Sandra Barrilaro, de Rumbo a Gaza, junto a Juani Rishmawi. FOTO: Jorge Ovelleiro
Sandra Barrilaro, de Rumbo a Gaza, junto a Juani Rishmawi. FOTO: Jorge Ovelleiro

Las IV Jornadas Valladolid con Palestina contra al Apartheid israelí concluyeron ayer miércoles con la charla que acogió la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid. Juani Rishmawi, coordinadora de Health Work Committees, explicó la situación que se vive en los territorios ocupados así como las acciones de su organización, mientras Sandra Barrilaro, de Rumbo a Gaza e integrante de la Flotilla de la Libertad, se centró en la situación de la franja y la experiencia de las expediciones marítimas pacíficas en las que ha participado.

Juani Rishmawi lleva más de 30 años viviendo en Cisjordania, además de ser coordinadora de la ONG palestina Health Worth Commitees (HWC). Narró en primera persona la situación dramática que se vive en los territorios ocupados por Israel, donde en las últimas semanas, con la llamada Gran Marcha del Retorno, han sido asesinadas 50 personas además de las más de 5.000 heridas por la respuesta del ejército a las movilizaciones pacíficas del pueblo palestino. “Somos experimentación de nuevas armas que luego venden a paramilitares de todo el mundo”, explicó Rishmawi, poniendo el ejemplo de una nueva arma empleada con “una especie de bala que llega hasta el hueso y explota”.

Health Worth Commitees, la organización que coordina, trabaja en la zona con 14 clínicas y 2 hospitales, aunque recuerda aun queda un largo camino ya que, entre otras cosas, para las dolencias graves tienen que trasladarse a centros médicos israelíes donde “te cobran una millonada” y solo quien tiene dinero puede curarse, por lo que “la política de nuestra organización es la prevención”. Ha expuesto su “programa estrella”, centrado en la salud de las mujeres, mediante el que realizan planificación familiar, cuidados postnatales o psicológicos. Recientemente abrieron el primer centro contra el cáncer de mujeres, especializado en la prevención del cáncer de útero y de mama. También ha enfatizado su trabajo en prevención de la violencia de género, con tasas que han aumentado un 60%, para conseguir que “entiendan que la violencia dentro del hogar no es normal”.

Juani Rishmawi, coordinadora de Health Work Committees. FOTO: Jorge Ovelleiro
Juani Rishmawi, coordinadora de Health Work Committees. FOTO: Jorge Ovelleiro

Habló también del caso concreto de Jerusalen, donde tras el anuncio de los EEUU de trasladar allí su embajada, han echado a la población palestina de su parte este, quedando tan solo un 20% en “condiciones bastante difíciles”, con un acoso y agresiones constantes por parte de las autoridades israelíes. Allí el ejército cerró su centro dedicado a la infancia requisando todo su equipo médico acusando a HWC de colaborar con terroristas, poniendo en riesgo la salud de 20.000 niños. Lo mismo ocurrió con varias escuelas, quedando tan solo 60 centros. Rishmawi mostró una preocupación especial ante los ataques a la infancia, con leyes que condenan hasta a 20 años de cárcel a niños de 8 años por arrojar una piedra a un soldado.

Finalizó subrayando el éxito que está teniendo la campaña de Boicot Desinversión y Sanciones a Israel (BDS) defendida y reclamada por la propia población palestina como medida internacional indispensable ante lo dramático de su situación. La segunda interviniente fue Sandra Barrilaro, fotógrafa y miembro de Rumbo a Gaza y tripulante de la Flotilla de la Libertad en 2016. La comitiva naval integrada por 14 países lleva tratando de llegar a la costa gazatí desde 2010 para denunciar internacionalmente la situación y romper el bloqueo impuesto por tierra mar y aire de personas y mercancías de Israel a la franja de Gaza, donde viven unos dos millones de personas.

Última charla de las Jornadas Valladolid con Palestina contra al Apartheid israelí. FOTO: Jorge Ovelleiro
Última charla de las Jornadas Valladolid con Palestina contra al Apartheid israelí. FOTO: Jorge Ovelleiro

Hizo un repaso histórico a las diferentes flotillas que han tratado de alcanzar territorio palestino, como la primera en 2010, con cerca de 20 barcos y 700 pasajeros, que fue atacada por la armada israelí a 100 millas náuticas asesinando a 10 personas, hiriendo a otras 50 y deteniendo al resto de tripulantes. Esto no impidió que, año tras año, se hayan seguido mandando expediciones, tratando en 2014 de hacerlo a la inversa, fletando un barco “desde Gaza hacia el mundo” con productos y artesanía palestina, que fue destrozado por un misil en los bombardeos que ese año dejaron un saldo de 2.400 muertos en la franja. La propia Barrilaro fue una de las integrantes de la flotilla exclusivamente femenina que trató de llegar a la costa gazatí con mujeres de los cinco continentes. El barco partió del puerto de Barcelona, pasando por Córcega y Mesina antes de tratar de amarrar en Gaza. De nuevo fueron atacadas, secuestradas y desviadas a un puerto israelí cuando las interceptaron en aguas internacionales, a 45 millas, siendo encarceladas y posteriormente deportadas.

Hizo hincapié en la situación que se vive en Gaza, aludiendo a estudios que anunciaban que en 2020 sería un territorio inhabitable, situación que según el diagnóstico de Naciones Unidas ya se alcanzó el pasado año. Los ataques israelíes han aniquilado sus formas de abastecimiento de combustible o energía, lo que tiene consecuencias devastadoras para hospitales, alimentación, estudios o trabajo, impidiendo una “vida normal”. Lo mismo ocurre con el agua, siendo necesaria la energía tanto para desalinizarla como para tratar las residuales. Destacó la represión que sufre la flota pesquera en Gaza, que según los acuerdos de Oslo puede faenar hasta 20 millas de la costa, aunque como mucho alcanzan las 9 millas con los bancos pesqueros agotados y ataques militares diarios, situación análoga a la que se sufren en la agricultura.

Concentración de la de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro
Concentración de la de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro

Este 2018, después del parón del pasado año, la flotilla volverá a navegar camino de Gaza, conmemorando así los 70 años de la Nakba, éxodo palestino. Pasarán por Gijón, Lisboa o Cádiz antes de encarar el Mediterraneo hasta Palestina. “Gaza está sufriendo un ilegal castigo colectivo”, aseguró la tripulante de la flotilla anunciando que en este nueva edición seguirán reivindicando el derecho al libre movimiento de toda la población palestina, el derecho al retorno y un futuro digno para toda Palestina. Henar Redondo, como representante de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid, anunció que donarán todo el presupuesto sobrante una vez cerradas las Jornadas a Health Worth Commitees, además de futuras movilizaciones y actividades en apoyo a la flotilla de este año.

Tras esta última charla, como se viene repitiendo durante todas las Jornadas, se concentraron en la Plaza de la Universidad, un acto que había sido autorizada en el mismo sitio y a la misma hora que un concierto de música africana con motivo de la semana ‘Culturáfrica’ de la Red Pajarillos – Educa, prevaleciendo la solidaridad de ambos colectivos permitiendo colocar la pancarta de la Plataforma al frente del escenario y utilizar la megafonía del espectáculo musical para dar lectura a su comunicado. “El pueblo palestino de la Franja de Gaza comenzó el 30 de marzo, día en que se celebra el ‘Día de la Tierra’, estas movilizaciones llamadas ‘Marchas del Retorno’, que durarán hasta el aniversario de la Nakba, el 15 de mayo, con el fin de reivindicar el Derecho de Retorno de la población refugiada palestina y el levantamiento del ilegal bloqueo israelí contra la franja”, leyeron las representantes de la Plataforma.

Lectura del comunicado frente al escenario de la Plaza de la Universidad. FOTO: Jorge Ovelleiro
Lectura del comunicado frente al escenario de la Plaza de la Universidad. FOTO: Jorge Ovelleiro

“Desde la Plataforma Solidaria con Palestina pedimos a nuestros representantes políticos que se posicionen del lado del Derecho Internacional y, como titulares de obligaciones, les apelamos a reiterar su llamamiento a respetar y hacer respetar el Convenio de Ginebra y activen los mecanismos necesarios para que Israel rinda cuentas”, sentenciaron en su comunicado. Antes de despedirse agradeciendo tanto al colectivo como al público que respondió con aplausos al grito de “Gaza resiste Palestina vencerá”, repartieron dulces típicos cortesía de uno de los ciudadanos palestinos asistentes al acto. Acaban así las Jornadas de este año ya que han decidido anular la fiesta de clausura que tradicionalmente realizan en el bar La Bici ante la situación en Gaza, aunque proseguirán con sus movilizaciones.

MANIFIESTO CONCENTRACIÓN 2 DE MAYO

El pasado viernes 27 de Abril la población palestina de la Franja de Gaza llevó a cabo la quinta edición de la “Gran Marcha del Retorno”, bajo la convocatoria de “Viernes de la Juventud Revolucionaria”. Comenzaron a reunirse desde primeras horas de la mañana en los “Campamentos del Retorno” instalados a lo largo de la línea de separación entre Gaza y los territorios ocupados en 1948, para participar en las actividades que suelen comenzar de forma oficial tras el salat del mediodía de los viernes.
Los participantes en esta movilización prepararon montículos de tierra en la zona fronteriza para que les protegieran de los francotiradores de la ocupación. También, como es habitual, quemaron neumáticos con la esperanza de que el humo les ocultara de los mismos, y que no pudieran así hacer blanco sobre ellos con facilidad. Como otra forma de protesta, miles de familias palestinas acudieron a los “Campos del Retorno” donde han llevado a cabo diversas actividades y tradiciones típicas de su vida diaria y de la de sus ancestros en sus pueblos y hogares de origen, aquellos de los que fueron expulsados por la ocupación.
Por su parte, un miembro de la Comisión Nacional Suprema para la Marcha del Retorno y la Ruptura del Bloqueo, Hani al Thawaabita, explicó que “éste sería un viernes distinto de los anteriores, nombrado como Viernes de la Juventud Revolucionaria, en tanto que la juventud palestina revolucionaria es el verdadero combustible de este proceso”.
La Comisión llamó también a ampliar la participación en estas actividades de la “Marcha del Retorno”, y recalcó la esencia pacífica y pacifista de estas marchas, cuyo fin es “enviar un rotundo mensaje de desafío a la ocupación, que apuesta por un declive en la participación y un debilitamiento de la motivación y el espíritu del pueblo de Gaza”.
El pueblo palestino de la Franja de Gaza comenzó el 30 de marzo, día en que se celebra el “Día de la Tierra”, estas movilizaciones llamadas “Marchas del Retorno”, que durarán hasta el aniversario de la Nakba, el 15 de mayo, con el fin de reivindicar el Derecho del Retorno de la población refugiada palestina y el levantamiento del ilegal bloqueo israelí contra la Franja.
Tanto el derecho al Retorno como el fin del bloqueo que sufre la Franja de Gaza son hechos respaldados por las Naciones Unidas. El bloqueo es ilegal según afirma un informe emitido por expertos independientes de la ONU en septiembre de 2011, en el que literalmente denuncia que supone “una forma injustificable de castigo colectivo”, y ha sido rechazado por la Asamblea General de la ONU en numerosas ocasiones, pese a que los EEUU usando su derecho de veto, han defendido en el Consejo de Seguridad esta práctica israelí en numerosas ocasiones, faltando a la legalidad. Respecto al “Derecho al Retorno” de la población refugiada palestina, también está refrendado por diversas resoluciones de la ONU.
En el curso de estas movilizaciones pacíficas, un viernes tras otro, el ejército de ocupación ha abierto fuego real e ilegal según la justicia internacional contra los manifestantes desarmados asesinando a más de cuarenta personas. Israel ha sido criticado ante la asimetría de los medios empleados: ningún herido o muerto israelí, frente a las más de 5.500 víctimas palestinas, incluyendo 564 menores, personal sanitario, 77 personas, y 2 periodistas. Además, el tipo de heridas indica el uso de armamento dirigido a provocar los máximos daños posibles, y una clara voluntad de matar o mutilar, por lo que podrían dejar a cientos de palestinos discapacitados de por vida.
La gravedad de estos ataques se amplifica por la precariedad de la sanidad de la franja de Gaza, que se enfrenta a las dificultades provocadas por el bloqueo de Israel. Escasean los medicamentos y material sanitario, hasta el punto de tener recursos para tan sólo una semana más.
La ONU, la Unión Europea y varias ONGs reclamaron investigaciones independientes sobre estos ataques, bloqueadas por Israel y Estados Unidos.
Desde la Plataforma Solidaria con Palestina pedimos a nuestros representantes políticos que se posicionen del lado del Derecho Internacional y, como titulares de obligaciones, les apelamos a reiterar su llamamiento a respetar y hacer respetar el Convenio de Ginebra y activen los mecanismos necesarios para que Israel rinda cuentas.
Al gobierno de España para que imponga de inmediato un embargo en la venta de armas a Israel, paralizando la participación en el programa Europeo Lawtrain y revisando los acuerdos comerciales con las colonias. Además, le pedimos revisar sus acuerdos gubernamentales con Israel o sus instituciones públicas, paralizando cualquier colaboración con ellas hasta que Israel no cumpla con sus obligaciones internacionales en materia de protección de la población civil a la que ocupa.
A los gobiernos locales, diputaciones y parlamentos regionales a avanzar en la implementación de medidas de compra pública ética y responsable con el cumplimiento de la legalidad internacional, haciendo hincapié en la incompatibilidad del comercio con las colonias y el respeto al derecho internacional.
A la sociedad civil para que impulse con más ahínco la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones al Apartheid Israelí (BDS).
¡QUE VIVA LA LUCHA DEL PUEBLO PALESTINO!


Noticias relacionadas:

 

No hay comentarios