Ejemplar de lobo ibérico. Foto: JCyL
Ejemplar de lobo ibérico. Foto: JCyL

La caza de lobos al Norte del río Duero se permitió en Castilla y León en la temporada 2015/16 bajo el paraguas de una normativa que ahora ha sido anulada.

Así se desprende de la sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, con sede en Valladolid, que ha anulado la Orden de 26 de agosto de 2016 de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, así como la resolución de 31 de julio de 2015 de la Dirección General del Medio Natural, por la que aprueba el Plan de Aprovechamientos Comarcales del Lobo en los terrenos cinegéticos situados al norte del rio Duero en Castilla y León para la temporada 2015/16.

La Junta de Castilla y León se oponía a la admisión del recurso presentado por la Asociación conservacionista La Manada por “pérdida del objeto del recurso” o lo que es lo mismo, “porque a fecha actual el plan impugnado no es aplicable, habiéndose aprobado por resolución de 29 de julio de 2016 de la Dirección General de Medio Ambiente Natural el plan de aprovechamientos comarcales del lobo en los terrenos cinegéticos situados al norte del río Duero para las temporadas 2016/2017, 2017/2018 y 2018/2019”.

Sin embargo, la sala, ha decidido entrar a analizar el fondo del asunto ya que “un pronunciamiento en cuanto al fondo puede constituir una pauta interpretativa de futuro”. “Desde este planteamiento, debe tenerse en cuenta que, como consecuencia de la vigencia del plan en cuestión durante la indicada anualidad, pueden derivarse determinadas situaciones jurídicas cuyos efectos se extiendan más allá del respectivo ámbito anual de eficacia y que el nuevo plan aprobado puede adolecer de los mismos defectos que el aquí impugnado”, indica el tribunal en su fallo, antes de señalar que lo que se plenatea “guarda estrecha relación con la tesis planteada por la Sala en la sentencia dictada en el P.O. no 615/2015, por la que se anulan, entre otros, los arts. 13 y 14 del Decreto no 32/2015, de 30 de abril, de la Junta de Castilla y León por el que se por el que se regula la conservación de las especies cinegéticas de Castilla y León, su aprovechamiento sostenible y el control poblacional de la fauna silvestre”.

En dicha sentencia se anulan los preceptos que declaran al lobo especie cinegética (art. 13) y especie cazable en función de la orden anual de caza que dicte la Consejería competente en la materia (art. 14). “Por tanto, si el lobo no es especie cinegética, según se dice en la repetida sentencia por no constar en el expediente documentación científica que justifique su catalogación como tal, ni cazable, por no ser la orden anual de caza norma con rango suficiente para valorar la utilización razonable de las especies ni para establecer su regulación equilibrada desde el punto de vista ecológico, no cabe establecer un plan que regule su aprovechamiento cinegético al carecer de cobertura legal”, razona el tribunal para estimar el recurso presentado por La Manada.

La sentencia, que no es firme y contra ella cabe interponer recurso de casación supone un nuevo varapalo judicial que viene a reflejar que “el entramado que la Junta de Castilla y Léon, con su consejero del ramo (Fomento y Medio Ambiente) Juan Carlos Suárez-Quiñones y Fernández, al frente, ha estado poniendo en práctica desde el año 2015 contra el lobo ibérico en Castilla y León es puro papel mojado, es un castillo de naipes que se desvanece ante reiteradas sentencias judiciales y como consecuencia de la acción de la sociedad civil organizada que demanda el cumplimiento de la protección legal del lobo amparada por Convenios y Directivas internacionales”, según La Manada.


Noticias relacionadas:

Piden la dimisión del director general de Medio Natural tras la novena sentencia contra la política cinegética de la Junta

No hay comentarios