Votación en la última asamblea de la Asociación Vecinal Rondilla. FOTO: úC
Votación en la última asamblea de la Asociación Vecinal Rondilla. FOTO: úC

Casi un año y medio después de que se celebrara la asamblea general de la Asociación de Vecinos de la Rondilla en la que se excluyó de la Junta directiva a tres históricos socios del colectivo, el juzgado les ha acabado dando la razón y ha declarado nulo el acuerdo referido a la designación de los miembros de la junta directiva para el año 2017.

El juzgado de Primera Instancia 5 da así la razón a Ángel Ceballos, Manuel Prieto, Rocío Matilla, Angel Cruz Bayón y Rosario Cascajo, que habían denunciado la maniobra llevada a cabo por la Asociación, que debe abonar las costas del juicio, según se señala en la sentencia.

A pesar de que la sentencia reconoce las “divergencias” y “problemas que se arrastran entre miembros/exmiembros de las juntas directivas”, determina que “la elección con votación de la directiva no puede ser hecha sin las exigidas garantías, ni con vulneración de la propia Ley reguladora del derecho de asociación”.

La sentencia acredita que la Asociación Vecinal Rondilla, en el desarrollo del punto de la asamblea anual sobre elección de la junta directiva, como ya informó puntualmente últimoCero, vulneró sus propios estatutos y “rompió las directrices básicas de la Ley Orgánica de Asociaciones” al no respetar normas elementales para la elección de la junta directiva como el censo, quórum, la identificación de votantes, el control de los socios con posibilidad de votar y la determinación de las papeletas para la votación, entre otras irregularidades. Esto supuso que la mesa de la asamblea, órgano que controla su desarrollo, permitió que “estuvieran presentes personas sin derecho a voto por no ser asociados o no estar al corriente de pago de las cuotas o algún candidato que no podía presentarse por no llevar inscrito un año en la asociación, o actuar como presidenta, de facto, la de la junta del año anterior que a su vez se presentaba como candidata a la reelección”, se indica en el fallo.

Los demandantes recuerdan que el sistema de elección que se utilizó en la asamblea fue diferente al aplicado en los 48 años de existencia de la asociación y permitió excluir de la nueva directiva a los socios críticos. Hasta ahora resultaban designados los socios que se autoproponían para formar parte de la junta directiva pero el nuevo método permitió votar a favor o en contra de un candidato de forma que las mayorías pueden impedir que las minorías críticas accedan a la junta directiva.

“Esta forma de elección es antidemocrática impide la participación al excluir a las personas que difieren de la línea mayoritaria en la asociación y rompió una tradición de debate abierto, participativo y de consenso, existente hasta ese momento en la asociación", afirman los cinco socios demandantes críticos con el abandono de la línea reivindicativa de la asociación hacia las políticas municipales lesivas para el barrio.


Noticias relacionadas:


Contenido relacionado

 

Solo tu puedes impedir que esto se acabe

Compártelo, apoya el proyecto

ÚltimoCero | Hazte cómplice HAZTE CÓMPLICE

No hay comentarios