Presentación de la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También en Castilla y León, FOTO: Jorge Ovelleiro
Presentación de la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También en Castilla y León, FOTO: Jorge Ovelleiro

Cerca de treinta asociaciones de Castilla y León se unen a la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También, de ámbito estatal, aunque queriendo resaltar que no son una suma de entidades sino de familias afectadas por los planes que anuncian la desaparición de los centro de Educación Especializada (Educación Especial) con el argumento de que es “segregadora y discriminatoria”. Desde la Plataforma responden que “no es segregación, es inclusión”, ya que estos niños y jóvenes, cuyas familias han alzado hoy la voz, necesitan una atención específica y consciente de sus limitaciones.

En una sentida y multitudinaria rueda de prensa, con casi un centenar de personas entre medios de comunicación, familias afectadas y representantes de asociaciones de distintas partes de la Castilla y León, han dado a conocer su postura contraria al Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) que reclama la eliminación de la Educación Especializada para que los alumnos con discapacidad sean formados en centros educativos ordinarios.

Frente a lo que el CERMI califica como “caminos segregadores y paralelos para el alumnado con discapacidad”, la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También, que representa solo en Castilla y León a más de 30 asociaciones de madres y padres, reclama “equidad, dar a cada uno lo que necesita”, valorando que “los escolares con discapacidad que acuden a centros especializados no están apartados de la sociedad, se forman en un entorno altamente cualificado y son parte activa de su entorno social, en el que participan plenos de derechos”.

Mariano Luis tras la lectura del comunicado. FOTO: Jorge Ovelleiro
Mariano Luis tras la lectura del comunicado. FOTO: Jorge Ovelleiro

Mariano Luis, padre de un niño con discapacidad y secretario del AMPA del Colegio de Educación Especial 1 de Valladolid, fue el encargado de leer el comunicado de la Plataforma, donde muestran su rechazo al anuncio de la ministra de Educación, Isabel Celaá, de convertir los centros de educación especial en centros sectoriales de apoyo a la inclusión para que el el alumnado de éstos se incorpore progresivamente a los ordinarios, siendo un total de 37.136 alumnos los que actualmente reciben esta educación especializada y adaptada a sus necesidades. Alegan que estas medidas se basan en “un grave desconocimiento de lo que es la discapacidad y las distintas actividades educativas que tienen lugar en estos centros de educación para proveer de conocimientos y habilidades a estos alumnos con diversidad y que en la mayoría de los casos tienen una elevada afectación que limita en gran medida su capacidad intelectual”

Entienden que “evitar la segregación educativa no consiste en conformar aulas donde converjan las distintas necesidades sino, muy al contrario, reforzar una educación trasversal que contemple las distintas necesidades educativas y ofrezca respuestas adecuadas en cada caso, con un proyecto educativo propio, recursos específicos en función de la discapacidad en donde prevalezcan los avances formativos sobre el tiempo necesario para conseguirlo, entendiendo que los centros de Educación Especial son agentes activos de la inclusión de una manera no forzada y acorde con las características propias de cada alumno y alumna”, recordando que alguno de los centros de Castilla y León ha sido premiado por el Ministerio de Educación como “mejor proyecto inclusivo”.

“No hace falta ser inclusivo solo 5 horas al día”, lamenta Yolanda de la Viuda, presidenta de la Asociación de Ayuda a la Dependencia y Enfermedades Raras de Castilla y León e integrante de la nueva Plataforma, asegurando que en los centros de Educación Especializada “se les está formando para una vida independiente” y que cuando se les pregunta a los propios jóvenes por sus preferencias ellos mismos eligen este tipo de centros.

Yolanda de la Viuda durante su intervención. FOTO: Jorge Ovelleiro
Yolanda de la Viuda durante su intervención. FOTO: Jorge Ovelleiro

Entre las lágrimas de varias de las personas asistentes ante la gravedad del problema, algunas de las madres han expuesto sus experiencias personales. Como Maria José, con una hija que hasta los 10 años estuvo en un colegio ordinario en el que “no se lo hicieron pasar bien” ya que “les estorbaba”, llegando a escuchar cómo un profesor le decía que su trabajo era “sacar adelante a alumnos que van a hacer carrera y no van a acabar haciendo cajas para Asprona”, unas declaraciones que fueron respondidas por las presentes con aplausos y gestos empáticos de asentimiento: “La sociedad nos obliga a tener que esconderlos”.

A este testimonio se sumó el de la madre de Alba, una joven que actualmente tiene 21 años y que hasta 3º de ESO estuvo en un centro convencional donde “jamás era incluida” quedándose fuera de excursiones y cumpleaños, llegando incluso a caer en una depresión, hasta que fue matriculada en un centro con atención especializada, tras lo que ha desarrollado una vida completamente normal realizando actividades extraescolares o incluso participando en el campeonato nacional de baloncesto: “Todo eso es inclusión”.

“No es segregación, es inclusión”, reafirmó la representante de una de las asociaciones burgalesas, apoyada por otra de las madres asegurando que el crecimiento personal y emocional que experimentan en los centros especializados no se logra en los convencionales: “Ahora se siente capaz de cosas que antes no podía hacer”, explicando que en la actualidad ha completado sus estudios universitarios, trabaja en un empresa y “es feliz siendo consciente de sus límites”.

Pese a que reconocen el trabajo del CERMI durante las últimas décadas, la Plataforma no se siente representada actualmente por esta entidad ya que “en este particular ha actuado sin tener en cuenta el bienestar de los escolares que acuden a la Educación Especializada de forma voluntaria y que sufrirían graves perjuicios al ser obligados a cambiar a un centro ordinario”, aunque reclaman también que quienes quieran acceder a éstos lo hagan “en las mejores condiciones y con los mejores recursos a su alcance, sin que esto en ningún caso deba suponer el desmantelamiento de la Educación Especializada tal como está funcionando actualmente”.


Noticias relacionadas

Más de 2.000 firmas para que el consejero escuche las necesidades de la Educación Especial

Frustración de la Asociación de Ayuda a la Dependencia tras su reunión en la Consejería de Sanidad

La Asociación de Ayuda a la Dependencia denuncia la ‘traición’ y el ‘machismo’ de Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León

No hay comentarios