María Sánchez junto a Ángel Asensio y Pedro Arroyo, durante la presentación
María Sánchez junto a Ángel Asensio y Pedro Arroyo, durante la presentación

Desde el área de Medio Ambiente han presentado esta mañana el nuevo Plan de Emergencias ante situaciones de sequía que en breve presentarán a la Confederación Hidrográfica del Duero. Con motivo de este anuncio, han dado a conocer los daños que la sequía ha causado en Valladolid, afectando a 353.000 metros cuadrados de terrenos verdes, lo que cifran en un total de 861.411 euros.

La concejala de Medio Ambiente y Sostenibilidad, María Sánchez, junto al jefe del Servicio de Parques y Jardines, Ángel Asensio, y el gerente de Aquavall, Pedro Arroyo, ofreció hoy los datos sobre la afección que ha producido la falta de riego a las zonas verdes de la ciudad, estimada en 353.000 metros cuadrados de césped, praderas y otras tapizantes. Los datos desvelan también que ha supuesto daños en 204 metros lineales de setos, 16.000 unidades de arbustos y 650 árboles.

Todo ello hace que la reposición global de estos elementos supondría una inversión de 710.160 euros, pese a que los daños han alcanzado los 861.411 euros (710.160 en tapizantes, 95.721 en arbustivas y 55.530 en arbolado). “No obstante, no será necesario tener una partida presupuestaria de forma inmediata por esa cantidad, ya que los trabajos se irán acometiendo de forma paulatina aprovechando los recursos técnicos y humanos del servicio municipal de parque y jardines”, indicó Sánchez.

Cuadro de daños de la sequía en Valladolid
Cuadro de daños de la sequía en Valladolid

Por zonas, la más afectada es la zona oeste (38 por ciento), seguida de la zona sur de la ciudad (30 por ciento), norte (15 por ciento), centro (12 por ciento) y este (5 por ciento). En cuanto a las zonas verdes, las más afectadas han sido los tapizantes (césped y praderas), en un 82 por ciento, las arbustivas (setos y aromáticas), en un 11 por ciento, y el arbolado, en un 7 por ciento.

Paralelamente a esta evaluación, Aquavall ha redactado un Plan de Emergencias ante situaciones de sequía para el abastecimiento urbano de Valladolid, que presentará en breves fechas a la Confederación Hidrográfica del Duero.

El Plan recoge medidas de la gestión de la demanda tales como la prohibición de uso de agua potable para riego de zonas verdes, baldeo de calles o patios, usos ornamentales, limpieza de vehículos y llenado de piscinas o descensos de presión, así como medidas de gestión de la oferta, como uso de aguas recuperadas o el incremento de la eficiencia operativa de la red de distribución, “se pretenden obtener unos resultados que podrían llegar, en los casos de sequía muy grave a una reducción total acumulada de la demanda de un 31% sobre el consumo medio”, remarcó la concejala. En todo caso, las medidas se adoptarán evitando cualquier tipo de riesgos sanitarios o de incendios.

El Plan contempla también unos órganos responsables de su implantación y la coordinación con organismos como la Confederación Hidrográfica del Duero, la Junta de Castilla y León y los municipios del entorno a los que Aquavall suministra el agua.

Actividades del Plan de Emergencias ante situaciones de sequía según el escenario de sequía

Situación normal y trabajo en prevención:

- Garantizar la óptima gestión y la máxima eficiencia de las instalaciones

- Mantenimiento de captaciones y plantas de tratamiento

- Reducción de caudales de agua no registrada y consumos propios

- Actualización de conocimientos del personal

- Concienciación ciudadana para aprovechamiento de recursos hídricos y reducción de contaminación.

Situación de prealerta por sequía severa:

- Intensificación de campañas de información ciudadana.

- Incremento del grado de control sobre la utilización de recursos hídricos.

- Aumento del control sobre la eficiencia de los procesos de abastecimiento.

- Revisión y actualización de instalaciones de emergencia.

Situación de alerta por sequía grave:

- Coordinación de todos los actores para reducir las probabilidades de alcanzar la situación de emergencia.

- Restricciones del abastecimiento a nivel de cuenca, tanto en la demanda como en la oferta.

- Medidas especiales para evitar o reducir el deterioro de las masas de agua.

- Actuaciones tácitas para salvaguardar las masas hídricas y facilitar su reutilización entre usuarios y entre operadores aguas arriba y aguas abajo.

Situación de emergencia por sequía muy grave:

- Habilitación de las instalaciones de emergencia necesarias para aprovechamiento de los recursos hídricos disponibles.

- Racionamiento del consumo a nivel de cuenca.

- Gestión del desabastecimiento, priorizando en función del uso en cada demanda, incluso humana.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios