Manifestantes portando carteles contra la ordenanza municipal. FOTO: Jorge Ovelleiro
Manifestantes portando carteles contra la ordenanza municipal. FOTO: Jorge Ovelleiro

“Pensábamos que esto ya no sucedía con este equipo de gobierno. Que era una práctica del pasado más oscuro de Valladolid, cuando estaba en vigor la llamada ordenanza antivandálica de infausto recuerdo”. Esta es solo una de las consideraciones que la Federación de Asociones de Vecinos ‘Antonio Machado’ hace en un duro comunicado titulado “apatrullando la ciudad” en el que cuestionan la última aplicación de la Ley Mordaza por parte de la Policía Municipal para multar a un dirigente vecinal por pegar carteles anunciando una paella de fiestas en el barrio de San Pedro Regalado.

La Federación, que deja claro su apoyo al compañero multado, apunta que “parece claro que, por más cambios que se produzcan en el gobierno municipal, por más instrucciones que se den sobre la interpretación que se debe realizar de la nueva ordenanza de protección del medio urbano, difícilmente servirán para modificar los modos y costumbres de una parte de la Policía Municipal, que se agarra a cualquier norma legal con tal de dejar claro su poder”. “En este caso, se recurre a la llamada “ley mordaza” estatal para reprimir la libertad de expresión de una asociación vecinal que informa al vecindario, mediante la colocación de carteles, de lo que considera de interés para sus vecinos y vecinas, fomentando de esta manera la participación y la convivencia”, aclaran.

Para los vecinos “es muy triste que sea la Policía Municipal quien lleva a cabo estas acciones contrarias a la libertad de expresión y al derecho de reunión. Una policía que tiene que ser cercana a la ciudadanía y estar al servicio de los vecinos y vecinas del barrio para facilitarles la resolución de problemas. En lugar de esto los crean. Una policía de barrio más preocupada por multar y reprimir que por facilitar la difusión de las actividades de una asociación, aunque sea una actividad tan “peligrosa” como es una paellada. Se alega que se ensucian las paredes. Parece mentira que se diga esto de un cartel pegado además con cinta de carrocero, mientras la ciudad está llena de carteles publicitarios de actuaciones musicales (que, esos sí, no se pueden pegar sin autorización) pegados con cola, muchas de ellas patrocinadas y subvencionadas por el propio Ayuntamiento, sin que conozcamos que se haya multado a nadie por ello”.

La reflexión del colectivo es contundente: “Detrás de esta situación, que lamentablemente no es la primera vez que sucede, parece subyacer una animadversión hacia los movimientos sociales en general, y el movimiento vecinal en particular, desde una parte entendemos que muy minoritaria de la Policía Municipal. Recordamos que la ciudad es de todos y todas, que las organizaciones sociales trabajamos para conseguir que la vida en Valladolid sea mejor y más agradable, y que la Policía Municipal debe colaborar a este fin, y no dedicarse a “apatrullar la ciudad” de forma gansteril y estableciendo sus propios criterios de lo que es y no es legal. La ciudad es un lugar de convivencia, y la Policía Municial debe trabajar para que ésta sea pacífica, sin generar conflictos donde no los hay”.

El contundente comunicado concluye con un recordatorio al equipo de Gobierno: “Desde aquí queremos recordar que el Ayuntamiento tiene la obligación de vigilar la actuación de los agentes, e imponer las sanciones que correspondan, si constituyese alguna falta tipificada. Esperamos que desde la Concejalía correspondiente se tomen las medidas oportunas para no tener que lamentar más situaciones de este tipo en Valladolid”.


Contenido relacionado:

‘Circular interpretativa’ sobre las pegadas de carteles


Noticias relacionadas:

La Policía Municipal se ‘salta’ la circular del Ayuntamiento para multar pegadas de carteles

No hay comentarios