Momento de la lectura del manifiesto final. FOTO: Asamblea Feminista Aranda
Momento de la lectura del manifiesto final. FOTO: Asamblea Feminista Aranda

500 personas han recorrido el centro de Aranda de Duero para mostrar su rechazo ante las violencias machistas. A la convocatoria, la primera de la recién creada Asamblea Feminista de Aranda, se han acercado distintas personas de los movimientos feministas de Valladolid como forma de apoyo.

En una convocatoria sin incidentes, han marchado por la ciudad entonando consignas contra el sistema patriarcal. Han hecho un duro balance de las agresiones machistas producidas en el Estado durante el presente año y los pasados, después de que este mismo mes la madre de una joven de 15 años de Aranda denunciara a tes jugadores del equipo de fútbol local por presunta violación, hecho por el que permanecen en prisión incondicional investigados por un delito de agresión sexual.

La satisfacción era ostensible entre las responsables de la recién nacida asamblea ante la respuesta de Aranda, una localidad de tradición conservadora. Además han recibido de muy buen grado el apoyo de los colectivos y personas que se han trasladado desde Valladolid para refrendar su movilización y las futuras que este nuevo colectivo feminista convocará.

Comunicado oficial de la Asamblea Feminista de Aranda para la concentración del día 30 de diciembre de 2017

Buenas tardes, muchas gracias a todas y a todos por venir. Antes de nada queremos presentarnos.

Somos una asamblea que nace con la intención de dar una respuesta colectiva y local ante un problema estructural, muy interiorizado en nuestra sociedad y del que nos cuesta darnos cuenta, a veces, en sus formas más cotidianas. Nos referimos al machismo y al sistema patriarcal que lo respalda.

La desigualdad de este sistema se traduce en violencias que se ejercen a muy distintos niveles. Se evidencia, por ejemplo, en la publicidad de los medios que exige unos cánones estéticos de belleza, en el control sobre nuestros cuerpos y su hipersexualización, en la inseguridad y la desprotección social que sentimos en las calles, en el enjuiciamiento social de las mujeres, en la dificultad para ascender profesionalmente, en la brecha salarial, en la ausencia de referentes femeninos en diferentes áreas del conocimiento, en la ausencia de políticas educativas en temas de género, en la feminización de la pobreza, y en el papel obligatorio que ocupamos en las familias, casi de manera exclusiva e impuesta a cargo de unos cuidados que no se valora ni social ni económicamente, y que sin duda constituyen la base de cualquier sociedad. Una violencia que también se ejerce contra los hombres, cuando se les impide comunicarse emocionalmente o exponerse como seres sensibles y vulnerables. Estos son tan solo algunos ejemplos de unas formas de violencia normalizadas a lo largo de la historia y que son fruto de la división de roles y oportunidades basadas en el sexo desde que nacemos.

Los asesinatos de mujeres, la violencia física y psicológica y las agresiones sexuales son tan solo la cúspide de este iceberg, la cara más visible de un sistema que ejerce violencia contra nosotras de manera sistemática, y que hay que tratar de derrumbar desde sus bases.

Esta misma semana se han producido tres asesinatos, y al menos otras tres agresiones a mujeres en cinco días. Una mujer ha sido asesinada en la localidad catalana de Sant Adriá de Besós por su marido. Otra joven de Benicasim ha sido asesinada por su expareja, a quien había denunciado previamente por malos tratos e intento de atropello, cuando este estrelló su coche contra una gasolinera después de secuestrarla a punta de navaja. Otra mujer de Azuqueca de Henares también ha sido asesinada a manos de su pareja en el mismo domicilio en el que se encontraban sus tres hijos.

Además, este mismo jueves un hombre ha sido detenido en Vigo acusado de agredir a su expareja. El pasado día 26 la Policía detenía a un hombre de 63 años en Valencia por agredir violentamente a su mujer y a la hija de esta, embarazada de seis meses. Ese mismo 26, otro individuo era detenido en Lepe acusado de dos delitos lesiones (contra su exmujer y uno de sus hijos menor de edad), un delito de quebrantamiento de condena y otro de amenazas. Además este jueves, un joven de 26 años fue asesinado a puñaladas por la expareja de su novia en Medina del Campo.

Estos son solo algunos ejemplos de unas cifras dramáticas que evidencian esta violencia:

Entre el 1 de enero de 2003 y el 31 de diciembre de 2016 un total de 872 mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas o exparejas. En 2016 fueron asesinadas 44 mujeres, y en 2017, hasta el momento, la cifra ha ascendido a 48.

En lo que llevamos de 2017, 9 de las víctimas (20´8%) habían presentado denuncia y solo 5 (10.4%) tenían medidas de protección en vigor.

La Fiscalía señala que sólo el 0'01% de las denuncias por violencia machista son falsas.

Asimismo, un elevado número de mujeres sufre las secuelas de la violencia de género, quedando en muchos casos con graves problemas de salud y lesiones invalidantes.

Además 27 menores de edad han quedado huérfanos debido a la violencia de género en 2017.

Todas estas cifras son números, detrás de los cuáles se esconden historias concretas e individuales de violencia, que a menudo comienzan con esas actitudes a simple vista imperceptibles antes mencionadas de un machismo que se ha vuelto cotidiano.

De la indignación y la reflexión sobre todas estas cuestiones, ha nacido esta asamblea que todavía está en proceso de gestación. Queremos crear con ella un espacio horizontal de seguridad y de respeto, de puesta en común e intercambio de ideas, conocimientos y experiencias, para analizar y deconstruir las bases y mecanismos que sustentan este sistema que nos oprime diariamente.

Por supuesto, también estamos aquí para hacer frente a toda clase de agresión machista que se produzca en nuestra comunidad.

En esta presentación de la asamblea, queremos invitar a todas y a todos los quieran formar parte de este espacio, a que entren en él, desde el respeto y la voluntad de aprender y reflexionar. De cuestionar y cuestionarse.

De nuevo muchas gracias a todas y a todos por estar aquí.

No hay comentarios