Mesa presidencial del pleno celebrado esta mañana. Foto: Gaspar Francés
Mesa presidencial del pleno celebrado esta mañana. Foto: Gaspar Francés

Por octavo año consecutivo y sin apenas hacer ruido, el pleno municipal ha aprobado esta mañana la octava congelación salarial consecutiva para los sueldos de los concejales con la única abstención del concejal no adscrito. El resto de grupos, aunque por distintos motivos, ha votado favorablemente al acuerdo.

Al contrario de lo ocurrido en otras ocasiones, este punto del orden del día a penas ha suscitado debate por estar ya las posturas muy claras. Tanto Sí se Puede como Valladolid Toma la Palabra han dejado claro que si votaban a favor no era por estar de acuerdo, sino para impedir que se produjera una automática subida de sueldo proporcional a la del resto de funcionarios.

El concejal no adscrito Jesús Presencio, ha señalado que le parecía “poco ético” el acuerdo y recordó que él “no se sube el sueldo”, lo que le valió el reproche de la concejala María Sánchez, que le recordó que cuando anunció que renunciaba a su sueldo como portavoz de Ciudadanos al comienzo de la legislatura (antes de ser expulsado del partido por su positivo en alcoholemia) se le olvidó decir que era incompatible con el sueldo que cobra como prejubilado de banca.

Vista del salón de plenos desde la bancada socialista. Foto: Gaspar Francés
Vista del salón de plenos desde la bancada socialista. Foto: Gaspar Francés

La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, abogó por referir los sueldos municipales a una tabla salarial a nivel nacional y junto con las portavoces de Sí se Puede y Toma la Palabra, reclamaron al unísono la vuelta del PSOE a la ponencia sobre el Reglamento Municipal, para retomar la negociación de este y otros puntos.

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero, aprovechó para recordar que la congelación salarial se prolongará ya durante 9 años y que la prórroga de este acuerdo año tras año “es algo que no soluciona el problema”. “El sueldo no es un privilegio y esto va camino de convertirse en una chapuza”, sentenció.

El acalde, antes de dar la palabra al portavoz del PP para que anunciara su voto a favor, dijo que el acuerdo no se convertirá, sino que ya es “una chapuza”.

Más trascendente que el sueldo de los concejales resultó la aprobación de dos mociones de extraordinario calado para la autonomía municipal. Una conjunta de los grupos municipales Sí Se Puede Valladolid y Valladolid Toma la Palabra a favor de la retirada de la intervención del Ayuntamiento de Madrid por parte del Ministerio de Hacienda y en Apoyo de la propuesta de modificación de la regla de gasto y otra del grupo municipal Socialista para la inmediata actuación en materia de Haciendas Locales y Función Pública que se discutieron de forma conjunta.

Pilar Vicente y Charo Chávez, tras finalizar el pleno. Foto: Gaspar Francés
Pilar Vicente y Charo Chávez, tras finalizar el pleno. Foto: Gaspar Francés

Jesús Presencio se poscionó “con matices” a favor de la Ley Montoro. Pilar Vicente, de Ciudadanos, anunció su voto “absolutamente en contra” mientras que Charo Chávez de Sí se Puede y María Sánchez de Valladolid Toma la Palabra defendieron su postura asegurando que la Ley Montoro “es un marco jurídico para todos los ayuntamientos” o “una injerencia del estado” que “utiliza la regla de gasto con motivo políticos”. Sánchez propuso que “el superávit municipal debe destinarse a más gasto social y no a quitar deuda”, como obliga la normativa.

Se aprobó por unanimidad también una moción conjunta de los grupos municipales Sí Se Puede Valladolid, Valladolid Toma la Palabra y Socialista de apoyo a la solicitud del Comité de Empresa del Ayuntamiento de Valladolid para la reposición de la jornada de 35 horas semanales en servicios, organismos y empresas municipales y para la recuperación de derechos laborales de los empleados públicos, así como otra moción del grupo municipal Valladolid Toma la Palabra contra la discriminación en el trabajo por VIH.

También se dio el visto bueno aunque rebajada a una moción del grupo municipal Ciudadanos para la puesta marcha de un plan personalizado de impuestos y tasas.

La concejala del PP, Rosa Hernández, en un momento del pleno. Foto: Gaspar Francés
La concejala del PP, Rosa Hernández, en un momento del pleno. Foto: Gaspar Francés

El PP volvió a introducir el debate nacional en el pleno al presentar una moción para la celebración del 40 aniversario de la Constitución Española que, tras distintas enmiendas de Toma la Palabra y el PSOE finalmente fue aprobada con el sentido de apelar a la reforma del texto constitucional.

El portavoz del PP, José Antonio Martínez Bermejo, que en su intervención inicial se mostró partidario de reformar la Constitución “sin atajos ni movimientos golpistas”, llegó a reivindicarse como heredero de la UCD, cuando su grupo fue señalado por el portavoz del PSOE, Pedro Herrero, como heredero de la Alianza Popular que votó en contra de la Constitución del 78.

Sí se Puede y Toma la Palabra dejaron clara su postura a favor de una reforma de la Constitución –“reina la nostalgia peligrosa”, dijo Saravia para referirse a los inmobilistas- y Herrero acusó de mentir a Martínez Bermejo por haber dicho que el PSOE había dado un no rotundo a su propuesta cuando en realidad solo se negaba a que fuera el Gobierno el que decidiera en solitario los actos conmemorativos.

También se ha aprobado con enmiendas la propuesta 'popular' sobre el deporte para personas con discapacidad y sí que ha habido unanimidad en las medidas del estudio de la accesibilidad en las instalaciones municipales y la realización de cursos de formación para monitores. Toma la Palabra ha introducido enmiendas para, en lugar de crear una nueva línea de subvenciones, abrir un diálogo con los miembros del Consejo Municipal, y para introducir el matiz de que se continuará con el apoyo ya brindado a los diferentes clubes con programas para discapacitados.

Por otra parte, se ha rechazado totalmente la propuesta del PP para reclamar a la Junta que incluya todo el barrio de Las Delicias, así como el por ahora cerrado centro de especialidades de Canterac, en la zona básica de salud oeste.

En otros puntos del orden del día, se ha aprobado el techo de gasto para el ejercicio 2018 y se ha dado el visto bueno definitivo a la modificación urbanística para ubicar el Campus de la Justicia en la zona de San Pablo, con la abstención del PP.

La concejala de Cultura, Ana Redondo, responde a Mercedes Cantalapiedra. Foto: Gaspar Francés
La concejala de Cultura, Ana Redondo, responde a Mercedes Cantalapiedra. Foto: Gaspar Francés

En el apartado de ruegos y preguntas, el concejal de Participación ha pedido disculpas por el retraso que acumula la presentación de IV Plan de Juventud y ha aclarado los pasos dados para dotar de un local a la asociación de enfermos de Parkinson.

La concejala Mercedes Cantalapiedra ha preguntado por la nueva imagen web infovalladolid.es y ha criticado que en ella sigan apareciendo viejos logotipos o se oferten exposiciones ya cerradas. La concejala de Cultura, móvil en mano, le ha respondido poco menos que pidiéndola que refrescara su pantalla. “El cambio es evidente” ha dicho ofreciendo cifras que duplican a las obtenidas con el anterior diseño.

José San José Merinero, nuevo concejal del PP, al concluir el pleno. Foto: Gaspar Francés
José San José Merinero, nuevo concejal del PP, al concluir el pleno. Foto: Gaspar Francés

El pleno en el que tomó posesión como concejal del PP José San José Merinero en sustitución del dimitido Alfredo Blanco tras confirmarse que se sentará en el banquillo de los acusados para responder de un presunto delito de prevaricación en el caso comfort letters, finalizó a las 13,37 horas, mientras un Cristo seguía presidiendo el salón de plenos.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios