Presentación del acto de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro
Presentación del acto de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid. FOTO: Jorge Ovelleiro

Desde 2008, diversas embarcaciones han surcado el Mediterráneo rumbo al puerto de Gaza para tratar de romper por mar el bloqueo al que Israel somete al pueblo palestino en las llamadas Flotillas de la Libertad. Durante la tarde de ayer, Laura Arau proyectó en la Casa de las Palabras, de la mano de la Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid, algunas de sus creaciones audiovisuales además contar en primera persona su experiencia como integrante de varias de estas expediciones. El acto culminó con una cena hispano-palestina para recaudar fondos para la campaña Rumbo a Gaza de este 2018, que navegará pidiendo “un futuro digno para Palestina”.

Laura Arau ha formado parte de varias de estas expediciones, incluida la que finalizó con el asalto por parte del ejército israelí al Mavi Mármara en 2010, con un total de 10 personas muertas y decenas de heridas, nueve de ellas de gravedad. Señaló la importancia de la fecha del acto, ya que este 31 de mayo se cumplen exactamente 8 años del asalto israelí al barco solidario que trataba de alcanzar la costa gazatí. “Esperábamos no tener que hacer tantas”, reconoció en su relato, ya que si aquella fue la tercera flotilla, la expedición de este 2018 es la décima, mientras la situación en Palestina lejos de solucionarse ha alcanzado cotas dramáticas.

Laura Arau durante su intervención. FOTO: Jorge Ovelleiro
Laura Arau durante su intervención. FOTO: Jorge Ovelleiro

La primera pieza que proyectó fue un vídeo realizado en la franja de Gaza por Al-Haq que recoge imágenes de los ataques del ejército israelí contra manifestantes palestinos en la Gran Marcha del Retorno. Según los últimos datos facilitados por Arau, desde el pasado 30 de marzo, las manifestaciones se han saldado con 126 personas asesinadas y 7.000 heridas, 3.500 por fuego real. En el vídeo se ven escenas impactantes, como la de un joven que corre con un neumático en brazos, de los utilizados para encender hogueras y dificultar la labor de los francotiradores israelíes, hasta que cae fulminado por el disparo certero y mortal de uno de ellos.

Estas marchas conmemoran los 70 años de la Nakba, ocupación de los territorios palestinos por parte de Israel, por lo que la Flotilla de la Libertad navegará bajo el lema “Un futuro digno para Palestina” y estará compuesta por cuatro embarcaciones. Pasará por territorio español a mediados de junio, por puertos de Asturias y Andalucía, tratando de alcanzar la costa gazatí en julio a bordo del Al Awda (El Retorno).

Momento de la charla en la Casa de las Palabras. FOTO: Jorge Ovelleiro
Momento de la charla en la Casa de las Palabras. FOTO: Jorge Ovelleiro

Mientras esta expedición ya ha partido de aguas escandinavas, y como ya ocurrió hace algunos años, desde Gaza han tratado de realizar el viaje inverso, enviando un barco desde su puerto hasta territorio europeo, abordado hace dos días a tan solo 9 millas de la costa por el ejército israelí, deteniendo a su tripulación que estaba compuesta por personas heridas o necesitadas de asistencia médica y estudiantes, de las cuales 3 de ellas siguen retenidas, incluido el capitán de la embarcación, según informó Arau.

En su intervención hizo un repaso a las diferentes flotillas que han navegado hacia el puerto de Gaza, todas interceptadas por el ejército israelí excepto la primera, organizada por Free Gaza Movement en 2008. En 2009 se hizo una convocatoria online para así “mediatizar el conflicto para romper el primer cerco, el mediático”, bloqueada en Egipto, que sirvió como germen para la del 2010 en la que el Mavi Mármara fue atacado.

Además de este plano mediático, las flotillas tienen otros dos ejes, el social con movilizaciones y actos en los diferentes países que recorren antes de tratar de alcanzar aguas palestinas y, sobre todo, político, habiendo abandonado la parte humanitaria ya que Israel incautaba o arruinaba la carga que pretendían entregar convirtiéndolo en un gasto absurdo.

En 2016 se organizó la primera flotilla de mujeres, ya que su presencia “por la dinámica que lleva la sociedad” era minoritaria, acordándose en las siguientes de forma tácita que serían paritarias. Según explicó, la principal razón para esta medida es que, al ser interceptados los barcos y encarcelada su tripulación, la experiencia de las mujeres casi en soledad en las prisiones israelíes era psicológicamente mucho más dura.

La charla de Laura Arau fue acompañada por otras dos proyecciones, en este caso de producción propia, como comunicadora y realizadora audiovisual. La primera lleva por título ‘La Doble Diáspora Palestina’ grabado en 2015 en en el campo de refugiados Ein El Helweh de Sidón, en Líbano, donde vivían entonces 100.000 palestinos confinados en un espacio de 2 kilómetros cuadrados. Destacó que antes de la crisis de refugio protagonizada por Siria de los últimos años, Palestina era el país con mayor número de refugiados.

Cena hispano-palestina en beneficio de Rumbo a Gaza. FOTO: Jorge Ovelleiro
Cena hispano-palestina en beneficio de Rumbo a Gaza. FOTO: Jorge Ovelleiro

El segundo de los vídeos que proyectó lleva por título ‘Navegando a las dos orillas. La misión del velero Estelle’ que narra la experiencia de 2012. En este año decidieron que el barco sirviera como “herramienta de difusión de lo que pasa en Palestina”, realizando actividades en cada puerto, con emocionantes recibimientos en todos de ellos y actividades con la participación de músicos como Paco Ibáñez, Manu Chao o Fermín Muguruza. En el filme se puede ver el asalto en aguas internacionales por parte de militares israelíes encapuchados y armados, ante las inútiles explicaciones y advertencias de la tripulación y capitán del Estelle.

Laura Arau, que narra en primera persona muchas de estas expediciones, lamenta que haya habido que poner en riesgo la vida de personas blancas y europeas para que la prensa o las sociedades occidentales tomen conciencia de lo que ocurre en Palestina. Como forma de financiación de la vigente campaña de Rumbo a Gaza, tras su intervención, proyecciones y posterior debate, hubo una cena comunal hispano-palestina con tortilla de patata, humus, falafel, couscous, aceitunas o escabechados, continuando la charla en corrillos mientras se degustaban los platos de la interesante cocina palestina.


Noticias relacionadas

El repaso a la dramática situación de Gaza cierra las IV Jornadas Valladolid con Palestina

Nueva concentración de apoyo al pueblo palestino y contra la brutal represión de Israel

No hay comentarios