en la estación reclamando la necesaria mejora de los trenes regionales con el resto de capitales de la Comunidad Autónoma y reapertura de la Vía de la Plata y en Segovia, en la estación de El Espinar el jueves 16 a las 20 horas se celebrará un acto en defensa de un Ferrocarril Público, Social y Sostenible, reclamando la mejora del Servicio del tren regional Segovia – El Espinar – Madrid y reapertura de la línea Burgos - Aranda - Riaza – Madrid.

La convocatoria parte de la recién constituida Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público, Social y Sostenible, de la que forman parte diferentes plataformas y organizaciones sociales y políticas, entre ellas Ecologistas en Acción o CGT, entre otros. Uno de sus principales objetivos es denunciar y evitar los recortes anunciados en este sector, con el fin de lograr mantener, mejorar y ampliar los servicios del tren de Cercanías y del tren Regional.

A finales de este año está previsto que el Ministerio de Fomento haga pública la batería de recortes en servicios ferroviarios, así como el cierre de determinadas líneas, que pretende acometer. Según los últimos datos disponibles, el 70 % de las inversiones en infraestructura ferroviaria se ha destinado a la Alta Velocidad, que utiliza solamente el 4 % de las personas usuarias, mientras que solo el 30 % de la inversión se destina a Cercanías y Media Distancia, utilizado por el 96 % de quienes viajan en tren, denuncian.

Los integrantes de la Plataforma entienden que “este proceso de desmantelamiento del ferrocarril, que se inició hace más de 20 años, contribuye asimismo al incremento de la desigualdad social y territorial al priorizar la inversión en el AVE, un medio de transporte caro, minoritario y muy deficitario”. “El AVE solo conecta grandes ciudades con Madrid, frente a un modelo de tren, mucho más asequible, mayoritario y socialmente rentable, que puede conectar en una misma red tanto a ciudades grandes como pequeñas, a las comarcas y al mundo rural”, afirman.

Ante esta situación, la Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público, Social y Sostenible insiste en que el transporte público es un servicio imprescindible que deben prestar las administraciones públicas. “El tren es el medio de transporte más eficiente y respetuoso con el medio ambiente, así como el que mejor vertebra el territorio”, aseguran.

El modelo de ferrocarril que la Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril Público, Social y Sostenible propone se resume en los siguientes puntos:

  1. El ferrocarril debe seguir siendo un servicio público y de titularidad pública, en el que prime el beneficio social y medioambiental que supone para el conjunto de la sociedad.
  2. Por su respeto al medio ambiente, rentabilidad social, mínima ocupación de suelo, cohesión territorial y ahorro respecto al transporte privado y por carretera, el ferrocarril debe ser el modo de transporte social por excelencia, prestando un servicio asequible a toda la sociedad.
  3. Las infraestructuras de transporte deben contar con la Evaluación de Impacto Ambiental. Asimismo, su componente socioeconómico debe resultar prevalente, para asegurar la rentabilidad social que las justifique y para evitar infraestructuras ruinosas. Las cuentas del ferrocarril deben considerar el ahorro en externalidades que supone para la sociedad en comparación con otros medios de transporte.
  4. Las inversiones en infraestructuras de transporte deben favorecer de forma prioritaria al ferrocarril normal (no a la alta velocidad), compensando el largo abandono que ha sufrido.
  5. El ferrocarril debe garantizar la seguridad por delante de cualquier otro criterio. Es imprescindible que se instalen los sistemas de seguridad más actuales tanto en los trenes como en la vía y resto de la infraestructura ferroviaria.
  6. La Red Básica Ferroviaria Española tiene que estar integrada en la red básica ferroviaria transeuropea que se establecerá en 2023 y se pondrá en servicio en 2030. Asimismo se propone la unión de Renfe y ADIF en una una única estructura integrada de empresa pública.
  7. Las personas usuarias del ferrocarril se deben beneficiar del ahorro de costes externos que supone el ferrocarril. Para ello, se deben fomentar los servicios adecuados y tarifas asequibles y subvencionadas, así como el modo más ecológico, económico y seguro de transporte.
  8. El fomento del ferrocarril pasa por invertir en un servicio de calidad para que se convierta en la columna vertebral del sistema multimodal de transporte. Este sistema implica potenciar el uso de la bicicleta y facilitar la accesibilidad a personas con diversidad funcional, revirtiendo los recortes en personal, tanto a bordo de los trenes, como en las estaciones.
  9. El empleo en el ferrocarril debe contar con un marco laboral común que garantice tanto las condiciones de trabajo como la seguridad. La precarización del empleo tiene como consecuencia directa el deterioro del servicio y la disminución de la seguridad y la calidad.

 

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios