Foto de familia durante la inauguración de La Molinera. FOTO: Gaspar Francés
Foto de familia durante la inauguración de La Molinera. FOTO: Gaspar Francés

Hoy 30 de agosto se cumplen dos meses desde que la noticia de la ocupación de la antigua fábrica de harinas La Perla sacudiera Valladolid. El edifico, que fue reconvertido en el hotel de lujo Marqués de la Ensenada hasta que su dueño lo abandonó en enero de 2017, dejando un rastro de deudas con sus empleados y la hacienda pública, es ahora La Molinera, un centro social que al fin ha abierto sus puertas.

Durante la tarde del jueves más de un centenar de personas han acudido a la convocatoria que lleva esperándose todo el verano, la apertura de La Molinera. Después de dos meses de intensa limpieza y desinfección, el público ha accedido al nuevo espacio en cuyo salón principal se ha dado la bienvenida al ritmo de las dulzainas. Con éstas como banda sonora, han salido a la calle para, de forma simbolica, abrazar y rodear el espacio.

Con la tenue luz que por las ventanas alumbra el espacio, ha tenido lugar la presentación del proyecto, repasando con vídeos y fotos tanto la historia del edificio, construido a finales del siglo XIX, como su posterior reconversión en hotel de lujo, modificación del Plan General de Ordenación Urbana mediante, hasta su definitivo abandono por el que sigue siendo su propietario, hoy en paradero desconocido. Un inmueble declarado Bien de Interés Cultural y remodelado con fondos europeos para el desarrollo rural, que será protagonista en las próximas semanas cuando empiece el juicio por la modificación del PGOU contra “León de la Riva y sus secuaces”, como han explicado los responsables de La Molinera en su presentación.

Abrazo colectivo a La Molinera. FOTO: Gaspar Francés
Abrazo colectivo a La Molinera. FOTO: Gaspar Francés

Entre otros detalles que han desvelado del proceso de ocupación, limpieza y diseño del proyecto de utilidad social del edificio, han explicado algunos de los proyectos que ya tienen en mente, como una biblioteca, un espacio de intercambio de ropa, sala de estudio o gimnasio para talleres de autodefensa, además de estar abierto para que colectivos u organizaciones puedan realizar reuniones o actividades. De hecho, la cultura ha sido destacada como uno de los pilares fundamentales del proyecto, con una asamblea centrada en este ámbito que ya está en funcionamiento y ha dado forma a la programación que arranca con esta jornada.

Ante de abrir la cafetería y comenzar con la fiesta inaugural, con cena y música incluidas, han recordado la campaña de micromecenazgo puesta en marcha para lograr la autosuficiencia energética, ya que por ahora funcionan a base de generadores. Su objetivo es realizar una instalación básica a base de placas fotovoltaicas, con un coste aproximado de 6.000 euros, para lo que reclaman la aportación solidaria del público.

Con esta jornada inaugural arranca la programación con la que dan el pistoletazo de salida a su proyecto, que incluye diversas actividades durante la semana de Fiestas de Valladolid.


Noticias relacionadas

La Molinera anuncia su programación inaugural

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios