Activistas de La Molinera durante la rueda de prensa de presentación del espacio. FOTO: últimoCero
Activistas de La Molinera durante la rueda de prensa de presentación del espacio. FOTO: últimoCero

Durante la mañana del lunes, representantes de La Molinera se han reunido con las concejalías de Participación Ciudadana, Servicios Sociales y Seguridad, en la que ha sido su primera toma de contacto con las instituciones desde que dieran a conocer la ocupación del antiguo hotel Marqués de la Ensenada. Aunque no han alcanzado ningún compromiso concreto, sí que destacan las “buenas sensaciones” tras los encuentros.

Más que reuniones en las que plantear una serie de reivindicaciones al Ayuntamiento, se han tratado de encuentros “cordiales” con representantes de distintas áreas municipales, según fuentes de La Molinera, transmitiéndoles sus planteamientos para el nuevo centro social de primera mano. La respuesta ha sido “positiva”: “Para nosotras se han cumplido un poco las expectativas, era importante que el Ayuntamiento viera bien el proyecto”, y así aseguran que ha sido, aunque sin compromisos concretos apelando siempre a la falta de competencias municipales respecto al inmueble.

A las 10 de la mañana tenían concertada su primera cita con Alberto Bustos, concejal de Participación Ciudadana, mientras Manuel Saravia, de Urbanismo, no ha podido atenderles al estar reunido a la hora del encuentro. No obstante, estas reuniones no figuraban en la agenda pública del equipo de Gobierno. Una de sus solicitudes es disponer de contenedores para sacar los escombros y porquería que han ido acumulando en estas semanas de limpieza, que hasta ahora acumulan en una de las salas. Los restos orgánicos que aun permanecían en las cámaras de la cocina desde el cierre del hotel en enero de 2017 ya han sido retirados por los nuevos ocupantes. Para la asamblea este punto es de gran importancia para abrir el espacio al público, y si no consiguen la colaboración municipal, “lo haremos por nuestros propios medios”, aseguran.

“Les hemos recibido como recibimos a cualquier ciudadano que nos plantea diálogo”, ha asegurado Alberto Bustos, que califica el encuentro como “muy agradable”. Para el concejal de Participación Ciudadana en este espacio “no se genera un problema ahora” sino que se viene arrastrando desde que fue abandonado. Según ha explicado, como Ayuntamiento, en el aspecto de la legalidad “no tenemos nada que aportar”, aunque “si ese espacio pasa de ser un lugar insalubre, con problemas de seguridad y que generaba molestias a los vecinos, a ser un espacio que genera lo contrario, yo creo que será bueno para la ciudad” asegura Bustos , separando ésto de otros “problemas legales a los que no podemos entrar como Ayuntamiento”.

Otra de las tareas que ha tomado urgencia después de las pintadas que han sufrido la noche del pasado sábado es la pintura de la fachada. En su encuentro han tratado este tema desde el punto de vista de la respuesta policial, ya que de la misma manera que han sido identificados en las puertas del espacio por colgar los carteles de las ventanas, entre otros momentos, no quieren enfrentarse a una posible sanción por mantener limpia la fachada del espacio. En este sentido, el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, ha calificado como “normal para este tipo de situaciones” la actuación de la Policía Municipal, que el día de su anuncio público lo notificó a los servicios municipales afectados, se remitió a la Junta y se realizó una comparecencia en la comisaría de la Nacional, ha explicado Vélez.

El concejal de Seguridad ha asegurado que la presencia del colectivo La Molinera en este edificio “no genera inquietud negativa, al contrario, genera una energía positiva”, aunque “no lo podemos amparar legalmente y tampoco tenemos competencias para realizar algún otro tipo de actuación”, concluyó. Para la responsable de Servicio Social, Rafaela Romero, también presente en la reunión, “que Valladolid esté viva y que tenga proyectos sociales es bueno”, puntualizando que habrá que ver “cómo se compagina con la legalidad en la que nos podemos mover”.

Una de las preguntas que se han repetido por parte de los representantes municipales es si pretendían reunirse también con la Junta de Castilla y León, algo que “no vemos mal”, aseguran desde La Molinera, “otra cosa es que nos quieran recibir o no”. No obstante, desde el ejecutivo autonómico se remiten al Ministerio de Cultura siendo el espacio, la antigua fabrica harinera La Perla, un Bien de Interés Cultural.

Aunque sí es su primer contacto institucional, ya se habían reunido con anterioridad con representantes de la Federación de Asociaciones Vecinales de Valladolid, con la presencias con algunas de ellas como la de La Victoria, Rondilla o San Pedro Regalado, y anuncian que a finales de esta semana se reunirá una comisión con representantes de la cultura y el arte en Valladolid, un sector que desde La Molinera consideran “una parte importante del proyecto”.


Noticias relacionadas

La empresa que gestionaba el hotel de lujo Marqués de la Ensenada entra en concurso de acreedores

Activistas ocupan el abandonado hotel de lujo Marqués de la Ensenada

Del lujo al común, visita guiada por el nuevo centro social La Molinera

No hay comentarios