Descarga del mobiliario adquirido para los juzgados de Valladolid que ha sido rechazado por los jueces y secretarios judiciales en Valladolid.
Descarga del mobiliario adquirido para los juzgados de Valladolid que ha sido rechazado por los jueces y secretarios judiciales en Valladolid.

La sección sindical de Justicia de CCOO en Valladolid ha denunciado “la mala gestión del dinero público por parte del gerente de Valladolid, Arturo López Sacristán, malgastándolo en cuestiones que no son necesarias ni prioritarias en las distintas sedes judiciales, mientras existen problemas de seguridad en las mismas que no quiere solucionar”.

En concreto, CCOO se refiere a la utilización de dinero público “en la dotación de mobiliario para distintos juzgados de la provincia de Valladolid que los propios Magistrados y Letrados de la Administración de Justicia -antiguos Secretarios Judiciales- están rechazando porque no es necesario dicho cambio, dado que el actual se encuentra en buenas condiciones y el que se le ofrece, aunque sea nuevo, es de peor calidad”.

Parte de ese mobiliario, a la espera de ser retirado, permanecía a primera hora de hoy a la puerta de algunos juzgados del edificio de la Calle Angustias de Valladolid.

Mobiliario adquirido por la gerencia de Justicia que ha sido rechazado por los jueces.
Mobiliario adquirido por la gerencia de Justicia que ha sido rechazado por los jueces.

Según el sindicato, “en un ejercicio de responsabilidad, los integrantes de la administración de justicia rechazan estos cambios, porque las necesidades de la misma son otras”. Para CCOO “es más acuciante que se dote de las medidas de seguridad adecuadas a las distintas sedes judiciales, dado que por poner unos ejemplos, y ante la situación de nivel 4 -riesgo alto- del Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, todos los edificios judiciales de la provincia de Valladolid carecen de seguridad presencial durante las noches, algunas de ellas carecen de arco y de escáner, otras carecen de palas de seguridad, en otras el personal de seguridad es insuficiente, etc. poniendo en peligro la seguridad de los trabajadores y la de los ciudadanos que acuden a las sedes judiciales”.

“Paradigmático es que mientras se cambia el mobiliario en el juzgado de Medina de Rioseco, cuando no es necesario, este dinero despilfarrado por el gerente de Valladolid, no se destina a instalar la necesaria cobertura en materia de seguridad, ya que carece de vigilante de seguridad, de escáner, de arco de detección de metales y de cámaras de seguridad; el acceso es completamente libre desde la planta baja a todas las dependencias del juzgado, lo que ha producido situaciones de tensión”, denuncia CCOO.

Se suma a todo ello, la falta de medidas en materia de prevención de riesgos laborales, que afectan tanto a los trabajadores de los distintos centros como a los ciudadanos que acuden a los mismos, lo que ha llevado a CCOO a denunciar al gerente de Justicia ante la Inspección de Trabajo, hasta en cuatro ocasiones, “ante los graves problemas en materia de seguridad y salud laboral por los que atraviesa la Administración de Justicia de Valladolid por la desidia y falta de interés del mismo”.

Según explica CCOO, “en el edificio judicial sito en la calle Nicolás Salmerón nº 5, que alberga trece juzgados, existen problemas de electricidad electroestática, que sufren a diario los trabajadores destinados en el mismo, y que no se le da una solución a pesar del millón de euros anuales que se paga por su alquiler”.

Por si esto fuera poco, el sindicato recuerda que sigue esperando “una respuesta satisfactoria por el gerente de Justicia, a otros problemas en materia de seguridad y salud laboral”, ya que, “desde la entrada en vigor de la Ley 31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales, sólo se han realizado las evacuaciones y simulacros de los edificios judiciales en una ocasión y respecto a dos de las nueves sedes judiciales que existen en la provincia de Valladolid, cuando deberían realizarse todos los años y en todas las sedes”.

Además, no se ha atendido la petición de instalación de desfibriladores en las sedes judiciales (al edificio judicial de la calle Angustias nº 40-44 acuden una media de 1000 ciudadanos todos los días, más los 250 funcionarios que trabajan en ella, más abogados y procuradores que acuden cada día a ella). “Los argumentos para no instalarlos son peregrinos, simplemente no hay voluntad, cuando desde otras administraciones se está fomentando la instalación de los mismos por motivos de seguridad preventiva”, valora CCOO.

“Todas éstas situaciones se producen porque al frente de la gerencia de Valladolid está una persona (Arturo López Sacristán), que tras nueve años en el cargo, se encuentra agotado, sin ideas, despilfarrando el dinero público. Es difícil gestionar los juzgados y tribunales cuando el responsable de realizarlo no visita los centros de trabajo para preguntar por las necesidades de los mismos. Son ya varias las quejas que desde CCOO hemos remitido al Ministerio de Justicia por su actitud. Necesitamos a un gerente al servicio de la Administración de Justicia, al servicio de los trabajadores de los juzgados y tribunales, al servicio del ciudadano”, concluye el sindicato antes de poner de manifiesto que las necesidades reales paran por dotar de “seguridad para los trabajadores en los edificios judiciales, así como para los ciudadanos que acuden a diario a los mismos”.

“Basta ya de no gestionar con cabeza el dinero público”, resume CCOO.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios