Espacio de cuidados de La Casa de las Palabras. FOTO: Jorge Ovelleiro
Espacio de cuidados de La Casa de las Palabras. FOTO: Jorge Ovelleiro

Por primera vez, la huelga feminista ha puesto en el centro de las reivindicaciones la visibilización y valoración del trabajo de cuidados. Por eso, la asamblea coordinadora de la huelga ha montado una carpa no mixta en la plaza de Portugalete siguiendo su máxima de “Si no podemos cuidar(nos) no es nuestra revolución”. Un grupo integrado por hombres se ha encargado de gestionar otro en La Casa de las Palabras.

“Queremos sacar los cuidados del ámbito privado al ámbito público, sacarlos a las plazas, visibilizarlos”, aseguraban desde la asamblea. Desde primera hora de la mañana organizaron un espacio no mixto para compartir la jornada con zonas de juego libre, talleres, charlas y comida comunal. En esta zona, además de servir de punto de información de este 8M, dispusieron de un baño portátil, para no tener que recurrir al de ningún bar que no estuviera secundando la huelga, o una mesa para recordar a “las ausentes”.

Una de las actividades durante la mañana en el espacio no mixto de Portugalete. FOTO: @8MValladolid
Una de las actividades durante la mañana en el espacio no mixto de Portugalete. FOTO: @8MValladolid

La Casa de las Palabras cambió el cartel de su fachada por otro que anunciaba el “Espacio de cuidados 8-M”. Un grupo de hombres, valorando las necesidades del día de huelga y de forma coordinada con la asamblea, organizó este espacio para hacerse cargo de estos trabajos y permitir que las mujeres protagonizaran las movilizaciones.

Al mediodía, acabada la manifestación estudiantil, se transformó en un concurrido comedor en el que peques y mayores compartieron un guiso de legumbres y verduras, donadas por productores de distintos grupos de consumo de la ciudad y cocinadas con la colaboración del CSA Las Dagas. Este espacio, al igual que las sedes de CNT y CGT que permanecieron abiertas las 24 horas de huelga, se encargó también del avituallamiento de los piquetes, las manifestaciones y el resto de actos. No faltó el caldo, el café, el té o los bizcochos, preparados desde el CSA La Ortiga.

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios