Encuentro con el Consejo Municipal de la Daira de Amgala. Foto: Gaspar Francés
Encuentro con el Consejo Municipal de la Daira de Amgala. Foto: Gaspar Francés

Ninguno de los políticos que el pasado fin de semana se atrevió finalmente a formar parte de la inédita comitiva de Castilla y León a los campamentos de refugiados saharauis en Tindouff sospechaba cómo iba a ser su agenda en los próximos dos días cuando, pasadas las 6,30 horas de la madrugada del pasado 17 de marzo (con alrededor de 4 horas de retraso), la nutrida delegación, a bordo de coches, todoterrenos y autobuses, llegaba a Smara, el campamento más poblado donde resiste, desde hace ya más de 42 años, toda la razón y dignidad que define la lucha silenciada del pueblo Saharaui.

Atrás quedaban ya los primeros retrasos acumulados en el aeropuerto de Madrid y en el de Árgel, donde tienen lugar los primeros ‘incidentes’ del viaje. Olvidos de tabletas en el avión, confusiones a la hora de cumplimentar el engorroso papeleo de aduanas… Una vez recuperado el equipaje, la cámara de RTVCyL no pasa el último control.

Un prototípico uniformado argelino es el responsable: El equipo de filmación tiene visado de la embajada, pero no del Ministerio de Cultura. La intervención de los organizadores del viaje no parece que en principio sea suficiente para solventar el problema y algunos procuradores en Cortes tratan de usar su influencia para desatascar la situación que se prolonga ya casi una hora. Unos contactan con las Cortes para poner la situación en su conocimiento, otros se atreven a entregar tarjetas con el cargo y establecer contactos con la embajada española en Cuba… Finalmente, la firma de un compromiso para no filmar ninguna imagen, abre las puertas de Árgel.

Carro de equipajes y material sanitario en el aeropuerto de Argel. Foto: Gaspar Francés
Carro de equipajes y material sanitario en el aeropuerto de Argel. Foto: Gaspar Francés

Lo que en principio iba a ser una cena con el señor embajador de la RASD en Argelia, se convirtió en un interesante tour Express por la ciudad. A pocos kilómetros del aeropuerto se pudo ver a lo lejos la impresionante mezquita en construcción (ya van tres años) desde las ventanas de los miniautocares (no todo el mundo pudo ir sentado) que condujeron a la comitiva hasta el colosal monumento a los soldados caídos en la guerra de liberación del ejército argelino contra Francia.

La base del descomunal monumento que se puede ver desde casi cualquier punto de la ciudad es el Museo Nacional Moudjahid. Dignas de mención son las representaciones que incluye y que como resto de armamento de todo tipo que alberga, está prohibido fotografiar. Quedan sin embargo en la retina los sangrientos dioramas de asesinatos, como los cometidos el 8 de mayo de 1945 en un puente o la representación de las torturas sufridas a manos de los colonos franceses por los argelinos en las comisarías.

VIsta aérea de Argel. Foto: Gaspar Francés
VIsta aérea de Argel. Foto: Gaspar Francés

La anunciada cena en la embajada se convirtió en bocadillo a bordo de dos autocares estacionados en plena curva en una de las empinadas bajadas que conduce hasta el puerto y el Jardín Khemisti, lugar de destino para estirar las piernas y tomar un poco de aire para otra larga espera en el aeropuerto de vuelos internos con destino a Tinduff.

El Sirocco que retrasa el vuelo, la supuesta invitación a una boda y la bondad de los zumos de naranja son tema de conversación en el bar del interior del aeropuerto en el que se permite fumar y en el que acaban dándose cita procuradores de casi todos los colores políticos.

A las 23,30 horas comienza el embarque del vuelo a Tinduf que por azar cita en asientos contiguos al secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, con Rosa Valdeón, la ex vicepresidenta de la Junta de Castilla y León para la que él mismo había pedido su dimisión meses atrás tras su doble alcoholemia positiva. La ya ex procuradora, viajaba, una vez más, solo en calidad de comprometida activista con la causa saharaui.

Más de tres horas de vuelo y casi una más de espera de equipajes, permiten de nuevo comprobar el quehacer de la policía argelina, impidiendo en todo momento realizar fotos y solicitando de nuevo los pasaportes a los periodistas que forman parte de la comitiva.

El convoy se pone en marcha. A no más de 40 kilómetros por hora. Durante dos horas más. Hasta llegar al destino: la wilaya (provincia) de Smara para proceder al alojamiento con familias de la daira de Farsia. Por seguridad.

Centro de repeciones de Farsia en la wilaya de Smara. Foto: Gaspar Francés
Centro de repeciones de Farsia en la wilaya de Smara. Foto: Gaspar Francés

En una nave alfombrada, sobre una precaria mesa, Mohamed Labat Mustafa, delegado del Frente Polisario para Castilla y León, responsable de la expedición, y ante la atenta mirada de los conductores, vuelve a sacar el listado ya mil veces manoseado de integrantes de la expedición para asignar alojamientos.

Son casi las 7 de la mañana del día 17. Tres horas después está previsto el primer acto oficial, con Jatri Aduh, presidente del Consejo Nacional Saharaui (Parlamento de la RASD).


El pasado 21 de diciembre de 2016 el Tribunal de Justicia Europeo falló que el Sahara Occidental no forma parte del Reino de Marruecos, lo cual significa que ningún acuerdo comercial entre la UE y Marruecos es aplicable en el Sahara Occidental y que no se puede establecer ninguna actividad comercial, ni exportar los recursos naturales del Sahara Occidental sin el consentimiento del pueblo saharaui. Y el 16 de octubre de 2017, todos los partidos políticos con representación en las Cortes de Castilla y León firmaron una declaración institucional para sumarse “a la corriente de solidaridad de la sociedad española que lleva años exigiendo una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable a través de un referéndum de autodeterminación que ponga fin al conflicto del Sahara Occidental”.

Esto, que ya se había producido en otros parlamentos autonómicos, se ha traducido el pasado fin de semana en la primera visita institucional con la participación de todos los partidos políticos. Un detalle que ha sido convenientemente ‘exprimido’ por la delegación del Frente Polisario para Castilla y León a golpe de encuentros y fotos que publicitar para mantener vivo en occidente el casi invisible drama saharaui, convenientemente silenciado en España por su nunca del todo asumida responsabilidad.

Encuentro en el parlamento saharaui. Foto: Gaspar Francés
Encuentro en el parlamento saharaui. Foto: Gaspar Francés

“Somos un pueblo en lucha y seguimos resistiendo”; “Este pueblo ya ha demostrado que no renuncia a sus derechos legítimos: autodeterminación e independencia”; “España, en lugar de adaptarse a los requerimientos debería haber culminado la descolonización”; “España sigue siendo la potencia colonizadora y administradora del Sahara Occidental y para la Unión Europea, Marruecos es una fuerza de ocupación, sin más”; “Aquí lo que hay es un pueblo con derechos, invadido de forma ilegal”. “Seguimos siendo un movimiento de liberación, gracias a esto, nuestro pueblo resiste. No queremos que nos pase lo que a otros países de nuestro entorno”. Estos fueron algunos de los mensajes pronunciados por Jatri Aduh, presidente del Consejo Nacional Saharaui, que no desaprovechó la ocasión para demandar a los políticos presentes la presencia de un grupo solidario con la causa saharaui de Castilla y León en el próximo encuentro de grupos de apoyo que está previsto celebrarse en Zaragoza a mediados de mayo.

Fue en el parlamento, un espacio comparable a un aula universitaria con falta de mantenimiento, donde tuvieron lugar las primeras intervenciones de los políticos castellanos y leoneses desplazados hasta los campamentos.

Jatri Aduh, presidente del Consejo Nacional Saharaui. Foto: Gaspar Francés
Jatri Aduh, presidente del Consejo Nacional Saharaui. Foto: Gaspar Francés

El portavoz socialista Luis Tudanca fue el primero en hacerlo sin desaprovechar la ocasión de recordar la ausencia de la presidenta de las Cortes de Castilla y León (se descolgó del viaje a última hora) –“es la que tenía que haber hablado por todos nosotros”, dijo- y prometer apoyo para devolver al pueblo saharaui todo lo que España le debe.

El delegado del Frente Polisario para Castilla y León, tras apresurarse a apuntar la existencia de una carta de la presidenta disculpando su asistencia, da paso al portavoz de IU, José Sarrión, que no ocultó su “sentimiento contradictorio” de “orgullo por un pueblo ejemplo de resistencia y lucha” y “vergüenza por representar un país que es el principal responsable de su situación”, sin olvidar el papel jugado por la monarquía española y la necesidad de activar la “lucha política” para revertir la actual situación.

La viceportavoz del PP en las Cortes, María del Mar González, que comenzó pidiendo disculpas en nombre de la presidenta de las Cortes, recordó la colaboración de la Junta de Castilla y León en distintos convenios, la importancia de la mujer Saharui y reclamando una “solución política, duradera y justa” para el Sahara Occidental: “Apostamos por la autodeterminación del pueblo saharui”, llegó a indicar textualmente.

La viceportavoz de Podemos, Natalia del Barrio acusó al Gobierno español de “no haber estado a la altura”, al contrario de lo que ocurre con las asociaciones que despliegan su solidaridad en el terreno.

El procurador de Ciudadanos, José Ignacio Delgado, cerró las intervenciones confesando “un sentimiento de culpa” como español y prometiendo el apoyo de su organización “a una causa justa”.

