Foto de familia al finalizar la fiesta. FOTO: JuanSoñador
Foto de familia al finalizar la fiesta. FOTO: JuanSoñador

La Residencia Don Bosco de Pajarillos acogió en el día de ayer, como cada caño, el aniversario de la Fundación JuanSoñador. Vestidos con divertidas pajaritas, celebraron sus dieciséis años dando respuestas sociales y educativas a colectivos, especialmente los jóvenes, que se encuentran en situación de riesgo y exclusión social.

A la fiesta invitaron al vecindario del barrio Pajarillos, participantes de la Fundación y responsables de otras entidades sociales de Valladolid. A la llegada, cada asistente recibió una pajarita para participar en el photocall que colocaron a la entrada, un complemento que, más allá de ser un elemento divertido, escondía un eslogan en su interior.

Una vez dispuesto el público en la sala, proyectaron un video con imágenes de la fiesta del pasado año, tras lo cual la coordinadora de JuanSoñador en Valladolid, Natalia Sanz, repasó el año y agradeció la participación. Acto seguido, introdujo el vídeo que mostraron a continuación, realizado por la ourensana Lara Rives, compuesto a partir del cuento "La niña que daba pasos" con los dibujos y grabaciones de personas de distintas edades, procedencias y proyectos de la Fundación.

Llegó entonces el momento de la entrega de premios del concurso de Eslóganes por la Corresponsabilidad y la Igualdad, en el que participaron 130 jóvenes. Repartieron los premios de las diferentes categorías, de 8 a 11 años, entre 12 y 17, y más de 18, con frases como “El lienzo de la vida lo pintamos tod@s junt@s” o “Si yo puedo hacerlo, tú también”. Entonces las pajaritas del principio volvieron a tomar protagonismo, ya que de la piñata que rompieron salieron numerosos dulces y papeles con distintas frases. Tres de los ganadores eligieron otros tantos eslóganes al azar, otorgando así distintos premios a quien la frase coincidiera con la de su pajarita.

Una de las sesiones del Monográfico de Iniciación a la Sumillería. FOTO: Juan Soñador
Una de las sesiones del Monográfico de Iniciación a la Sumillería. FOTO: Juan Soñador

Como cada año, la música también tuvo un papel destacado en esta fiesta. Una de las jóvenes de la vivienda hogar El Desván, donde JuanSoñador acompaña a jóvenes en situación de vulnerabilidad, interpretó, junto a otros dos músicos de la Fundación, dos versiones que impresionaron al público asistente por su voz.

El catering Tierra Viva, la empresa de economía social creada por la Fundación para dar respuesta a las necesidades o dificultades de inserción laboral, se encargó del picoteo del final de la fiesta. El vino lo sirvió el grupo de jóvenes que hoy viernes ha completado el Monográfico de Iniciación a la Sumillería, impartido por la sumiller Sandra Fernández, con la comida ya dispuesta en las mesas y elaborada por ellos mismos.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios