Final de la manifestación en las puertas de los juzgados. FOTO: últimoCero
Final de la manifestación en las puertas de los juzgados. FOTO: últimoCero

Ante la noticia de la puesta en libertad de los cinco condenados por la agresión sexual grupal ocurrida en 2016 en Pamplona, la Coordinadora de Mujeres de Valladolid lanzó una convocatoria urgente para responder y mostrar su repulsa, a la que han acudido miles de personas a título individual o de diferentes colectivos feministas y grupos políticos. Al grito de “Si La Manada sale, nosotras tomamos las calles”, entre otros eslóganes, ha discurrido desde Fuente Dorada hasta la puerta de los juzgados, donde la policía ha tratado de evitar a empujones que se acercaran, aunque no han podido impedirlo ante la multitudinaria presión de las manifestantes.

Ante la urgente convocatoria, miles de manifestantes, mayoritariamente mujeres y muchas de ellas jóvenes, han recorrido las calles que comprenden desde Fuente Dorada a la sede de los juzgados en la calle Angustias gritando diversas consignas como “con ropa o sin ropa mi cuerpo no se toca”, “sola o borracha quiero llegar a casa” o “mujeres a la calle, violadores a prisión”. Han cargado con rabia e indignación contra la decisión judicial y el propio sistema, gritando que “esta justicia es una mierda”, “justicia machista, justicia terrorista” o “jueces y fiscales también sois culpables”.

Cuando se aproximaban a la fachada de los juzgados de la calle Angustias, los policías nacionales que custodiaban la puerta han tratado, a empujones, de mantener a la cabecera de la manifestación en la calzada, contra el propósito de las manifestantes de colocarse en la propia puerta del edificio. Tras unos breves forcejeos y momentos de tensión, otra de las pancartas ha logrado sobrepasar a los policías, accediendo ya todas en tromba para tomar posiciones al grito de “que no tenemos miedo” o “la lucha será feminista o no será”.

Momento de los forcejeos de la policía y las manifestantes a las puertas de los juzgados. FOTO: últimoCero
Momento de los forcejeos de la policía y las manifestantes a las puertas de los juzgados. FOTO: últimoCero

En el día de ayer se conocía el auto del juez por el que los cinco condenados de La Manada eran puestos en libertad alegando que ya no existe el riesgo de reiteración ni de fuga “que tan solo hace dos meses sí existían”, esgrimen dese la Coordinadora añadiendo que “se olvidan que hay otro caso abierto contra cuatro de estos mismos violadores por un caso similar en Pozoblanco”.

“Una vez más la justicia ha demostrado que está muy lejos de la ciudadanía y sobre todo de las mujeres. Esta sentencia es un insulto no solo a todas las mujeres, sino a los hombres que luchan también por la igualdad. Esta justicia no es respetuosa ni defiende a las mujeres, por lo tanto no la respetamos”. Aseguran también en su comunicado que “con esta sentencia se está lanzando un mensaje de impunidad a los machistas, a los violadores, a todos aquellos que siguen pensando que las mujeres somos objetos sexuales para su disfrute”.

Reclaman una “limpieza de jueces y juezas con mentalidad medieval”, así como titulares de los juzgados de violencia de género que "crean en la igualdad" para que “defiendan a las víctimas y no a los verdugos”. Piden también el cumplimiento de las medidas incluidas en el Pacto de Estado contra la violencia machista: “Solo así casos como el de La Manada podrán juzgarse con perspectiva de género y respetando los derechos de las mujeres”.

Tras la lectura del comunicado, ante los incesantes gritos y consignas, la concentración ha continuado durante unos minutos, mostrando diversos carteles que plagaban la marcha, incluso uno con los rostros de los cinco integrantes de La Manada. Ha desembocado en una sentada con las miles de personas llenando el entorno de los juzgados, recordando uno de sus lemas: “Si nos tocan a una nos tocan a todas”.

No hay comentarios