Boro, periodista de La Haine. FOTO: Jorge Ovelleiro
Boro, periodista de La Haine. FOTO: Jorge Ovelleiro

Boro, apodo de Jorge Correa, ha participado, en el CSA Vientos del Pueblo, en el acto público organizado por Red Roja titulado ‘¿Qué está pasando con la libertad de expresión?’. El periodista de La Haine y Kaosenlared fue condenado el pasado enero a un año y 6 meses de prisión por un delito de enaltecimiento del terrorismo, por compartir publicaciones a través de su cuenta de Facebook. Además, el próximo 16 de abril comienza el juicio por el que le piden 6 años de cárcel y 6.200 €, acusándole de atentado a la autoridad y lesiones a dos agentes mientras cubría la manifestación de Madrid del 29 de marzo de 2014 ‘Jaque a la Monaquía’.

La primera condena de la Audiencia Nacional por sus publicaciones en Facebook se enmarca dentro de los procesos abiertos tras la segunda fase de la Operación Araña, en la que fue detenido junto a más de 70 personas, todas acusadas de enaltecimiento del terrorismo por su actividad en redes sociales. Esta condena llega pocos meses antes de que comience el juicio por lo ocurrido cuando fue golpeado y detenido mientras cubría las movilizaciones ‘Jaque a la Monarquía’ de 2014 y por lo que le acusan de atentado a la autoridad y lesiones.

“Observamos a un grupo de policias dando empujones a varias personas y a un grupo de periodistas siguiendo la escena, fuimos a ver que pasaba y los agentes empezaron a empujones con nosotros y con el resto de la prensa presente,estábamos cruzando ya el paso de cebra para irnos hacia el coche cuando uno de los agentes agredió a mi compañera, mi reacción fue la de empujarle para echarle hacia atrás y detener la agresión, su respuesta ante esto fue de tal violencia que salí corriendo tratando de evitar que me golpeasen. Otro agente salió corriendo detrás, y unos metros más adelante se abalanzó sobre mí tirándome al suelo, me clavó la rodilla en la espalda y comenzó a estrangularme con su brazo hasta casi dejarme sin respiración”, relataba el propio Boro en La Haine.

Momento de la charla organizada por Red Roja en el CSA Vientos del Pueblo. FOTO: Jorge Ovelleiro
Momento de la charla organizada por Red Roja en el CSA Vientos del Pueblo. FOTO: Jorge Ovelleiro

Según argumentas, ambos procesos judiciales están relacionados.

Como miembro de la Plataforma por la absolución de los encausados en la Operación Araña hemos visto que no es un caso especial, hay mucha gente que les persiguen porque saben quienes son, les persiguen no por sus comentarios en facebook o en twitter sino porque son activistas. En mi caso la cosa es parecida, cuando ellos se enteraron de que yo era parte de La Haine, crearon una segunda causa, y como este tipo de causas se las pueden crear a cualquiera…

El pasado año una sentencia del Tribunal Supremo contradecía la doctrina por la que se condenó a Césa Strawberry o Cassandra Vera, recientemente absuelta, ¿te aplicaría también?

Ahora mismo lo que están diciendo los medios burgueses es que hay dos doctrinas en el Supremo, depende de en qué juzgado caiga tu causa estarás cometiendo un delito o no, es algo que no tiene sentido en ninguna democracia ni en ningún ordenamiento jurídico. No se todavía en que juez va a caer, ahora estamos presentando el recurso, pero esta claro que por mi parte voy a intentar seguir dando todos los pasos que pueda, si tengo que llegar hasta Europa llegaré. Alguien tiene que llegar hasta Europa y conseguir que todos estos juicios se vayan al garete porque es que no tienen ningún tipo de sentido.

Ayer mismo el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminaba que quemar fotos del rey es un acto de crítica política y libertad de expresión. Sin embargo PP, PSOE y Ciudadanos no se plantean eliminar el delito las injurias a la Corona.

Europa no deja de ser lo que es, por desgracia es la Europa del capital y no es para nada la que nos gustaría. No obstante, con temas de justicia sí que una sentencia europea les ha obligado a hacer determinadas cosas. En el caso por ejemplo de los presos políticos vascos, con la doctrina Parot, se fueron un montón de presos a la calle gracias a que se ganó ese juicio. Europa tampoco es la panacea, pero creo que hay que seguir haciendo presión para que sirvan para algo este tipo de sentencias.

Camiseta de la Plataforma por la absolución de los encausados en la Operación Araña. FOTO: Jorge Ovelleiro
Camiseta de la Plataforma por la absolución de los encausados en la Operación Araña. FOTO: Jorge Ovelleiro

¿Qué es el ciberterrorismo?

Es la nueva definición para englobar este tipo de delitos, como si simplemente opinar estuviera al mismo nivel que un delito de terrorismo. Es algo que se lleva haciendo toda la vida, el opinar, todo este tipo de cosas que hoy en día están siendo juzgadas, desde chistes hasta opiniones o lemas, eso antes no era delito, y se nos quiere hacer creer que con el cambio de legislación es cuando ha empezado a serlo. Y eso es falso porque, por ejemplo, las dos primeras fases de la operación Araña fueron antes de la entrada en vigor de las Leyes Mordaza. Mi caso, que tengo el juicio ahora en abril, es anterior, el primer caso de Pablo Hasel es anterior, el de Valtonyc es anterior, etcétera. Ellos han cambiado la legislación para justificar lo que ya venían haciendo.

Sobre la reagrupación de presos vascos, en enero hubo una manifestación en Bilbao con 100.000 personas según algunas fuentes. Sin embargo, ¿si eso se escribe en Twitter puedes ir a la cárcel?

Pues se están viendo casos que sí. Precisamente, el lunes pasado detenían a un compañero [Rubén Ollo "Olazti"], que también es colaborador de La Haine en Iruña, porque se había negado a declarar en la audiencia nacional, pero anteriormente cuando le crearon la causa, una de las cosas era haber sacado en su muro de facebook un cartel de una manifestación que era perfectamente legal y que estaba autorizada por delegación de Gobierno. En mi juicio también me preguntaron por varios post de la organización Herrira, decían que estaba cometiendo un delito de enaltecimiento porque Herrira era ilegal. Comprobé las fechas y cuando publiqué en Facebook esos tres carteles de Herrira era una organización perfectamente legal, la operación policial que acabó con Herrira fue a posteriori. Luego también, cuando salen las sentencias, tampoco te dejan claro por qué tuit te están condenando y por cual no, es decir, no están juzgando lo que tú has escrito, están juzgando tu ideología

¿En qué momento ha habido este retroceso tan grande en derechos?

No es la primera vez que pasan estas cosas. Para nosotros esto no es nuevo, yo soy madrileño, aunque llevo ya años viviendo en Euskal Herria, formaba parte de los movimientos de solidaridad internacionalista, y una de las cosas que siempre decíamos es que Euskal Herria era un laboratorio represivo, que todo lo que estaban usando con estos mañana lo van a usar con nosotros, y hoy en día estamos viendo exactamente eso. ¿En qué momento se ha abierto el foco? Yo creo que con la llegada al gobierno del PP, no significa que el PSOE no reprimiese, pero tienen formas distintas, y viendo el creciente ascenso de movilizaciones que hay durante una temporada con el 15M, con 25S Rodea el Congreso o con las Marchas de la Dignidad, es cuando empiezan con estas baterías de leyes represivas para hacernos la contra a todos los movimientos sociales.

Este fin de semana son las movilizaciones convocadas a nivel estatal contra la Ley Mordaza.

No se si serán muy masivas o no lo serán, pero creo que sí que es necesario que todo el mundo sea consciente de que esto no lo vamos a parar cómodamente sentados desde el sofá de casa y desde el ordenador. Hay que volver a tomar las calles como se hizo en aquellos repuntes de movilizaciones por ejemplo de las Marchas de la Dignidad. Hay que volver por ese camino, porque otros como el institucional no veo que esté dando muchos frutos.

¿La sociedad se ha apoltronado en las redes sociales?

Las redes sociales y la aparición de internet nos dio cierto poder a los medios de comunicación alternativos o a los activistas de izquierdas porque podíamos llegar a un montón de gente que antes no llegábamos. Han pasado unos cuantos años y se ven esos peligros de la red, hay mucha gente que parece que se queja en twitter y ya está, ya no hace falta que vaya a la manifestación ni que me organice con mi vecino o con mi compañero de trabajo. Ese es el error, está muy bien como medio de difusión, pero solamente con difundir no haces nada, tiene que haber organización, si no estaríamos vendiendo humo.

En lo referente al juicio del próximo mes de abril, ¿existe una persecución a la prensa independiente?

Sí, de distintas intensidades y según en qué momento siempre ha existido. En Euskal Herria tenemos los sangrantes casos de Eguin, Egunkaria, Ardi Beltza, etc. Tenemos un caso de un compañero que estuvo año y medio en prisión preventiva por gestionar una web [Pitu de apuntu.org] y al final es un caso que fue archivado. Luego hemos tenido un montón de casos más, que desde webs como La Haine hemos estado denunciando, como por ejemplo el caso de Raúl Capín, Alicia Armesto, Iker Oiz o el mío mismo. Concretamente en aquellos días en los que me ocurrió [29 de marzo de 2014], podríamos decir que era una respuesta directa a lo que había estado ocurriendo aquellos días en Madrid alrededor de las marchas del 22 de marzo.

Aquel día, aparte de detenerme a mi fueron agredidos más compañeros de la prensa. Las imágenes fueron bastante difundidas porque fue bastante fuerte ver las amenazas de la policía incluso negandose a dar el número de identificación. Cuando llegue el 16 de abril y comience el juicio vamos a intentar que esté en la palestra, lo que pasó aquel día no fue, evidentemente, ningún atentado a la autoridad ni ninguna agresión a la autoridad, lo que pasó aquel día fue un ataque a la prensa independiente y a la prensa crítica en represalia por toda la guerra de informaciones que había habido en aquellos días.

No hay comentarios