La presidenta del Colegio de Enfermería de Valladolid, Silvia Sáez, en el centro.
La presidenta del Colegio de Enfermería de Valladolid, Silvia Sáez, en el centro.

Miguel Ángel Franco Martín, jefe del servicio de Psiquiatría y Salud Mental de los Hospitales Río Hortega de Valladolid y del Complejo Asistencial de Zamora, ha presentado una querella contra el colegio oficial de Enfermería de Valladolid y su presidenta, Silvia Sáez por haber apuntado un posible “conflicto de intereses” en una nota de prensa emitida “ante la incertidumbre creada por la ‘alianza estratégica’ entre las áreas de Salud de Zamora y Valladolid Oeste en materia de salud mental”.

El Colegio, que expresaba su temor porque “detrás de la palabra ‘alianza’ se quieran ocultar otros intereses que puedan perjudicar a los pacientes y a los profesionales de enfermería, ante lo que puede suponer un cambio en el entorno y condiciones en las que ejercen las enfermeras”, además de “la incertidumbre ocasionada por un cambio de modelo”, recordaba textualmente que “el director de la Unidad de Gestión Clínica de Salud mental de Zamora y ahora coordinador de la nueva unidad de salud mental, forma parte de la Fundación INTRAS que presta asistencia a personas con enfermedad mental precisamente en Valladolid y Zamora, lo que supone un claro conflicto de intereses, que podrían perjudicar a los pacientes y al sistema de salud”.

La respuesta a este comunicado, que fue recogido por Europa Press y publicado por La Opinión de Zamora y El Diario de Valladolid, ha llegado en forma de querella contra el Colegio de Enfermería de Valladolid y su presidenta, Silvia Sáez, a quien se reclaman 100.000 euros en concepto de indemnización “que serán íntegramente donados al Instituto de Biomedicina de Salamanca”, según la documentación a la que ha tenido acceso últimoCero.

En su querella, el médico señalado exige a la presidenta del Colegio de Enfermería que se retracte y que envíe escritos a los medios de comunicación que difundieron la noticia reconociendo que no es cierto que exista el “conflicto de intereses” denunciado inicialmente, ya que el especialista “no forma parte de la fundación Intras, ni de ningún órgano, ni es patrono de la misma”.

También pretende que la rectificación alcance a otra de las afirmaciones recogidas en la nota de prensa del Colegio de Enfermería en la que se indicaba que la reorganización propuesta “para las enfermeras que forman parte de la Unidad de Salud mental del Río Hortega también implica verse afectadas en su desempeño profesional por una situación que podría generar arbitrariedades en pos de intereses personales”. “De hecho, por lo que ha podido conocer este Colegio, en Zamora movilizan a profesionales de Sacyl a la Fundación INTRAS para realizar actividades que no corresponden a sus competencias profesionales”, apuntaban.

Sobre este particular, el médico que ahora se querella también quiere que se reconozca que no es cierto que “las enfermeras puedan verse afectadas en su desempeño profesional”, ni que “exista falta de transparencia” ni que “se esté dando orden de no ingresar pacientes en la Unidad de Rehabilitación Psiquiátrica Doctor Villacián que se podrían estar derivando a pisos gestionados por organizaciones privadas, por lo que se están desaprovechando recursos sanitarios públicos e infrautilizando a los profesionales sanitarios”.

En principio, el acto de conciliación previo al juicio está señalado para el próximo 15 de diciembre en el juzgado de Primera Instancia 14 de Valladolid.

No hay comentarios