Foto de familia en el Parlamento saharaui. Foto: Gaspar Francés
Foto de familia en el Parlamento saharaui. Foto: Gaspar Francés

Tras la ineludible foto de familia a las puertas de un parlamento que cabe en una sala de comisiones de las Cortes de Castilla y León y después de que el presidente del parlamento hubiera indicado que el Frente Polisario “no ha entregado las armas” y “preserva todo su potencial”, la siguiente cita fue en el Museo Nacional de la Resistencia. Un contendor de material militar obsoleto requisado al enemigo que demuestra el apoyo de las potencias occidentales a Marruecos. La procedencia de antiguos tanques y carros de combate construidos en España, Francia, Estados Unidos, Rusia… así lo demuestran.

Allí también se puede tomar conciencia del vergonzoso muro que separa a los refugiados saharauis y los territorios ocupados por la monarquía alauita. 2.750 kilómetros de piedras y arena custodiados por una franja de dos kilómetros de minas antipersonas que impone frontera con los territorios liberados.

Carros de combate en el Museo Nacional de la Resistencia. Foto: Gaspar Francés
Carros de combate en el Museo Nacional de la Resistencia. Foto: Gaspar Francés

Una fugaz visita a un centro de acogida de niños con discapacidad y casi sin tiempo para comer con las familias de acogida en Smara, la apretada agenda continuó ya por la tarde y bajo un sol de justicia en la wilaya de Auserd con recepción popular de la población donde hubo música combativa a cargo de una reconocida intérprete local y, de nuevo, intervenciones de los procuradores de los distintos grupos políticos menos Podemos, que no llegaron a tiempo. En esta ocasión la procuradora del PP, Mar González, se remitió a declaración institucional firmada por las Cortes y posicionarse “por encima de todo”, con los Derechos Humanos.

Recepción popular de la población de la Wilaya de Auserd. Foto: Gaspar Francés
Recepción popular de la población de la Wilaya de Auserd. Foto: Gaspar Francés

Mientras se producían las distintas intervenciones, la gobernadora Mariem Hmada tuvo que abandonar precipitadamente el acto al serle comunicada la muerte de un familiar.

El acto, ambientado por la masiva (y prácticamente única) presencia de mujeres y niños enarbolando banderas de la RASD, concluyó, ya con los representantes de Podemos incorporados, con todos ellos en el escenario recibiendo la gratitud de las presentes y dando muestras de apoyo.

El programa que en Castilla y León hubiera completado una jornada aún reservaba un plato fuerte: la Recepción oficial del presidente de la RASD, Brahim Gali en el palacio presidencial.

Convenientemente colocados en forma de U, después de algún que otro susto con el atril y mientras algunos daban cuenta del pequeño agasajo los componentes de la expedición fueron saludados uno a uno por el presidente, que a pesar de confesar que prefería hablar en árabe, se expresó en un perfecto y pausado castellano.

Recepción de Brahim Ghali, presidente de la RASD, y Secretario General del Frente Polisario. Foto: Gaspar Francés
Recepción de Brahim Ghali, presidente de la RASD, y Secretario General del Frente Polisario. Foto: Gaspar Francés

“Esta es la última colonia en África y hay que acabar con ella, con el colonialismo de un vecino. Esperamos desde hace años que la comunidad internacional cumpla el plan de arreglo de 1991. Pero la paciencia tiene un límite. 21 años son suficientes”, dijo el presidente, que continuó hablando de “casi un siglo de convivencia desequilibrada con España” apuntando que “Francia está en contra de que exista un país que hable español en un entorno francófono”.

Con respecto a este asunto, Brahim Gali ilustró su intervención con una descriptiva anécdota. “Los profesores se encargan de corregir los libros editados en Suiza, añadiendo con paciencia todas las letras ‘ñ’ incompletas”. “Necesitamos medios en educación y en Sanidad, pero nuestra dignidad ante todo. Ya no hay marcha atrás. Con Marruecos seremos buenos vecinos porque no guardamos ningún rencor”, apuntó. Más tarde, en una improvisada rueda de prensa en las que se pudieron formular apenas 4 preguntas (estaban pactadas dos) el presidente se pronunció sobre hasta cuándo se puede seguir pidiendo paciencia al pueblo saharaui: “Hasta recuperar sus derechos. Hasta que el enemigo sea convencido de tiene que abandonar el Sahara”.

La amenaza de Siroco se encargó de borrar del programa previsto una cena al aire libre. Ésta se produjo, tras un nuevo desplazamiento interior entre wilayas, en las casas de acogida.


Crónicas de arena saharaui (II): "Por dos horas no hay que pedir perdón. Llevamos 42 años esperando"

Crónicas de arena saharaui (y III). “No podemos alcanzar 20 litros de agua por persona al día”

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios